Facebook Twitter Google +1     Admin

HACER HISTORIA DEL PASADO RECIENTE: UNA POSIBILIDAD, UN DESAFÍO

20110710210713-luis-miguel.jpg

Tema: ¿La vida cotidiana puede abordarse desde el periodismo retrospectivo? ¿Por qué? Cite ejemplos.

LUIS MIGUEL CABRERA VÁZQUEZ,
estudiante de tercer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Abordar sucesos recién ocurridos desde el periodismo retrospectivo puede ser una propuesta difícil para muchos profesionales de la prensa. Hacerlo implica enfrentarse al análisis profundo del hecho, consultas bibliográficas, y la diversidad de puntos de vista, todo ello más visible cuando es el paso del tiempo el que posibilita claves reposadas.

Ahora bien, ¿se enmarcaría dentro del periodismo retrospectivo un trabajo centrado en un acontecimiento acaecido un año atrás, o menos, casi en el hoy, desde la perspectiva del pasado cercano?

Pedro Antonio García, formado como profesor de Historia y devenido periodista, considera que la respuesta es afirmativa y asevera: “Desde luego, cuando escribes una crónica de cualquier hecho estás adentrándote en ese periodismo. Eso, si lo haces lo mismo dos horas, que dos días después, nunca en el momento en que acontece el hecho”.

El periodista cubano Luis Raúl Vázquez Muñoz en su artículo Periodismo Histórico: la criatura que quiere vestirse, asegura que el pasado, aunque sea reciente, atañe al periodismo histórico. Es esta una afirmación cuestionable para otros profesionales, como la historiadora-reportera Yenlys Artiles, quien cataloga de imprescindible la investigación profunda para hacer un buen periodismo histórico “y para eso se requiere del transcurso de no menos de diez años”.

Sobre el pasado reciente, Artiles señala que “se puede tratar en una crónica o un reportaje, hasta podría hablarse de su importancia y posible repercusión, pero sería más bien periodismo, sin carácter histórico.”

A su vez, Iraida Calzadilla, profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, apunta que en ese hecho casi instantáneo no está el presupuesto teórico, tanto del periodismo histórico como del periodismo retrospectivo, pues entonces se negaría el acto mismo de reportar o de narrar los hechos que acontecen y están en una cierta temporalidad presente.

“El criterio de pasado porque acabó de suceder, porque todo hecho en sí mismo es pasado desde el mismo momento que acontece, es una construcción que puede venirnos de la matemática, de la física y de la filosofía, pero en el periodismo el tiempo adquiere otra perspectiva, dada más por el estilo psicológico en que se abordan los acontecimientos expresados en productos comunicativos”, afirma la profesora.

Estos tres criterios poseen como base las características del periodismo retrospectivo -estadio superior al periodismo histórico, pues es más amplio en el tratamiento de temas. Calzadilla apunta que no se circunscribe solo a hechos históricos. Su dimensión está en el hecho en sí que tributa desde el pasado una nueva luz, nos ofrece una noticia, sigue siendo aportador-. Es decir, si se cumplen sus reglas establecidas para esos acontecimientos es posible abordar la vida cotidiana desde ambos. Aún en el criterio de Artiles, si existiera análisis e investigación podría concebirse un buen trabajo a partir del hecho reciente.

Así, pues, queda descartada la categoría tiempo o la condicionante de si el pasado es lejano o cercano a la hora de hacer el periodismo en cuestión. Para su realización sobresale como premisa el aspecto formal, es decir, la capacidad del trabajo (de cualquier género) de abordar el hecho como “narración que tiene en cuenta el contexto, la seriedad del análisis, la multiplicidad de voces, el conflicto latente, la contrastación y la novedad. Es hacer pensar en otra actualidad”, propone Calzadilla.

Dicho esto, sería oportuno cuestionarse: ¿carece de profundidad el periodismo histórico que aborda el pasado reciente? García, sin abandonar su certeza de la posibilidad de hacer periodismo retrospectivo partiendo de un hecho próximo en el tiempo, reconoce en él una limitante: “Generalmente, no asimila un análisis riguroso, principalmente por el hecho de que le falta distanciamiento en el tiempo. No obstante, en eso influye la capacidad y experiencia del periodista”.

Asimismo, Vázquez señala en Periodismo Histórico: la criatura…, que “la respuesta se puede encontrar en el análisis del tiempo informativo que rige el suceso, es decir: en la medida en que el evento afecte a la comunidad en que se desarrolla y esa afectación desate una urgencia noticiosa. Al momento en que se supere esa premura, más se acercará a la definición que proponemos”, refiriéndose al periodismo histórico.

Artiles –afincada solo en el periodismo histórico-, señala que, al analizar desde esa perspectiva un hecho cercano en el tiempo, sobre el cual no se poseen indagaciones suficientes, “es difícil emitir un criterio acertado, analizar su repercusión. Se puede ofrecer un juicio personal, pero una mirada más profunda, un criterio académico, eso es más complicado. Por ejemplo, cualquier actitud del gobierno hoy o una medida, es difícil estudiarlas desde el punto de vista histórico, pero en una década sí podría hacerse ese análisis más rico, porque ya se verían las consecuencias, se tendría más en cuenta el contexto”.

Calzadilla precisa que “los hilos para contar una buena historia desde la retrospección están en los elementos que acompañan la narración y descripción del hecho, de manera que este aliente su hondura narrativa con acontecimientos, contextos, multiplicidad de fuentes, juicios explicativos y expositivos para que se de al lector un fresco epocal”.

Para la profesora también son clave los recursos del lenguaje, el estilo del periodista y su capacidad de convertir a los hechos y sus figuras en protagonistas de carne y hueso, posibles, alcanzables.

Vuelve a sobresalir la vital importancia de no perder de vista los aspectos constituyentes del periodismo retrospectivo. La ausencia de un análisis profundo o su presencia escasa atentaría contra la realización de este tipo de abordaje periodístico, máxime cuando la cercanía temporal del suceso es el principal enemigo, pues “aún hay un fuerte componente de emociones y subjetividades que el periodista debe cuidar y deslindar; pero tampoco hay que temerle, las lógicas de la profesión suelen servir también de brújula”, considera Cazadilla.

Esto no significa, sin embargo, que quede vedada la posibilidad de ver el pasado reciente desde el periodismo retrospectivo, sino que presupone, para el profesional, un reto.

La posibilidad de carecer de hondura si se aborda el pasado reciente pudiera estar compensado por la utilidad de brindar desde una posición muy cercana, una visión diferente de un determinado acontecimiento. Si bien al tratar un hecho del pasado lejano, los periodistas recurren a la labor de los historiadores y consultan documentos confeccionados por ellos, para la conformación de la historia es prácticamente imprescindible la prensa.

Para García, la “historia presente” que a su juicio es una categoría muy cercana al periodismo histórico del pasado cercano, es imprescindible para desarrollar luego trabajos periodísticos e investigativos con mayor profundidad. Y cuestiona: “¿Qué sucedería si no existieran las crónicas y reportajes de Enrique de la Osa sobre el diamante del capitolio, sobre la masacre de Orfila, sin el reportaje de Marta Rojas sobre el asalto al Cuartel del Moncada, o sin los de Dora Alonso sobre la invasión a Playa Girón?”

Aunque en los medios cubanos la temática histórica no se valora aún como debiera, el periodismo de este tipo resulta una garantía para la memoria histórica. No solo es posible exponer de manera brillante un hecho reciente que ya es historia, sino necesario.

En los periodistas que tratan la temática histórica reposa la responsabilidad de llevar el pasado a los receptores de manera emotiva, interesante y atrayente. Es esta una responsabilidad descrita por André Malraux, cuando calificó a los reporteros como "historiadores del instante".

Bibliografía:

Aróstegui, Julio. La historia vivida. Sobre la historia del presente, Madrid, Alianza, 2004. (Consultado el 18 de abril en http://www.historiacontemporanea.ehu.es/s0021-con/es/contenidos/ boletin_revista/00021_revista_hc30/es_revista/adjuntos/30_15.pdf)

Calzadilla Rodríguez, Iraida. Notas de clases. Curso académico 2010-2011. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana.

Denis Valle, Marta. El periodismo histórico en Cuba. Consultado el 26 de abril en el sitio web www.cubaperiodistas.cu

Vázquez Muñoz, Luis Raúl. Periodismo Histórico: la criatura que quiere vestirse. Consultado el 26 de abril en el sitio web www.cubaperiodistas.cu

Periodistas consultados:

Pedro A. García, revista Bohemia. Historiador de formación y documentalista.

Yenlys Artiles, Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Historiadora de formación.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris