Facebook Twitter Google +1     Admin

RÁFAGAS DE FUEGO

20120703173501-dario.jpg

Estimular a las nuevas generaciones en el estudio y comprensión de la figura del Che, es el principal objetivo de Orlando Borrego.

Texto y foto:
DARÍO GABRIEL SÁNCHEZ GARCÍA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Hoy, como nunca antes después de la muerte del Guerrillero Heroico, la juventud debe sentirse estimulada a estudiar su pensamiento económico y apreciar su afán de superación permanente; esa es mi principal meta”.

Ministro de la Industria Azucarera entre los años 1961 y 1964, asesor del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros desde 1973 a 1980 y actual asesor económico de la Cátedra “Che Guevara”, en la Universidad de la Habana; el revolucionario y escritor cubano Orlando Borrego es autor de títulos como El Che en el socialismo, El Che en el siglo XXI y más recientemente Che, el camino del fuego y Recuerdos en ráfaga. Su pasión por la figura del Comandante Guevara va más allá de revivir la entrañable amistad que compartieron durante la estancia del mismo en Cuba. Es el compromiso de compartir con las nuevas generaciones su legado, una forma de mantenerlo entre nosotros después de perderlo físicamente.

«La noticia de que el Guerrillero Heroico había sido capturado y asesinado fue destrozadora.  Años de amistad encontraban término con su desaparición. Fueron largos los meses de sufrimiento. No solo murió el compañero, un hombre que sin ningún interés dedicó parte de su vida a la causa cubana: se marchaba, para ya no volver, un gran amigo y maestro.

«Durante mucho tiempo estuve soñando noche tras noche con él. Llegue a pensar que la pérdida me podría haber afectado psicológicamente.

«La ayuda para superar esa situación la encontré en Fidel. En uno de sus discursos dijo que la personalidad del Che era tan fuerte e impactante que en varias ocasiones aparecía en sus sueños. Descubrí entonces que eran los efectos de haber conocido de cerca a un hombre extraordinario e inolvidable.

«Fue muy fuerte el impacto. La única compensación es saber que  el mundo entero conoce, respeta y admira la personalidad del Guerrillero Heroico.

«Es ahora, cuando más lamento su ausencia. Creo que hubiera sido una ayuda extraordinaria, sobre todo, en los temas económicos. El Che era una persona muy preparada, culta y creativa, valores realmente necesarios en la actualidad. Es ese el móvil que me lleva a literatura. Si hay alguna forma de mantenerlo entre nosotros y lograr “el hombre nuevo” al que siempre aspiró, es mediante la divulgación de sus ideas.»

La literatura: refugio,  pasión y compromiso

En el 2001 se publicó Che, el camino del fuego. Según el escritor Enrique Oltuski, esta es la obra más importante escrita hasta ahora sobre el pensamiento del Che y su vinculación con la práctica social.

«Todavía hay  mucho que escribir  sobre el Guerrillero Heroico. En Che, el camino del fuego,  está lo esencial. Escribirlo era para mí,  casi un compromiso histórico.

«El propósito era  compartir con los lectores la experiencia de haber vivido junto al Comandante Guevara la aplicación de sus ideas en la creación del proyecto revolucionario así como la implantación de un sistema económico integral en la industria y otros sectores.

«El libro, según he oído, es muy valorado por los estudiosos del pensamiento del Che. Lamento mucho que todavía en Cuba haya personas que no  lo han leído, entre ellos, jóvenes.

Orlando Borrego no solo tuvo la oportunidad de conocer a Ernesto  Guevara en el plano intelectual y laboral. La entrañable amistad que los unía le permitió descubrir en él una faceta prácticamente desconocida: el Che diario, chistoso, que sufría ante las injusticias y amaba a sus familiares y compañeros. Esa fue la plataforma de impulso para su más reciente obra, Recuerdos en ráfaga.

«No planeaba escribir ningún otro libro. La idea era continuar divulgando el pensamiento guevariano, mediante conferencias y charlas con jóvenes. Pero cuando salió Che, el camino del fuego,  me escribieron muchas personas de Cuba y del exterior para que hiciera otro. Se imponía entonces hacer un libro con un nuevo protagonista: el Che cotidiano. Nació así Recuerdos en Ráfaga.

«Vale destacar que todas las anécdotas están descritas con  detalle y sumo apego a la verdad. Cuando tenía una mínima duda, buscaba a algunos de los compañeros que conocieran el relato. Si era imposible contactarlos, desechaba la historia y hoy no está en ese libro.

«Tanto Che, el camino del fuego, como Recuerdos en ráfaga, me han traído muchas alegrías. La más grande de todas es ser reconocido por estudiantes que los leyeron. Siempre hablo con ellos y les pido criterios y sugerencias. La opinión de las nuevas generaciones es lo más importante, para ellos escribo porque era en los jóvenes donde el Che depositaba toda su confianza».

Conferencias: el Che en la palabra

«Las conferencias y charlas con jóvenes son otras de las vías que utilizo en mi empeño. He sido citado en varias ocasiones para conversatorios con estudiantes de distintas escuelas, pero debo reconocer que las que más nervioso me ponen son las primarias. ¡Uno nunca sabe qué van preguntar esos pequeños!

«Recuerdo, en una oportunidad, mientras daba la conferencia, un niño que no pasaría los ocho años, insistentemente pedía la palabra. Para tranquilizarlo, le dije que me dejara terminar y él sería el primero en hablar. Una vez terminado mi discurso lo señalé, y su pregunta, nada más y nada menos, fue: ¿Compañero Borrego, según la dialéctica histórica, qué vio Fidel en el Che para convidarlo a venir en el Granma?.....  »

Esbozó, entonces, una sonrisa más expresiva y reveladora que cualquier palabra.

“¡Pioneros por el Comunismo, seremos como el Che!”

«Ya sea la opinión sobre uno de mis libros o la insólita pregunta tras una conferencia, ambas me llenan de regocijo y orgullo. Demuestran que la juventud está realmente interesada en conocer y estudiar la vida del Guerrillero Heroico. Son consientes, por tanto, de lo que significa ser igual a él.

«Pioneros por el Comunismo, seremos como el Che, debe decirse de corazón y a toda voz. En ocasiones la repetición, el uso constante, la rutina, hace que las consignas declinen, pero esta no. Exige a nuestros niños aspirar a ser como el Guerrillero Heroico  que fue un hombre inigualable, los compromete y los forja.  Ellos son el relevo de nuestra obra, la obra del Che».

Pie de foto: Orlando Borrego, uno de los mejores amigos del Che en Cuba, se siente comprometido a divulgar, sobre todo entre los jóvenes, las ideas del Guerrillero Heroico.

FICHA TÉCNICA:

Objetivo Central: Indagar sobre la labor de divulgación de la obra y vida de Ernesto Che Guevara por parte de Orlando Borrego.

Objetivos Colaterales: Incentivar a la lectura de libros sobre la figura del Guerrillero Heroico.

Tipo de entrevista:
Por los participantes: Individual.
Por su forma: De Citas.
Por su contenido: De opinión autorizada.
Por el canal que se obtuvo.  Cara a cara.

Tipo de título: De juego de palabras.
Tipo de entrada: De cita textual o declarativa.
Tipo de cuerpo: De citas. 
Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistado.
Tipo de fuentes: No documental, tradicional, permanente, primaria y directa.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris