Facebook Twitter Google +1     Admin

EL EDÉN PINAREÑO

20130422023003-raimon.jpg

El Jardín Botánico más occidental de Cuba, con quince años de trabajo, se encarga de la preservación de la biodiversidad en el territorio vueltabajero.

RAYMON DARIEL RODRÍGUEZ GONZÁLEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El Jardín Botánico de Pinar del Río, con más de 6 000 especies vegetales endémicas y exóticas de nuestro país, es la máxima institución científica encargada de la conservación y divulgación de la extraña biodiversidad presente en la flora de la provincia Vueltabajera.

“En el recinto natural habitan 20 especies endémicas de cada uno de los seis distritos de la provincia, de las cuales hay un 80 por ciento en peligro inminente de extinción y que el jardín resguarda de la acción del hombre”, afirmó Magdiel Villate Gómez, director del centro.

Agregó que la idea de esa institución científica, encaminada a brindar información y proteger los ecosistemas regionales de Cuba, germinó en 1998, durante una visita por la zona de la doctora Rosa Elena Simeón, entonces titular del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Ubicado en la antigua hacienda Hoyo de Guamá, el jardín posee 45 hectáreas donde está representada la mayor parte de la flora cubana, con un catálogo que combina desde la palma corcho, fósil de 250 millones de años, hasta las orquídeas, una de las últimas plantas en aparecer en la tierra.

“Las exhibiciones reúnen vegetaciones de los disímiles suelos de la provincia, donde son característicos los mogotes del Valle de Viñales, los árboles de las alturas de Pizarra, formaciones montañosas más antiguas del Caribe, los pinares de Matahambre y  las calizas, representadas en la Sierra de los Órganos y la Península de Guanahacabibes”, dijo Jesús Jorge García, especialista del CITMA en Pinar del Río.

“La institución pose uno de los bosques martianos más completos del país, áreas que reflejan la atención que prestó el Maestro a la naturaleza y en particular a las plantas, donde destaca la diversidad y los valores medicinales de la flora cubana”, agregó.

Entre los atractivos del jardín está el Monte Ewe, dedicado a las deidades y cultos afrocubanos, donde son comunes la siguaraya, la ceiba, el paraíso, el álamo, el vencedor, el abrecaminos y el rompezaragüey.

Uno de los más curiosos habitantes de este vergel es la palma corcho, un fósil viviente exclusivo de Pinar del Río, con más de 250 millones de años, que es considerado Monumento Nacional Natural por su condición de fósil viviente del período Jurásico .

Viñales es el área natural con características biológicas y paisajísticas más excepcional de la provincia, que la hacen disponer de especial protección por sus determinadas funciones turísticas, teniendo especial cuidado en la conservación y mantenimiento de sus cualidades naturales.

Pie de foto: Vista panorámica del Jardín Botánico de Pinar del Río.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Quién.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Tipos de fuentes. No documentales (Magdiel Villate Gómez y Jesús Jorge García).
Primer valor noticia: Interés colectivo.
Tipo de noticia: Ligera, blanda.

21/04/2013 19:30 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris