Facebook Twitter Google +1     Admin

UN BOSQUE DE COLUMNAS

20130508041411-alejandro.jpg

En la provincia Camagüey está la única zona boscosa fosilizada del país y cumple 125 años desde que fue declarada referencia natural.

Texto y foto:
ALEJANDRO ROJAS ESPINOSA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El único bosque fósil de Cuba, ubicado en Najasa, Camagüey, cumple 125 años desde que en 1887 se convirtiera en referencia nacional para estudios especializados y visitas recreativas por la rareza de ese tipo de vegetación no solo en el país, sino en el mundo.

En el año 2005 al sitio lo declararon Monumento Nacional por  su flora fósil, compuesta por árboles petrificados de hasta tres metros de altura y es objeto de investigaciones de biólogos y geógrafos, pues esta madera conserva su estructura original con todo detalle, hasta el nivel microscópico, comentó Dinorah Valle Quiñones, especialista del Museo Nacional de Historia Natural.

Solo existen en el mundo 13 países con bosques de este tipo. El proceso de petrificación ocurre bajo tierra, cuando la madera queda enterrada bajo sedimentos sin oxígeno, el agua, rica en minerales, se deposita en las células de la planta de forma que con el paso de los años se transforman en rocas, explicó la museóloga.

Los suelos del bosque clasifican como hérnicos-calcimóficos y pardos carbonatados con abundante registro de lluvia, su extensión es de 83 hectáreas entre la finca estatal perteneciente a la Empresa Nacional de Flora y Fauna y a la propiedad particular de Manuel Domínguez, quien también vela por su cuidado.

A los alrededores del mismo hay marcada presencia de vegetación viva, se observan los cultivos de autoconsumo, pastos naturales sobre suelos degradados y una manigua donde se pueden encontrar especies como el jobo, el jagüey, el cedro, la ceiba, la palma real, la yagruma, el ateje y la guácima, agregó la especialista.

La fauna es muy variada, cuenta con especies como  la gallina de Guinea, la torcaza, la paloma rabiche, el judío –una de las pocas que conserva su nombre en todo el territorio nacional-,  además se pueden apreciar jutías conga, aunque no son muy comunes.

Esta área se encuentra al este-sudeste de la zona protegida La Belén, donde se conservan y reproducen importantes especies del país, algunas en peligro de extinción como los cateyes y las cotorras. Con su notable desarrollo se ha iniciado la apertura al turismo de naturaleza en la zona.

Alrededor de 1887 el padre escolapio Pío Galtés fue el primero en mencionar esta área fosilizada del oriente cubano, actualmente es un paisaje que trasciende las fronteras geográficas y atrae a visitantes nacionales y extranjeros.

En 1984, Manuel Iturralde Vinent, científico cubano, expresó: "Esta es la primera localidad de Cuba donde se han encontrado restos conservados de las partes blandas de un vegetal. Como una flora abundante, variada y bien conservada, este fue el primer hallazgo. Además es el único hasta ahora sometido a estudio".

Pie de foto: Muestra del Bosque Fósil en el Museo Nacional de Historia Natural del Centro Histórico.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide Invertida + Dato Adicional.
Primer valor noticia: Singularidad.
Otros dos valores noticia: Interés colectivo, Proximidad.
Tipo de fuentes declaradas: No documentales, no tradicionales.
Tipo de noticia: Blanda, ligera.

 

07/05/2013 21:14 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris