Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA CASA RODANTE

20130517144136-beatriz.jpg

Solo tres vagones fueron construidos en 1900 por encargo de la prestigiosa Pennsylvania Railroad Company de Estados Unidos; uno de ellos está en el Centro Histórico de La Habana.

BEATRIZ LOBAINA VALDÉS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El Mambí, uno de los tres coches especiales construidos en 1900 por encargo de la afamada Pennsylvania Railroad Company de Estados Unidos, dedicada al transporte ferroviario, festeja en diciembre de 2012 el centenario de su llegada a Cuba.

Horatio Rubens, ex abogado del Partido Revolucionario Cubano y presidente de esa compañía en Cuba -radicada en Nueva York-, trajo el vagón a la Isla en 1912 y lo nombró Mambí, en honor a los patriotas caídos en las guerras independentistas.

Durante el período neocolonial el vehículo acogió a figuras de la política, entre las que sobresalieron José Miguel Gómez, Mario García Menocal, Alfredo Zayas, Fulgencio Batista y su esposa Marta Fernández, por esta razón se le conoció como coche presidencial.

El carruaje, abierto como museo en 2002, es una joya tecnológica por las innovaciones que presenta. Tiene iluminación con lámparas de gas carburo del siglo XIX, sistema de hielo seco en la parte superior del techo para dar la sensación de aire frío y las hornillas funcionan con carbón mineral.

“Todo en su interior es original, solo el tapiz de los muebles y la alfombra han sido cambiadas, la energía eléctrica se incluyó en 1970, pero sin retirar el sistema inicial”, expresó Raiza Martínez, guía del museo.

Con 80 toneladas de peso, está armado con hierro, acero y revestido con maderas preciosas como caoba, cedro y plumilla de la india.

Dado que su uso fue para la élite política, en su interior exhibe un espacioso salón recibidor con literas colgantes retractables, los cuartos de los niños, el presidente y la primera dama, área privada para el despacho personal, comedor para ocho comensales, pantry, cocina; y para los empleados, habitación con dos camas y servicio sanitario.

Los dormitorios poseen closets, cómoda, almohadas rellenas con plumas de oca y colchones con pelos de camello; los baños impresionan por la plomería bronceada, instalaciones de agua caliente y fría, bañeras de mármol blanco; el comedor muestra una vitrina de cristal tallado, copas de bacará y porcelana, utensilios de plata, locería decorada y todo con la inscripción de Mambí.

En 1987 el auto fue declarado patrimonio ferroviario, a principio de los 90 pasó a la Oficina del Historiador de la Ciudad y tras varias labores de restauración, en 2002 quedó expuesto de forma permanente en el Callejón de Churruca, entre la Avenida del Puerto y la Calle de los Oficios, precisó Ilvanis Silvente, museóloga del centro.

De los tres vagones construidos, actualmente uno se conserva en el Museo Ferroviario de Pennsylvania, y lleva el nombre de la propia ciudad; el otro está en México y es conocido como El Dorado. 

Pie de foto: 1-El Coche Mambí, joya del patrimonio ferroviario   cubano. 2-Una impresionante decoración en su interior.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide Invertida + Dato Adicional.
Primer valor noticia: Curiosidad.
Otros valores noticia: Proximidad e Interés colectivo.
Fuentes declaradas: No documentales.

17/05/2013 07:41 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris