Facebook Twitter Google +1     Admin

OTRA MIRADA A MARIANO RODRÍGUEZ

20131216135617-luar.jpg

El Museo Nacional de Bellas Artes expone pinturas poco conocidas del artista de la plástica en conmemoración al centenario de su natalicio.

Texto y foto:
LUAR LÓPEZ DE LA OSA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Un siglo ha transcurrido desde el nacimiento de José Mariano Manuel Rodríguez (1912-1990), conocido por los cubanos como el pintor de los gallos. Con motivo de este aniversario, la directiva del Museo Nacional de Bellas Artes decidió realizar una muestra que reúne piezas pertenecientes a un período de creación poco difundido del artista.

La Exposición Centenario del Natalicio de Mariano Rodríguez toma la sala de exhibición transitoria del Edificio de Arte Cubano del 24 de octubre del 2012 al 14 de enero de 2013.

Roberto Cobas Amate, miembro del Departamento de Curadores del Museo Nacional de Bellas Artes, nos recibe en su despacho para hablar de la exhibición. Él colaboró junto a José Veigas, curador de la Casa-Museo Lezama Lima, y Alejandro Rodríguez, hijo del pintor, en el trabajo curatorial desarrollado. 

“El objetivo de la muestra es revelar la labor poco conocida de Mariano en la vertiente abstracta. Todos identificamos al artista por su pintura figurativa en la década del cuarenta, donde son recurrentes los gallos, los guajiros y la Catedral”.

La pintura de corte épico, el abstraccionismo y la nueva figuración o expresionismo grotesco trabajados por Mariano en el período 1955-1965 se encuentran reflejados en las 25 obras de la exposición.

-¿No hubiese sido más conveniente

abarcar todos los movimientos en

los cuales incursionó Mariano? 

Era imposible realizar una retrospectiva de la obra de Mariano (como se hizo en 1975 en el museo) o una exhibición antológica debido al poco espacio con que contábamos en el Edificio de Arte Cubano, tras la remodelación de la institución en 2001.

-¿En qué se diferencia esta exposición

con las anteriores dedicadas al artista?

La mayoría de las pinturas expuestas eran de almacén, han estado guardadas desde hace mucho tiempo. Ocho obras, nunca antes expuestas en Cuba, son préstamos de familiares del artista. Estas características le confieren a la exhibición un matiz especial.

-¿Qué labores desempeñaron los

familiares del pintor en la muestra?

La colaboración de familiares del artista en el préstamo de ocho pinturas, entre ellas El deseo y Cazador, fue necesaria para cumplir el objetivo del montaje. La presencia de sus hijos Alejandro y Dolores Rodríguez en la apertura de la exposición manifiesta su compromiso con la labor de su padre.

-¿Cómo piensa que está siendo

asimilada esta etapa del artista

por el público cubano?

Pienso que el público cubano ha estado recibiendo bien a este “otro” Mariano. Los espectadores han disfrutado y aceptado el arte abstracto del pintor.

Con la despedida a este homenaje a Mariano, el venidero año el Museo Nacional de Bellas Artes iniciará la celebración de su centenario de fundado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris