Facebook Twitter Google +1     Admin

SI ABRES LA PILA, INUNDAS TU CASA

20140304134305-beatriz.jpg

El Nudo de Palatino, sitio más importante de distribución del acueducto de la capital, desarrolla proyecto inversionista en el período 2012-2014.

Texto y foto:
BEATRIZ LOBAINA VALDÉS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Los sistemas hidráulicos están formados por fuentes de abasto y conductoras que transportan el agua a cada estación de bombeo, a la casa matriz, y a la vez esta última la distribuye por una red de tuberías que van hasta cada domicilio.
   
Bajo esta caracterización, el Nudo de Palatino es el más importante centro distribuidor del sistema central de suministro del líquido a La Habana. A él llegan varios afluentes como Vento, Cuenca Sur, Aguada del Cura, Rincón, etc.

El conjunto, construido en 1890 como parte del Acueducto Albear, en sus inicios estaba concebido para llevar el preciado recurso a una villa cuya población no sobrepasaba los 250 mil habitantes.

A partir de marzo de 2012 comenzó a implementarse un idea integral con el mismo nombre del lazo madre [Nudo de Palatino] que pretende remodelar, en dos fases, los conductos, plantas de cloración e instrumentos para medir el caudal del agua.  

Sobre estas inversiones converso con el ingeniero y Máster en Ciencias Carlos Pérez Venegas, coordinador general del proyecto y trabajador con experiencia de la dirección técnica de la sede Aguas de La Habana.

-¿Cuáles eran, en su criterio, los

problemas que presentaba el Nudo?

Algunas de esas trabas eran el deterioro de las conductoras por los 80 años de continuo uso después de su última remodelación, la baja eficiencia de los equipos de bombeo, el detrimento en los métodos dosificadores de cloro y las dificultades para mantener activa la maquinaria de procedencia norteamericana.

-¿Quiénes son los encargados

de la realización del plan?

La máxima jefatura decide en 2010 crear dos grupos de trabajo, uno dedicado a solucionar los problemas técnicos y otro como asesor; formado por los principales especialistas y ejecutivos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos. La puesta en práctica de las labores está a cargo de la brigada de obras especiales y de mantenimiento a edificaciones  de nuestra empresa, con el apoyo de la subdirección de construcciones hidráulicas.

-A pesar de que la primera etapa

comenzó en marzo del presente año,

¿cómo valora su avance?

En estos momentos estamos al 75 por ciento de ejecución de la obra. Y, siendo justo, bajo el estricto cronograma que tenemos, estamos bien; vamos  cumpliendo positivamente lo previsto.

-Según ese calendario, ¿en qué fecha los

habaneros podrán palpar los resultados?

La construcción se extenderá por dos años; es decir, hasta el 2014, pero en el primer trimestre del 2013 se apreciarán los beneficios.

-¿Usted podría precisarlos?

Básicamente mejoras en el servicio, hay zonas en que el líquido llega con bajas presiones y con las transformaciones previstas esto cambiará. La modernización permitirá una asistencia más eficiente en el sentido de los operadores del sistema, que van a poder tomar decisiones rápidas y óptimas.

-Si se logra llevar ambos ciclos a feliz término,

¿considera que ya no habrá más

situaciones con el agua para la capital? 

Las deficiencias en la entrega al pueblo no solo tienen que ver con el funcionamiento de esta gran “unión”, sino también están vinculadas con el estado deplorable de los tubos que conforman todas las redes subterráneas de La Habana y que aún en ese estado, siguen cumpliendo sus funciones. De todas formas, no se soluciona con la inversión el candente problema de esta fuente agotable.

-Desde la óptica de coordinador general,

¿qué deficiencias observa en el proyecto?

Las bases están bastante bien concebidas, sobre todo con la estación de bombeo y de cloración, esta última una de las más sofisticadas del país. Alrededor de 20 mil personas en zonas aledañas a la institución corren peligro por un posible escape de cloro, debido al enclave del establecimiento en un área densamente poblada del municipio Cerro y que el equipo actual no ofrece seguridad en este sentido. Presentamos interrupciones en ocasiones en la faena porque los materiales no llegan a tiempo, pero hasta el momento todo marcha como está reglamentado.

-¿Costo total?

Sobrepasa los 5 millones de pesos y es considerada una de las más importantes de los últimos años; por eso aunamos esfuerzos para cumplir con nuestro compromiso: el pueblo.

 

04/03/2014 06:43 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris