Facebook Twitter Google +1     Admin

CURAR ES UN “PLACER”

20140306142053-roberto.jpg

La doctora Teresa de Jesús, de la consulta de deshabituación tabáquica del policlínico Plaza, en la capital, informa que en el primer semestre de 2012 logró que dejaran de fumar 35 pacientes.

Texto y foto:
ROBERTO MÁRQUEZ LÓPEZ DE VIVIGO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El 70 por ciento de las personas que empiezan a fumar en la adolescencia y continúan haciéndolo durante dos o más décadas tendrá una calidad de vida que disminuirá hasta en 25 años con respecto a personas sanas, es decir, en el futuro, de 1 300 millones de fumadores en el mundo podrán morir si continúan el hábito por ese tiempo, aproximadamente 650 millones.

En Cuba, cuatro de cada diez hombres, y dos de cada diez mujeres consumen cigarros, lo que representa más de dos millones de habitantes.          

Ante esta muerte silenciosa, la Isla batalla intensamente con programas para disminuir la cantidad de fumadores. Uno de los más importantes es la consulta de deshabituación tabáquica, cuya coordinadora en el Policlínico Plaza, de La Habana, es la Médica General Integral (MGI) y promotora de salud con más de diez años de experiencia, Teresa de Jesús Valdés Calderín.

-¿Cuáles son los últimos resultados?

«En el primer semestre del 2012 de 70 pacientes vistos, 30 fueron nuevos y 35 dejaron de fumar, incluyéndose aquí cinco casos anteriores. En el mismo período de 2011, de 39 incorporados, solo abandonaron el hábito 23 fumadores, lo que demuestra la evolución de los tratamientos».

-¿Qué especialistas forman parte del grupo médico?

«Trabajamos con un licenciado en Medicina Natural y Tradicional (MNT), un psicólogo o psiquiatra, un médico general integral, un trabajador social, y un promotor de salud. Psicológica o psiquiátricamente -si va más allá su perturbación- los pacientes necesitan apoyo. El promotor de salud y el trabajador social hablan de los riesgos de fumar y los beneficios de dejar el hábito. Las herramientas para los tratamientos  los tiene el MNT. El MGI trata otras patologías que casi siempre padecen los fumadores».

-¿Las dificultades?

«Solo el 11,8 por ciento de los fumadores que se atienden en el policlínico son tratados. El promedio de casos nuevos es de cuatro a cinco mensualmente. Debemos realizar una labor de rescate a nivel de consultorio. Los médicos y enfermeras de familia deben trabajar más con los adictos al cigarro, no solo remitirlos a consulta, sino preocuparse porque asistan. En muchos casos se han abandonado las acciones de promoción a nivel de cuadra y de barrio por falta de apoyo de las personas e instituciones».

-¿Dónde existen las consultas de deshabituación tabáquica?

«Es un programa nacional, están en todos los policlínicos. Es similar a otras como la de atención al diabético, a la mujer, y al riesgo reproductivo».

-¿Cuál es el tratamiento?

«El tratamiento consta de 12 sesiones, incluso más si es necesario. La base del proceso médico es la terapia de grupo, apoyada en la relajación, los ejercicios físicos, los medicamentos homeopáticos (gotas),  el método floral de Bach, la acupuntura (proceso con agujas), fitoterapia (uso de plantas), y otras técnicas».

Pie de foto: La Médica General Integral, Teresa de Jesús Valdés, es la coordinadora de la consulta de deshabituación tabáquica en el Policlínico Plaza, de La Habana.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris