Facebook Twitter Google +1     Admin

¿DRAMAS ATRACTIVOS…?

20140517143347-linh.jpg

Hace más de dos años que las series coreanas entraron a la Isla y los jóvenes cubanos parecen obsesionados con ellas.

LINH NGUYEN HOAI,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
 

En 2013, las telenovelas de Corea del Sur, junto a la música pop, ganaron la atención de una gran parte de los jóvenes cubanos con el éxito de la presentación de La reina de las esposas, trasmitida por el Canal Habana.

“En Cuba y Latinoamérica, la audiencia está aumentando rápidamente, la mayoría en el sector adolescente y en jóvenes adultos. Este fenómeno se puede considerar como el “efecto imán” de teleseries surcoreanas”, comentó Yisell Rodríguez Milán, especialista cultural de Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Corea del Sur ha difundido su cultura al mundo con productos musicales y filmográficos, conocidos como Hallyu (ola coreana). Aunque esta es la manera de popularizar el país, se emplea por el gobierno como una herramienta para atrapar a grandes cantidades de jóvenes de los cinco continentes. América, el más lejano, no es la excepción.

Según el artículo “Entrevista con un coreano salido de las novelas”, del sitio digital Cubadebate, la filmografía converge en el tratamiento de las relaciones en la vida cotidiana, para luego transmitirlas al pueblo. El amor y el romance, más un poco de comedia, de drama o de tragedia, son los temas principales de casi todas las series, para abrir así una mirada nueva a la cultura asiática.

A su vez, el blog f4fans.cubava.cu, subraya que al inicio estas producciones seriadas se pasaban de mano a mano entre los estudiantes de las universidades. Paulatinamente, fueron incrementando los aficionados a los dramas, ya que veían y comentaban acerca de los contenidos y los protagonistas de los mismos.

¿Por qué a los jóvenes les gustan tanto las telenovelas? Según el mismo blog, la primera razón es la trama fascinante y la interpretación de los actores; además, la forma y la personalidad de los protagonistas son construidas de manera minuciosa por el guionista.

“Los actores coreanos son muy buenos en lo que hacen, tienen mucha versatilidad para cambiar de papeles y eso realmente me encanta.  Además, ellos son muy atractivos”, dijo Celia Rosa Pérez, estudiante de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana.

Según opiniones de varios becarios universitarios de F y 3ra, en La Habana, estas series gustan por el modo prudente y delicado de tratar los temas, diferente a la cultura americana en general y a los cubanos en particular. Le muestran a la audiencia los sentimientos de los personajes y los atrapan con la curiosidad del capítulo próximo. Poco a poco, constituye un conocimiento nuevo sobre la vida y las personas asiáticas.

“Me gusta todo lo que tiene que ver con los asiáticos. La verdad que ellos me resultan personas fascinantes”, dijo Adriana Gómez, joven de 15 años.

Desde los meses veraniegos de 2013, el Canal Habana empezó a transmitir la primera teleserie, Jardín secreto, un drama del 2009. Este hecho ganó la atención de los capitalinos y abrió una puerta amplia para la entrada de los productos surcoreanos. El clímax ocurrió cuando en noviembre de ese año visitó la Isla el actor y cantante Yoon Sang Hyun, conocido por Mi bella dama, y ofreció una conferencia en la Sociedad Cultural José Martí, ubicada en la capital cubana.

En muchos países latinoamericanos los dramas coreanos están disputándole el gusto de las audiencias a las teleseries de México, Brasil y Venezuela. De acuerdo con las estadísticas de la revista en línea CubaSí, al 20 por ciento de los televidentes les gusta las novelas de ese país y casi todos son jóvenes.

“Por lo que puedo entender, las series coreanas son para adolescentes. Lo triste es que casi todas tienen subtítulo de romances menores y poca profundidad”, declaró José Luis Estrada, periodista cultural del diario Juventud Rebelde.

Aunque son transmitidas por televisión, estas novelas se graban en discos y se venden en el mercado cuentapropista. Yomely Batista, minorista de DVD en la Habana Vieja, declaró que eran las que más se estaban comerciando en estos días, pues hasta los adultos las compraban.

“Debo confesar que no tenía ningún interés por las series coreanas y para ser honesta, por ninguna en general, ya que casi es el mismo tema una y otra vez; sin embargo, desde que empecé a ver Chicos antes que flores, no he podido parar. Lo primero que me llamó la atención fue que en toda la serie solo aparecen tres o cuatro besos. ¡Cosa rara! Lo otro es la belleza de los lugares y el buen papel de los actores. En fin, quedé obsesionada”, declaró Mercedes Morera, ama de casa de 45 años.

Sin embargo, existen opiniones contrarias. “La mayoría de las veces son historias que parecen salir del mundo de la fantasía y prefiero consumir productos que se adecuen a mi realidad, a mi modo de vida. En mi opinión, el leer me aporta mucho más que estas series”, compartió José Antonio Rigual, estudiante de la Facultad de Comunicación. También, Laura Ávila, trabajadora, declaró que estas novelas son lacrimógenas y considera a las brasileñas, mejores que ellas.

“Este fenómeno ha satisfecho un poco la curiosidad de los cubanos por la cultura oriental y ha afectado positivamente la percepción de los jóvenes sobre el continente. Las series coreanas brindan a la población cubana que las consume una visión distinta de la vida y de los sentimientos”, afirmó Roberto García, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de la Habana.

Pie de foto: Una muestra de los dramas juveniles coreanos más vistos.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Cuándo.
Tipo de nota: Explicativa.

Tema: La percepción de los dramas coreanos por los jóvenes cubanos.

Propósito central: Investigar por qué a los jóvenes cubanos les gusta tanto los dramas coreanos.

Objetivo colateral: Dar a conocer qué es el drama coreano; cómo llega a la Isla y cómo afecta a los cubanos.

Contexto: Los jóvenes cubanos prestan cada vez más atención a las novelas coreanas.

Antecedente: Las novelas coreanas entraron a la Isla de Cuba hace alrededor de dos años.

Estrategia de Fuentes:

Yisell Rodríguez Milán, especialista cultural de Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Celia Rosa Pérez, estudiante de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana.

Varios becarios universitarios de F y 3ra, La Habana.

Adriana Gómez, joven de 15 años.

José Luis Estrada, jefe del departamento (periodista) cultural del diario Juventud Rebelde.

Yomely Batista, trabajador cuentapropista de DVD en la Habana Vieja.

Mercedes Morera, ama de casa de 45 años.

José Antonio Rigual, estudiante de la Facultad de Comunicación.

Laura Ávila, trabajadora.

Roberto García, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad.

Fuentes documentales:

Entrevista con uno coreano salido de las novelas, periódico digital Cubadebate.

El blog f4fans.cubava.cu

Revista en línea CubaSí.

Tipo de juicios:

Valorativos: Yisell Rodríguez Milán, especialista cultural de ICRT; José Luis Estrada, jefe del departamento cultural del diario Juventud Rebelde; Roberto García, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.

De opinión: Celia Rosa Pérez, estudiante de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana; Varios becarios de F y 3ra, La Habana; Adriana Gómez, joven de 15 años; Yomely Batista, vendedora de DVD en la Habana Vieja: Mercedes Morera, ama de casa de 45 años; José Antonio Rigual, estudiante de la Facultad de Comunicación; Laura Ávila, trabajadora de empresa.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris