Facebook Twitter Google +1     Admin

ATRAPADOS EN LA RED

20141020140247-monica.jpg

MONICA LEZCANO LAVANDERA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El ciberespacio es el territorio donde la magia del pasado es reacomodada a posibilidades y exigencias del presente; donde se activa, repite y transfigura la imaginación tradicional, donde los actores sociales se recrean en diálogo constante con otros sujetos.

El uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como espacio de acercamiento, debe acogerse como una apertura hacia el diálogo, la participación y la posibilidad de aprehender la realidad a partir de la diversidad, entendida como una herramienta necesaria para ampliar y profundizar los horizontes que permiten la interacción con los otros.

Esta certeza se multiplica si los protagonistas de la transformación somos los propios individuos, dispuestos a canalizar todas las ansias transformadoras de Internet, entorno tecnocultural que ha revolucionado los modos tradicionales de comunicación
Pero, ¿cómo aprovechar las posibilidades reales brindadas por las TIC sin ser absorbidos por lógicas dominadoras? ¿Cómo utilizar los beneficios tecnológicos en función de concretar la soberanía de cada ciudadano?

Hacer un uso más consciente, crítico y creativo de la Web parecería la respuesta más rápida, sin embargo, esta enunciación requiere de estrategias bien planificadas que aseguren una sustantiva participación en el mundo virtual.

En busca de una autonomía ciudadana

La MsC. Milena Recio Silva, profesora del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, afirma en su Tesis en opción al grado de Máster en Ciencias de la Comunicación que “los sueños de revolucionarismo que las tecnologías digitales e Internet han contribuido a estimular, se conservarán y conseguirán, probable y fundamentalmente, a través de la subversión consciente y deliberada, desde la práctica comunicativa, acompañada de un abundante esfuerzo intelectual para proseguir no solo la crítica al modelo actual, sino la proyección de nuevas utopías, hasta forzar el límite de lo posible”. 

De ahí que el desafío ante la aparición de las TIC sea, sin duda, una utopía. Nuestro reto es reconocerlas como otras experiencias, movimientos y formas de conocimiento que nos pueden ayudar a inventarnos otros modelos de desarrollo, pensando en nuestras condiciones históricas y, por supuesto, nuestras propias utopías

Según el artículo “Retos a la investigación de Comunicación en América Latina”, del teórico Jesús Martín Barbero, “pocas veces se ha hecho tan patente que la tecnología es algo más que un conjunto de herramientas, una racionalidad práctica, e incluso la materialización de un modelo social incluidas algunas de sus contradicciones. Mirarla así no implica en forma alguna el facilismo fatalista y suicida del rechazo sino por el contrario la exigencia de un análisis especialmente lúcido de ese "nuevo" modelo de sociedad”.

Lograr una verdadera participación del individuo en la Web se convierte en el arma contra la alienación que esta produce. El vicio y la dependencia a las computadoras y otros “artefactos” tecnológicos, generan aversión en muchas culturas que, influenciadas por la “magia” de la red de redes, han entregado sus espacios vitales a las TIC.

“La única manera de que nuestros proyectos tengan expresión en el mundo real es conociendo a profundidad cómo interactúan en la sociedad contemporánea las redes sociales y las redes tecnológicas, y solo a partir del conocimiento se pueden generar alternativas y construir espacios liberadores”, sostiene la profesora Rosa Miriam Elizalde en una entrevista concedida a Tamara Roselló, coordinadora del programa de Comunicación Popular del Centro Memorial Martin Luther King.
Nuevas miradas a la comunicación

Desde la aparición de la era digital, la relación entre los medios de comunicación y sus audiencias ha sufrido cambios. La profesión periodística y  el periodismo hipermedia experimentan un proceso de redimensionamiento que está motivado, en gran medida, por el impacto de la participación ciudadana en la red.

Ante la acción de sus públicos, los medios han incorporado herramientas participativas enfocadas en la gestión de información y comunicación en función de una visión del usuario.

De acuerdo con la creciente centralidad de las TIC en la sociedad contemporánea, el espectro de la comunicación masiva se abre ante la presencia de esta nueva tipología mediática. El ciberespacio deviene una especie de plaza pública, donde cada individuo es receptor y emisor de toda la información que desee.

La digitalización no solo ha acelerado la inmediatez noticiosa de la que presumieron en su tiempo la radio y la televisión, y ha permitido concentrar en una pantalla la noticia vista desde múltiples medios; sino que ha posibilitado cambiar el monopolio informativo de los medios y llevando el hecho comunicacional a pasar de ser un proceso unidireccional a uno de direcciones múltiples como generador de contenido y valor.

Ante la voraz evolución del mundo moderno, queda el reto de mantener una postura firme, que no ceda ante las manipulaciones mediáticas, ni a la influencia de las redes sociales. De esta forma, cada persona sabrá distinguir entre los “engaños” y las “salvaciones” de Internet, para no quedar atrapada en esa gran telaraña.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris