Facebook Twitter Google +1     Admin

ARETES QUE DEJAN HUELLAS

20141027145409-claudia.jpg

Los pirsin, una moda que practican muchos jóvenes cubanos sin saber los riegos para la salud que puede traer la inserción de un elemento extraño en el cuerpo.

CLAUDIA PÉREZ VILA,
estudiante de primera año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Los pirsin son casi tan antiguos como el hombre. Han sido durante siglos símbolos de diferentes culturas, creencias religiosas y estatus sociales.

Desde la Roma de los centuriones, los miembros de la guardia del César llevaban aros en las tetillas como muestra de su virilidad y coraje, así como un accesorio de sus vestimentas, pues les permitían colgar en ellos las cortas capas que usaban.

Otra nación que también utiliza desde tiempos inmemorables este tipo de perforación es la India, donde muchas mujeres fueron anilladas en uno y otro lado de la nariz desde pequeñas, tradición que permanece por parte de las abuelas que deben colocar el pendiente a sus nietas antes de ser desposadas.

Como dato singular, en Inglaterra, durante la etapa Victoriana, esta práctica continuaba siendo algo común entre las jóvenes de alta sociedad, las que lo hacían para realzar el volumen de sus pezones.

“En Cuba el uso de aretes no tiene antecedentes culturales. El gusto, la moda o el ambiente donde las personas conviven, inciden en la preferencia de las mismas por estas formas de modificaciones corporales, sin percatarse, muchas veces, de lo peligroso que puede resultar para su salud”, explica el sociólogo Ernesto León, profesor de la Facultad de Sociología de la Universidad de La Habana.

¿Qué dice la medicina?

La doctora Bárbara López, especialista en Medicina General Integral del municipio San Miguel del Padrón, explica que existen ciertos tipos de perforaciones que en lugar de  diferencia, marcan una nueva sensación, el placer, pues cuando los pirsin son aplicados en puntos como los genitales o los senos se encuentra una mayor estimulación en el acto sexual. Mientras que en otras partes del cuerpo como nariz, orejas, ombligo, ceja, etc., sólo se utilizan para decorar.

Aclara también que entre las investigaciones científicas realizadas hasta el momento, las complicaciones suelen ser, con frecuencia, la inflamación, infección y hemorragias locales. Aunque sean las más frecuentes, existen otras con elevado riesgo de muerte. El lugar escogido o, en su término científico, el sitio anatómico donde se decida hacer la perforación, así como el material que se utilice y la experiencia de quien lo haga, son factores decisivos para evitar estas clases de riesgos.

Según datos publicados en  la Revista Habanera de Ciencia (digital), la probabilidad de sufrir complicaciones tras la realización de una perforación es mayor que la relacionada con el tatuaje.

El  doctor Julio César Hernández Perera plantea en declaraciones al periódico Juventud Rebelde el 14 de junio de 2014 que entre un diez y un 20 por ciento de las perforaciones se infectan localmente. Las más temidas son las infecciones sistémicas (diseminadas a otras partes del cuerpo); entre estas se identifican las bacteriemias, la endocarditis (infección de las válvulas cardiacas) y la transmisión de los virus del sida, del herpes y de la hepatitis B y C, entre otras.

“Pueden causar, en ocasiones, dermatitis (inflamación de la piel) por causas alérgicas o irritativas, sangrado, deformidades cicatriciales conocidas como queloides, granulomas y desgarros traumáticos”, asegura el especialista.

Dentro de las prácticas más peligrosas se hallan las realizadas en la cavidad oral, como las de la lengua, donde después de realizadas, el tiempo que lleva la remisión de la inflamación y el dolor de este órgano es de tres a cinco semanas. Pueden causarse, además, problemas más tardíos en la masticación y la ingestión de los alimentos, rotura de dientes, caries, e incluso, la temida obstrucción de la vía respiratoria por edema o por bronco aspiración del objeto.

Moda dolorosa

Si la frase “para lucir hay que sufrir”, las mujeres la aplicamos cuando estamos horas debajo de un secador de pelo o en la casa de la manicura, al parecer, los interesados en las modificaciones corporales también la ponen en práctica.

Y es que muchos disponen todo su valor cuando se dirigen a un especialista o, en el peor de los casos, a una persona que debido a su práctica, se ha especializado en “abrir huecos”.

El estudiante David Hernández, de primer año de la carrera Ciencias de la Información, de la Universidad de La Habana, lleva una nueva modalidad de pirsin poco común en Cuba, se llama aros de serpiente y consiste en dos aros metálicos que atraviesan la lengua.

Según narra, se realizó esta abertura cuando estaba cursando el Servicio Militar Activo y decidió hacerlo porque siempre le habían llamado la atención: “Fue en el baño de la unidad militar, y me lo hizo el médico que se encontraba allí”. Cuenta, además, que fue muy doloroso y estuvo casi 15 días sin poder hablar. Su madre lo supo a los dos meses de realizada la intervención y dice se molestó mucho por la desconfianza del joven.

A su vez, el estudiante Carlos Santana, del pre universitario Saúl Delgado, en el municipio Plaza de la Revolución, explica que nunca se haría una modificación en su cuerpo, y menos un pirsin, pues a la larga siempre traen problemas, ya sea de salud o estético.

Sobre el tema, Morales y Mara, estomatólogos norteamericanos en el trabajo "Uso de los pirsin bucales y faciales", publicado en 2007, realizan una investigación bibliográfica en la que concluyen que: “En estos momentos en el que la práctica de este tipo de modas ha ido ganando terreno de forma espectacular entre los jóvenes, los estomatólogos deben incorporar a su quehacer diario los tratamientos convencionales para cada complicación que pueda surgir por la colocación de los pirsin bucales y faciales que puedan llegarles a consulta y, por supuesto, trazar estrategias de prevención para evitar el uso de los pirsin divulgando las consecuencias que puede traer para la salud de los pacientes la colocación de estos aditamentos, considerando que generalmente son personas "intrusas" en la profesión quienes realizan las perforaciones, sin condiciones higiénico-sanitarias o conocimientos científicos para ello, y sin pensar en las consecuencias que origina a la salud”.

Cómo explica la psicología la fascinación por los pirsin

El doctor Dean González, psicólogo del hospital Abel Santa María, de la provincia de Pinar del Río, se refiere a cómo son aceptadas por la sociedad las personas que exhiben perforaciones en su rostro, y la paulatina aprobación que han tenido, pues en la isla caribeña nunca fue una cuestión de idiosincrasia.

“Existe la tendencia de imitar otras culturas, destacarse dentro de un grupo o dar a conocer a sus padres o personas relacionadas que están creciendo”, comentó.

“La etapa de colocarse el primer pirsin es, en Cuba, la adolescencia, pues ahí los que ya terminaron la etapa infantil desean implantar respeto dentro de su hogar o grupo de amigos”.

-A  nivel social, ¿cómo se ven las
personas que tienen su rostro cubierto
parcial o totalmente con pirsin?

“La aceptación por parte de las personas y más que esto, la forma de verlos, ha sido  de manera paulatina. Diez años atrás, ningún hombre o muy pocos tenían aretes es sus orejas, ahora muchos jóvenes lo usan como parte de la moda.

“El uso de expansores también es bastante actual, esto todavía no es del todo bien visto, pues muchos se asombran al ver a un muchacho o una muchacha con esta apertura tan amplia en sus orejas”.

Entrevista en el parque G

Lo conocí en uno de los parques de la calle G, estaba sentado junto a un grupo de personas  que tenían en común dos cosas: el color de sus vestimentas y el gusto por el black metal. Su presencia llamó mi atención y, motivada por los innumerables pírsines en su cara, me acerqué.

Eduardo Alejandro García es un joven de 17 años que tiene en su rostro alrededor de 10 pendientes que van desde la dilatación en sus orejas hasta las perforaciones en la lengua.

“Comencé a realizar modificaciones corporales en mi cuerpo, pues me interesa la cultura india y en ese país se usan como símbolo de madurez”, explica el adolescente.

-¿A qué edad te colocaste tu primer
arete y en qué lugar de tu cuerpo?

“Mi primer arete me lo puse con 12 años, en la lengua, por ese tiempo comencé a leer algo sobre la India, pero fue más porque me gustaba como se veía; además, todos mis amigos, o la gran mayoría, tenían por lo menos uno, y yo me estaba quedando atrás.

-¿Fue muy doloroso?

“La lengua, por ser un miembro blando no duele tanto, pero sí derramas mucha sangre. Estuve como más de una semana, casi sin hablar, las curas fueron dolorosas, me las hizo una amiga de mi mamá que es doctora”.

-¿Conoces los problemas que
puede ocasionar la inserción de un
elemento ajeno a tu cuerpo?

“Todo el mundo siempre habla lo mismo, hasta ahora a mí no me han ocasionado ningún problema, pero tengo un amigo que casi pierde una oreja, pues se puso un expansor y estaba hecho de un material que le provocó una alergia. Ese sí se las vio fea, pero yo, como dije, no tengo ningún inconveniente con mis aretes”.

-Todavía estás en edad escolar,
¿qué haces cuando vas a la escuela?

“Yo estudio en el politécnico Antonio Guiteras, del municipio Plaza de la Revolución, allí los alumnos van con los pirsin, a veces sí llaman la atención, pero generalmente no. Yo no puedo quitarme los expansores, y aunque así fuera, el hueco sigue, así que es lo mismo. Lo que lo diferencia es el aro que me coloco alrededor de la perforación”.

-¿Te gusta que en la calle te miren
diferente y no con rostro de asombro?

“A veces me incomodo cuando voy por la calle, pues mucha gente me para preguntarme por qué tengo tantos artes. Me gustaría que entendieran que algunos se perforan sin saber el sentido de lo que hacen, pero yo tengo una razón y es mi fascinación por la cultura India; entonces, si conociéramos por qué nos hacemos modificaciones en nuestro cuerpo, las personas nos mirarían de otra manera.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: Retrospectiva.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos.
Tipo de Transiciones: 1-Subtítulos. 2-Repetir en la oración o párrafo que sigue una palabra o frase clave utilizada antes. 3-Repetir un concepto en cada uno de los segmentos que se desea relacionar, pero empleando términos diferentes. 4-Destacar un contraste entre los elementos que se desea vincular.
Tipo de Cierre: De conclusión del protagonista.

Tema: El uso de los pirsin es una moda que se ha insertado en nuestro país, a pesar de que se usen desde la antigüedad en otras naciones. Muchos de los jóvenes cubanos que se insertan este tipo de elemento extraño desconocen los problemas de salud que pueden ocasionar.

Situación problémica: Las modificaciones corporales son en la actualidad una moda para los jjóvenes cubanos. Muchos médicos han advertido del peligro que representan para la salud de los que los portan si no son bien atendidos luego de su inserción. A pesar de esto, muchos prestan caso omiso a los consejos de los especialistas lo que trae peligros que pueden llevar hasta la muerte.

Objetivos Colaterales: 1-Contar la historia real de Eduardo Alejandro García, un muchacho de 17 años que tiene cerca de diez perforaciones en su rostro a causa de su fascinación por la cultura India. 2-Conocer la historia de David Hernández estudiante de primer año de la carrera Ciencias de la Información de la Universidad de la Habana que se insertó un aro de serpiente en su lengua por ser una moda que debe seguir. 3-Opinión de los especialistas en temas de psicología, sociología y medicina general integral. Sobre todo lo referente al por qué los jóvenes llevan este tipo de objetos en su piel, cuándo se insertó en Cuba esta moda y las repercusiones para la salud que pueden traer las modificaciones corporales. 4-Trabajos de los  medios de comunicación cubanos, especialmente el periódico Juventud Rebelde, referido al uso de los pirsin y sus repercusiones para la salud utilizando como fuente directa al doctor Julio César Hernández Perera. 5- Referencias de la Revista Habanera de Ciencia con respecto a las complicaciones a causa de la utilización de pirsin y que pueden ser mayores que los problemas ocasionados por los tatuajes.

Estrategias de fuentes:

Documentales:

Revista cubana Salud y Medicina. “Perforaciones o piercing, riesgos y precauciones.” Retrived 18 de junio, 2014, from http://www.saludymedicinas.com.mx/

centros-de-salud/dermatologia/articulos/perforaciones-piercing-riesgos-precauciones.html 

Tardón, Laura. Periódico español El mundo. “Los pirsin bucales, repercusines para la salud”. Retrieved 18 de junio de 2014, from http://www.elmundo.es/

elmundosalud/2012/03/09/pielsana/1331303281.html

Doctor Hernández Perera, Julio César, en el periódico cubano Juventud Rebelde. “Perforaciones que pueden horadar la buena suerte”, Cuba, 24 de junio de 2014.

Activas:

Eduardo Alejandro García. Explica el por qué de sus perforaciones en el rostro y cómo algunas personas por la calle se asombran al ver su cara. Tipo de Fuente: Implicada y protagonista. Tipo de Juicio: Analítico, Valorativo

Bárbara López, especialista en Medicina General Integral del municipio capitalino San Miguel del Padrón. Explica las satisfacciones sexuales que pueden brindar. Tipo de Fuente: Especialista y testigo. Tipo de Juicio: Analítico, Valorativo.

David Hernández, estudiante de primer año de la carrera Ciencias de la Información de la Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana. Explica que se puso los aros de serpiente en su lengua, pues era una moda y ese tipo de aretes no es común en Cuba. Tipo de Fuente: Implicado y protagonista. Tipo de Juicio: Analítico-Valorativo

Carlos Santana, estudiante del preuniversitario Saúl Delgado, del municipio Plaza de la Revolución. Explica que no le gustan los pirsin por considerarlos antiestéticos y dañinos para la salud. Tipo de Fuente: Testigo, No implicado. Tipo de Juicio: Valorativo.

Doctor Dean González, psicólogo del hospital Abel Santa María, de la provincia de Pinar del Río. Explica en entrevista realizada las posibles causas de la fascinación de los jóvenes por el uso de pirsin y la explicación sicológica de este proceso. Tipo de Fuente: Experta y Testigo. Tipo de Juicio: Analítico-Valorativo.

Ernesto León, sociólogo y profesor de la Facultad de Sociología de la Universidad de La Habana. Explica que en Cuba no hay antecedentes que marquen el uso de los pirsin. Tipo de fuente: Experta y testigo. Tipo de Juicio: Analítico.

Soportes:

Hecho: Los problemas que pueden causar la inserción de objetos extraños a nuestra piel, especialmente pirsin y el por qué los jóvenes los usan.

Antecedente: El tema del uso de los pirsin siempre ha estado en la cultura de muchos países. En Cuba, a pesar de que nunca se viera como parte de nuestra idiosincrasia, se está insertando en la moda de los jóvenes.

Contexto: Los pirsin en una sociedad donde no han formado parte de nuestra cultura y el alcance que tiene en los jóvenes cubanos.

Proyecciones: Dar a conocer los problemas que pueden ocasionar el uso de los pirsin para la salud.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris