Facebook Twitter Google +1     Admin

SOBREVIVIENTE DEL TITANIC ENTERRADO EN CUBA

20150426094133-daniella.jpg

Los restos de Julián Padró, viajero del buque británico, hace 60 años que descansan en la Isla.

Texto y foto:
DANIELLA PÉREZ MUÑOA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Uno de los sobrevivientes del naufragio del buque de vapor británico Titanic, Julián Padró, barcelonés, posteriormente nacionalizado cubano, yace enterrado hace 60 años en el habanero cementerio de  Colón.

El periódico cubano La Discusión, en fecha 29 de abril de 1912, reflejó la llegada a nuestro país de cuatro españoles solo 15 días después del hundimiento. Además del barcelonés Julián Padró, chofer de 26 años, también arribaron Emilio Pallás, un panadero de 29 años y las hermanas Florentina y Asunción Durán, de 30 y 26 años, de Lérida.

Luis Martín, jefe del Área Museológica del camposanto, comentó: “El  barco norteamericano Carpathia recogió a los náufragos ateridos de frío polar. La embarcación los trasladó a Nueva York, donde posteriormente una compañía naviera yanqui les costeó el pasaje hacia Cuba en el mercante Monterrey”.

Al llegar, los alojaron en el hotel La Perla de Cuba, cuando vivían aún toda la amargura y el horror de la terrible experiencia. Los infortunados juraron que jamás abordarían de nuevo un buque, promesa que se supone cumplieron hasta que les llegó la muerte. En la actualidad se desconoce el paradero de los restantes sobrevivientes, afirmó el historiador.

Julián Padró nació en la capital catalana en 1886, de ascendencia humilde solo cursó estudios elementales, desde niño trabajó para sustentar a su familia, posteriormente se desempeñó como chofer. Tenía 26 años cuando viajó en el navío con el fin de residir en Nueva York e intentar prosperar, expresó Martín.

“En sus relatos, Padró recordó la lucha campal establecida entre los pasajeros por hacerse de un lugar en los insuficientes botes salvavidas. Afirmaba que en medio de todo el pánico, se deslizó por una de las sogas y cayó sobre una barca”, declaró Teresa Aloy, historiadora del cementerio de Colón.
 
Ya en la Isla, rehizo su vida y se casó con una joven habanera de familia de clase media, se desconoce si el matrimonio llegó a tener descendientes. En 1941 obtuvo la ciudadanía expedida por el estado cubano. Murió en 1954 a la edad de 68 años debido a un paro cardíaco, fue enterrado por su viuda y amigos en el cuartel S.O, cuadro 22, campo común de la Necrópolis Cristóbal Colón, en La Habana, aseguró Aloy.

Agregó que Padró siempre recordó que salvarse fue un milagro, porque el  galeón naufragaba y un elevado número de hombres murió debido al protocolo de salvamento que se siguió en el proceso de evacuación, conocido como mujeres y niños primero.

El  Titanic se hundió en la madrugada del 14 de abril de 1912, en las aguas cercanas a Terranova, tras la colisión con un iceberg. De 2 224 pasajeros y tripulantes, solo se salvaron 705, la tragedia constituye el mayor desastre marítimo en tiempo de paz de la historia.

Pie de foto: Tumba donde reposan los restos de Julián Padró, cuadro 22 del cementerio de Colón.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Quien.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Tipo de información: Ligera, blanda, simple.
Tipo de fuentes: Documentales, tradicionales y no tradicionales,     transitorias.      
Primer valor-noticia: Curiosidad.
Otros dos valores-noticia: Proximidad o cercanía, Interés colectivo.

26/04/2015 02:41 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris