Facebook Twitter Google +1     Admin

ARTE O DESTRUCCIÓN, AHÍ ESTÁ EL PROBLEMA

20150603134021-thalia.jpg

Los grafitis deprimen la visualidad estética de las calles del municipio artemiseño de San Cristóbal. Del 2013 hasta marzo del 2015 se detectaron 18 casos de esta índole.

Texto y fotos:
LÁZARA THALÍA FUENTES PUEBLA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana. 

Apenas aprendí a colorear en preescolar, porque las crayolas y mis manos no eran amigas, pero me atrevo a asegurar que grafitis mal embonados en trazos y dibujos sin ningún sentido en guaguas y lugares públicos, no constituyen obras de arte.

Aunque esta expresión gráfica tiene su variante artística que reconoce  los códigos del arte moderno, la mayoría no lo es y solo responde a expresiones marginales, que se registran en los más disímiles lugares y soportes físicos, como paredes de escuelas, ómnibus, baños públicos, monumentos, entre otros sitios, propiciando la degradación estética de las ciudades y el deterioro del medio ambiente por los componentes de los aerosoles.

El municipio de San Cristóbal, en la provincia de Artemisa, no se encuentra exento de dicha  problemática, pues cada día es mayor el número de jóvenes que toman esta vía para volcar sus anhelos “artísticos”, dotando a las calles de palabras obscenas y faltas de ortografía. ¡Un crimen total contra la Real Academia de la Lengua!

Tendencias destructivas

Acerca de los garabatos realizados por doquier en los medios públicos, Esperanza Iglesias Delgado, pintora y responsable de esta manifestación en la dirección de Cultura del municipio, opinó que son pocos los grafitis o pintadas en Cuba que se consideran arte, lo demás da muestra de una conducta imprudente por parte de quienes lo practican, ya que las verdaderas manifestaciones artísticas responden al ciertos patrones estéticos.

Isabel Gutiérrez Iglesias, vecina de la Comunidad Microbrigada Noel Camaño, contó que hace un mes pintó su apartamento a un costo de 40 pesos convertibles (cuc), y una semana después, un irresponsable llenó la pared de grafitis. “Me encuentro disgustada por esta acción, creo que esas personas no comprenden el daño que le hacen a la sociedad y a los que con tanto esfuerzo reunimos el dinero”, agregó.

Desde el campo legal, la Constitución de la República de Cuba, en el artículo 39 capítulo V,  señala que el Estado protege del deterioro al patrimonio cultural  y la riqueza artística de la nación, y entre las causas para esta salvaguarda pueden estar el empleo de los grafitis. Además, este tipo de delitos se halla registrado en el artículo 243 del Código Penal.

La fiscal jefe del municipio sancristobalence, Dailín Hernández Tamayo, ratificó que quien incurra en estas violaciones puede recibir sanción de privación de libertad de dos  a cinco años o  una multa de 300 a 1 000 pesos cubanos.

Por su parte, el primer teniente Miguel Ángel Rojas León confirmó que se protege la propiedad de cada ciudadano y que cuando así se requiera, el que comete la infracción puede recibir una multa con iguales cifras.

Indagando en dicha problemática y según datos del Tribunal de Justicia de la localidad, desde inicios del 2013 hasta el mes de marzo de 2015, se detectaron 18  hechos de esta índole, ubicados en seis de los Consejos Populares del municipio y se le aplicaron a los involucrados las sanciones pertinentes.

Rosibel Henríquez Villa, vecina del Consejo Popular Ramón López Peña, consideró  que estas acciones son  una falta de respeto y una forma de mala educación: “Son principalmente los jóvenes,  por lo que hay que hacer un trabajo educativo desde las escuelas e incentivarlos a preservar los medios públicos, y en general, el ambiente”.

Con estos criterios coincidió Guillermo Peñate Serrano, de la comunidad de Santa Cruz de los Pinos, quien opinó que dichos problemas pueden ser a causa de la poca expansión cultural que tiene la juventud. “Considero bastante desagradable que se escriban guaguas y otros lugares representativos del bien social”, acotó.

En torno a esta situación común en el trasporte, Gerardo González Alfonso, chofer del ómnibus ruta San Cristóbal-Santa Cruz de los Pinos, comentó que desde su puesto promueve el cuidado del medio y  evita en lo posible que se escriban las paredes de la guagua: “Por diversas razones no puedo detectar a las personas que cometen la infracción y esa situación me incomoda mucho”.

Los grafitis, como actos vandálicos, conducen a otras situaciones colaterales como el mal uso de vocablos, faltas de ortografía y el empleo excesivo de abreviaturas y palabras obscenas, convirtiéndose en  un reflejo del bajo nivel cultural de una parte de la población y una muestra de la crisis que existe en la actualidad por el incorrecto uso de la lengua.

Dolores Regalado Fernández, profesora de Español-Literatura del preuniversitario José Licourt Domínguez, planteó que los grafitis son una mala influencia para niños y jóvenes en proceso de desarrollo de la lengua y del aprendizaje, pues con mirarlos frecuentemente crean una imagen visual capaz de fijar ese conocimiento, aunque esté errado. 

Otra consecuencia que acarrea es el deterioro del medio ambiente por algunos de los materiales utilizados, como los aerosoles, compuestos en ocasiones por químicos de gran  peligrosidad. A la par, se realizan en troncos de árboles, dañando la corteza de los mismos.

De amor y más….

“Los grafitis comunes poseen nombres, apodos, figuras tales como corazones y estrellas, incluso garabatos sin ninguna estructura lógica, como forma de expresión del autor, quien en la mayoría de las ocasiones ha sufrido un previo rechazo o abandono”, aclaró el  psicólogo José Armando Amaro Blanco, del policlínico Camilo Cienfuegos.

Un  adolescente, quien se negó a identificarse, estudiante del centro de enseñanza media Guillermo Castillo, contó que en varias ocasiones ha dejado sus dibujos en distintos lugares públicos, e incluso, en el baño de su escuela, pero que nunca ha puesto su nombre.

-¿Por qué lo haces?

“Es que siento que de esa forma les muestro a todos que puedo ser un gran pintor, además, no me han dado otras oportunidades porque yo quiero estudiar arte y no tengo posibilidades de ir a La Habana para hacer las pruebas de aptitud”.

-Y si crees que es arte lo que

haces, ¿por qué dejas tus

grabados en el anonimato?

 

“Es que sé que si lo digo no me va a ir nada bien”.

Tendencias a seguir por los jóvenes  y patrones implantados por la moda, llevan cada día  a considerar este acto como una manera de demostrar amor o de lograr destacarse dentro del grupo al que se pertenece.

No son pocos los sitios donde se encuentra plasmada la frase “Tú y  yo a 3msc”, generada por la popular película española del mismo nombre, donde el patrón implantado por el protagonista  conlleva a que el mensaje transite por cada rincón.

Al respecto, el joven sancristobalence de 19 años, Felipe Benítez Labrador, opinó que para demostrar amor no es necesario dejarlo grabado en lugares públicos. “Los sentimientos se llevan en el corazón, no en un dibujo en la pared y no se es una persona más valiente cuando se escribe una guagua”, precisó.

Las pintadas son empleadas en proyectos culturales de las bienales de La Habana y en la de ornamentación de la cuidad, como parte interactiva de la creación artística, de conjunto con la instalación y la poesía performática, logrando inyectar nuevas energías a esta expresión plástica.

A pesar de que los grafitis pueden ser una forma de expresión artística, se debe promover entre los jóvenes el cuidado de los medios públicos y no estatales, dotarlos de lugares apropiados para que realicen pintadas, porque cada acción tiene su espacio y es necesario aprender a distinguir la delgada línea que delimita el arte de la destrucción.

RECUADRO

VERDADERAS MANIFESTACIONES  DE  ARTE

El término graffiti es de procedencia italiana, acuñado por los romanos, que plasmaban en las paredes y sitios públicos sus profecías y protestas, llevados por el incontenible deseo de compartirlas con sus ciudadanos.

Sus orígenes se remontan a civilizaciones aún más antiguas, los macedonios, los griegos, los egipcios con los jeroglíficos e incluso los hombres de las cavernas con pinturas rupestres en cuevas,  tumbas y viviendas para satisfacer a conciencia uno de los más ancestrales instintos del hombre: el de comunicarse.

En el artículo “Grafitis en Cuba”, del periodista villaclareño Luis Machado Ordetx, se señala que en nuestro país después del 1 de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución, las pintadas adoptan por primera vez una aptitud de apoyo al nuevo contexto político y social que surgía, ya que sirvieron de  expresión a las renovadas ideas, con su utilización para plasmar consignas revolucionarias en todos los rincones de la Isla.

El grafiti no tuvo una tradición pictórica que le sirviera de soporte para  ser una expresión plástica, ya que solo alcanzó destellos aislados. No fue utilizado por la música, que pudo darle el punto de apoyo necesario para proyectarse, por lo cual no se ha consagrado como representación del rap, género musical que lo identifica.

Con el transcurso de los años se han utilizado por distintos  artistas, como Lázaro Saavedra, quien los mezcla con variadas formas plásticas (pintura, instalación, performance), dándoles en algunos casos un lugar sobresaliente y en otros como mero telón de fondo, pero no menos importante para la lectura completa de la obra plástica a la que sirven de soporte.

Pie de foto: 1-Ejemplo de grafitis que contribuye al incorrecto uso la lengua. 2-Muestra del deterioro a los medios públicos por las pintadas de los jóvenes.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo entrada: De presentación del tema.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos. 
Tipo de transiciones: Uso de sinónimos, repetir en una oración una palabra de la oración anterior, repetir conceptos en términos diferentes, subtítulos y muletillas.
Tipo de cierre: De instancia a la acción.
Tipo de reportaje: Interpretativo Explicativo.

Tema: Los grafitis y su influencia en la degradación estética del municipio artemiseño de San Cristóbal.

Situación problémica: Los grafitis son realizados por los jóvenes en los más disímiles lugares, propiciando la degradación estética del municipio sancristobalence.

Objetivos colaterales: Analizar cómo influyen los grafitis en el incorrecto uso de la lengua, siendo muestra del bajo nivel de una parte de la población y en el deterioro del medio ambiente por los materiales que se utilizan. Además, diferenciar cuándo una pintada es una expresión artística y cuándo no.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Constitución de la República de Cuba, artículo 39, capítulo V.

Código Penal, artículo 243.

Artículo “Grafitis en Cuba”, del periodista villaclareño Luis Machado Ordetx, publicado en el mes de noviembre del año 2011 en el Periódico El Invasor.

Directas:

Esperanza Iglesias Delgado, pintora y miembro de la dirección de Cultura del municipio (oficial, especialista, juicio analítico).

Liset Rodríguez  Dubet, estudiante del preuniversitario José Licourt Domínguez (testigo, no implicada, juicio analítico).

Isabel Gutiérrez Iglesias, vecina de la Comunidad Microbrigada Noel Camaño (testigo, implicada, juicio de valor).

Dailín Hernández Tamayo, fiscal jefe del municipio de San Cristóbal (oficial, especialista,  juicio de valor).

Miguel Ángel Rojas León, primer teniente (oficial, implicada, juicio de valor).

Rosibel Henríquez Villa, vecina de la comunidad Ramón López Peña (testigo, no implicada, juicio analítico).

Guillermo Peñate Serrano, quien radica en la comunidad Santa Cruz de los Pinos (testigo, no implicada, juicio analítico).

Gerardo González Alfonso, chofer del ómnibus ruta San Cristóbal- Santa Cruz de los Pinos (testigo, implicada, juicio analítico).

Dolores Regalado Fernández, profesora de Español-Literatura del preuniversitario

José Licourt Domínguez (testigo, no implicada, juicio de valor).

José Armando Amaro Blanco psicólogo del policlínico Camilo Cienfuegos (especializada, no implicada, juicio de valor).

Estudiante de la ESBU Guillermo Castillo con el nombre omitido para proteger su identidad (implicada, protagonista, juicio de valor y disyuntivo).

Felipe Benítez Labrador, joven sancristobalence de 19 años (no implicada, testigo, juicio analítico).

Soportes:

Hecho: Los grafitis son usados por la juventud para volcar sus anhelos “artísticos”, dotando a las calles de palabras obscenas y faltas de ortografía.

Antecedentes: En Cuba los grafitis no han tenido una tradición pictórica que le sirviera de punto para desarrollarse como expresión artística, por lo que se ha convertido en una forma de destrucción de los medios públicos, además de la pérdida de valores de una parte de la población.

Contexto: Las calles  del municipio sancristobalence se ha puesto en detrimento su visualidad estética por la acción de los grafitis.

Situaciones colaterales que también pudieran incidir: Mala educación que algunas familias dan a sus hijos. El sentimiento destructor de algunos elementos y la pérdida de valores que se acrecienta.

Textos complementarios: Recuadro acerca del surgimiento de los grafitis y su desarrollo en Cuba como manifestaciones artísticas.

Tipos de juicios: Analíticos, de valor y disyuntivo.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris