Facebook Twitter Google +1     Admin

CEMENTERIO DE COLÓN: ¿MORIRÁ EL PATRIMONIO?

20160605141107-ariel.jpg

A 145 años del proyecto arquitectónico original, diversos factores amenazan la preservación de la mayor necrópolis de América.

ARIEL PAZOS ORTIZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,     
Universidad de La Habana.

El pasado 12 de agosto se cumplieron 145 años de la presentación, en 1870, de un concurso público que tuvo como objetivo seleccionar el proyecto para la construcción del actual cementerio de Colón, del cual fue ganador el arquitecto español Calixto Aureliano de Loira Cardoso, quien recibió dos mil escudos y fue director de las obras.

Desde 1806 existía el osario de Espada, pero resultó insuficiente cuando en 1868 una epidemia de cólera azotó La Habana. Entonces fue necesario construir uno más grande y moderno, lo cual se materializó entre el 30 de octubre de 1871 y el 2 de julio de 1886.

Para tener idea de su valor patrimonial, basta recordar que posee variedades de estilos artísticos, una pirámide en evocación al antiguo Egipto y panteones del siglo XIX con esculturas de mármol de Carrara, explicó Teresita Aloy, historiadora y museóloga del sitio.   

La necrópolis, declarada Monumento Nacional en 1987, tiene espacios singulares como la capilla de la Unión de Reporters de La Habana, el panteón de los veteranos de la independencia, la Capilla Central y el sepulcro de La Milagrosa. Sin embargo, el paso del tiempo y las características del arbolado, cuyas raíces levantan las tumbas, entre otras razones, amenazan su preservación.

Según Arquitectura en la Necrópolis Cristóbal Colón, documento del Equipo Técnico de Historia, Conservación e Informática, el camposanto inicialmente se proyectó en las afueras de la urbe, con el fin de evitar insalubridades y epidemias, para lo cual se escogió un rectángulo a 840 metros del Castillo del Príncipe.

No obstante, la urbanización producida a su alrededor influye en que no esté conservado en óptimas condiciones, entre otros motivos, por la poca cultura de la población acerca del cuidado del patrimonio y la constante entrada de vehículos.

Con su fundación también quedaron inaugurados los cuatro lotes constructivos previstos en el proyecto: las portadas norte y sur y el osario general; el muro perimetral; la vialidad y la Capilla Central, pero tras el paso del tiempo, esos componentes fueron enriquecidos al realizarse otras obras, no registradas en algunos casos.

Al respecto, el ingeniero Carlos Bauta, director del Departamento de Gestión y Conservación del Patrimonio, afirmó: “La carencia de inventarios actualizados obstaculiza la recuperación del recinto”. Por otra parte, aunque existen planes estratégicos desde el 2002 para las reparaciones, la deficiente infraestructura de apoyo y el insuficiente desarrollo técnico son algunas de sus debilidades.

“La escasez de capital financiero también es determinante”, expresó Bauta en conferencia impartida para el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, el 16 de marzo del 2015. Sobre este último aspecto, Luis González, director general del emplazamiento, aclaró: “El Departamento de Gestión y Conservación del Patrimonio está encargado de los trabajos, pero no administra finanzas; estas provienen de Servicios Necrológicos, pertenecientes a Comunales, a su vez subordinado al gobierno provincial”.

Por su parte, la ingeniera Dalia Domínguez, subdirectora administrativa de la Empresa de Servicios Necrológicos de La Habana, explicó: “Algunos planes se contemplan quinquenalmente, aunque casi siempre el monto económico asignado depende de las áreas de trabajo previstas para el plazo de un año”.

Domínguez añadió que es responsabilidad suya solicitar al gobierno provincial (dirección de Economía y Planificación) el crédito bancario del cual se dispondrá: “Según considero, cuentan con las cantidades monetarias precisas, pero esa no es la única cuestión: en ocasiones faltan las fuerzas laborales necesarias, como empresas constructoras a las que contratar para los servicios”.

Otro de los factores perjudiciales para la preservación de la institución es la acción vandálica. Sobre ello, Omar Lastre, jefe de grupo de Seguridad, planteó: “En los últimos siete años disminuyeron los actos delictivos en un 50 por ciento. Tenemos sistemas de protección novedosos, como el monitoreo televisivo, pero aun así la misión resulta difícil porque debemos cubrir un área de más de cinco kilómetros cuadrados”, expuso.

Para Bauta, otra dificultad afrontada es la insuficiencia de recursos humanos capacitados, sobre lo cual el director general acotó que la Oficina del Historiador de la Ciudad, poseedora de personal calificado, interviene en elementos puntuales como monumentos, pero no garantiza el empeño en la totalidad de las áreas.

Por otra parte, en el pasado, sus calles interiores y aledañas carecían de pavimentación y las lluvias filtraban directamente por la tierra, por lo cual no fue importante diseñar complejos sistemas de drenajes. En la actualidad, ocurre lo contrario y las acumulaciones de agua producen afectaciones.  

“Aunque el problema afrontado es multifactorial, debemos rescatar el cementerio de Colón, pues la ciudad cuenta con una veintena de destinos mortuorios, pero actualmente él recibe el 80 por ciento de los enterramientos. Por su función es imprescindible a La Habana y no podemos obviar su legado patrimonial”, concluyó Bauta.

Pie de fotos: 1-Algunos especialistas sitúan a la necrópolis de Colón como la segunda en importancia mundial; 2-La Capilla Central es una de las construcciones emblemáticas del cementerio.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.   
Tipo de lead: Sumario de Cuándo.
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.

Tema: Conservación patrimonial en el cementerio de Colón.

Situación problémica: Diversos factores amenazan el patrimonio de la necrópolis de Colón.

Objetivos colaterales: Demostrar mediante las declaraciones de especialistas el alto valor patrimonial de la necrópolis de Colón.

Estrategia de fuentes:  

Documentales:

Documento Arquitectura en la Necrópolis Cristóbal Colón, del Equipo Técnico de Historia, Conservación e Informática de la institución. La Habana, 2009.

Conferencia impartida por el ingeniero Carlos Bauta, director del Departamento de Gestión y Conservación del Patrimonio del cementerio de Colón, para el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios. La Habana, 16 de marzo del 2015.

Directas:

Teresita Aloy, historiadora y museóloga del cementerio. (Juicio de valor). (Fuente especializada, oficial).

Carlos Bauta, director del Departamento de Gestión y Conservación del Patrimonio. (Juicio de valor). (Fuente especializada, oficial).

Luis González, director general del cementerio. (Juicio analítico). (Fuente especializada, oficial).

Dalia Domínguez, subdirectora administrativa de la Empresa de Servicios Necrológicos de La Habana. (Juicio analítico, de valor). (Fuente oficial).

Omar Lastre, jefe de grupo de Seguridad. (Juicio analítico). (Fuente oficial).

Soportes:

Hecho: Deterioro del patrimonio.

Antecedentes: Construcción del cementerio entre el 30 de octubre de 1871 y el 2 de julio de 1886 en las afueras de la ciudad; su declaración como Monumento Nacional en 1987 y la existencia de planes estratégicos para su recuperación desde el 2002.

Contexto: Se cumplen 145 años de la presentación del concurso que tuvo como objetivo seleccionar un proyecto para la construcción del actual cementerio de Colón.

Situaciones colaterales que también pudieran incidir:  Inexistencia de inventarios actualizados, insuficiente desarrollo técnico y escasez del personal calificado.

Tipos de juicios:

Analíticos: Presentes en todas las fuentes.

De valor: Presentes en las declaraciones del ingeniero Carlos Bauta, la historiadora Teresita Aloy y la ingeniera Dalia Domínguez.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris