Facebook Twitter Google +1     Admin

NOVENTA MINUTOS PARA EL MARTIRIO

20160726031419-grenier.jpg

Con el nombramiento de Julio Valero como nuevo director técnico de la selección nacional, la Asociación de Fútbol de Cuba intenta resolver los problemas que aquejan al desarrollo balompédico de la Isla.

EDUARDO ANTONIO GRENIER RODRÍGUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El fútbol cubano volvió a sucumbir en sus aspiraciones de participar en un evento de gran envergadura, pues la escandalosa goleada de 4-0 que sufrió la selección nacional el pasado mes de enero (2016) ante Panamá, le impidió asistir a la Copa América del Centenario, a celebrarse el próximo mes de junio. Este descalabro deja nuevas dudas entre los aficionados del más universal de los deportes en la Isla.

Por ello, desde hace algún tiempo necesarias modificaciones revolucionan la estructura del balompié nacional. La más reciente fue, tal y como anunció el periodista José Luis López Sado en el diario Juventud Rebelde, el 19 de febrero último, la designación de Julio “Lulo” Valero como nuevo estratega del equipo nacional de mayores.

En su información, titulada “Valero, timonel en época convulsa”, el especialista en temas futbolísticos comentó: “No sé si felicitarlo o acompañarlo en sus sentimientos por los fuertes vientos que, sin duda alguna, azotarán a su alrededor”.

Para la afición resulta harto difícil ilusionarse con una nueva etapa de la selección. Los invariables reveses en la arena internacional han lastrado, según el propio López Sado, las esperanzas de la hinchada criolla, la cual no cree en la posibilidad de que los conocimientos demostrados por “Lulo” en el Campeonato Nacional sean el punto de inflexión de la crisis actual.

Aun así, en declaraciones al periódico camagüeyano Adelante, Valero expresó sus intenciones de mejorar el estado actual del fútbol de casa: “Apuesto a que mis jugadores se diviertan en el campo, les doy la oportunidad de aportar su imaginación y fantasía al orden táctico. Sé que nos falta calidad, pero con lo que hay tenemos capacidad para lograr grandes cosas”.

Lázaro Villa, director de desarrollo de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC), informó que las eliminatorias caribeñas marcarán el futuro de la nueva dirección técnica: “Lo que está previsto es que Valero, junto con su colectivo técnico, enfrente la eliminatoria del Caribe que comienza el 22 de marzo. Si es capaz de ir dando pasos positivos puede entrar en un proceso más largo”.

La apuesta por un nuevo director pudiera marcar una pauta, pero no alcanza para revertir la situación, según el comentarista deportivo de Tele Rebelde, Reinier Batista Gómez, quien considera que el seguimiento de los medios cubanos a las ligas foráneas es positivo, pues forma una cultura balompédica en la afición: “Sin embargo, es preocupante que el fútbol nuestro no goza de la misma simpatía”.

“Otro aspecto a tener en cuenta es la lenta contratación de nuestros futbolistas en torneos de la región. Ese paso ha sido sumamente importante, aunque no se puede dejar de mencionar que el fútbol  ha sido un deporte bastante moroso en este tema”, añade convencido Batista.

“La ACF está dispuesta a conversar con cualquier club interesado.  Quien que venga a contratar atletas cubanos tiene las puertas abiertas. Nosotros estamos en disposición y todos los futbolistas son elegibles, excepto Maikel Reyes y Abel Martínez, que ya juegan con el Cruz Azul mexicano. Ya hay clubes que han mostrado intenciones, pero no han concretado”, alega Vila.

“El pasado año, se dijo acerca del interés de clubes de Francia y Portugal en los futbolistas más talentosos de la Isla. Sin embargo, pasó el tiempo y no ocurrió nada”, declara Jorge Luis Corrales, ex jugador del equipo nacional.

Ernesto Verdecia Villavicencio, del municipio Plaza de la Revolución, quien asiste a cada partido de la selección en el Pedro Marrero, opina que el fútbol nacional es decepcionante: “Fui al encuentro contra el Cosmos de Nueva York y la eliminatoria ante Curazao, y en ambos desafíos nuestro equipo perdió. Para los aficionados es muy difícil apoyar a un elenco que no gana casi nunca y su juego es pésimo”.

Aun así, existen aspectos desde el punto de vista social que favorecen el desarrollo del fútbol nacional. El ejemplo más claro es, quizá, la predilección de la juventud por este deporte -especialmente el europeo- lo cual ha contribuido indudablemente a masificar su práctica. No son pocas las ocasiones en que los parques e incluso las calles se han convertido en pequeñas canchas donde balones van y vienen en busca del gol.

Dicha masividad podría ser aprovechada en el proceso de captación de las Escuelas de Iniciación Deportiva, aunque la realidad muestra cierta predisposición de las principales promesas en cada territorio a matricular en esos centros y, por ello, se desperdicia el talento futbolístico existente en el país.

Ismael Lamorú Castillo, joven ingeniero de 26 años, le achaca los pobres resultados del fútbol en la Isla al mal estado de nuestros terrenos: “Veo en muchas transmisiones televisivas la calidad de las canchas, no solo en Europa, sino también en América, incluso África. Sin embargo, un partido de nuestra selección ya me predispone por el terreno del Pedro Marrero, feo y descuidado, que ni siquiera tiene luces”.

En el 2014, el entonces presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA, por sus siglas en inglés), Joseph Blatter, donó a Cuba una cancha sintética con el fin de favorecer el desarrollo futbolístico en la Mayor de las Antillas. Sin embargo, ya en 2016, el estadio capitalino “Polar” (donde se acordó instalar el pasto artificial) no muestra avances en las obras.

En las calles del país, miles de niños juegan al fútbol y muestran destellos de grandeza con un balón y dos piedras como portería. Por ello, lo que siempre ha sido una quimera puede convertirse, a corto o largo plazo, en un sueño hecho realidad.

Pie de fotos: 1-Julio Valero enfrentará su primer reto el próximo 22 de marzo, cuando enfrente a Guyana. Foto: Otilio Rivero Delgado/Adelante; 2-Maykel Reyes (izquierda) y Abel Martínez fueron los primeros jugadores cubanos contratados en clubes extranjeros bajo el amparo de la AFC. Foto: Cortesía de la AFC; 3-Entrenadores del club holandés Feyenoord impartieron una clínica el pasado mes de enero con el fin de contribuir al desarrollo futbolístico de jóvenes promesas cubanas. Foto: Abel Rojas Barallobre.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris