Facebook Twitter Google +1     Admin

ENTRE INFORMES Y CANASTAS

20170304134518-aylet.jpg

Judith Águila Hernández fue representante de nuestro país en múltiples eventos internacionales deportivos como parte del Equipo Nacional de Baloncesto.

AYLET MORALES CARMONA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Se alumbra la cancha, encienden las pizarras, un balón de básquet  rebota sobre el tabloncillo, el público presente comienza a gritar y en el centro, se abre un álbum lleno de polvo y recortes de periódicos viejos. Se escucha la voz de Judith Águila Hernández que dice: “Ahí se encuentra mi historia, lo hizo mi madre”.

Tiene razón, dentro de esas páginas existe un orden lógico de los acontecimientos, desde que puso su pie en un terreno de juego. Ella nació el 6 de octubre de 1972, en Buena Vista, municipio Playa, La Habana. Tiene una estatura de 1.92 metros y en su uniforme lució el número nueve.

Es jugadora retirada del baloncesto y gloria del deporte cubano, y hoy habla sobre sus resultados y vivencias a lo largo de toda la carrera.

-¿A qué edad se motiva a escoger el deporte?

Vengo de una familia atlética, y ella fue mi máxima inspiradora para decidir. A los nueve años, comencé en atletismo, en la de la Pre-Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) “Granma”, en el municipio capitalino de Playa.

Un día un profesor de baloncesto le dijo a mi maestro: “Te voy a dar las dos mejores jugadoras mías por esa”; me interesó y a los 12 años cambié para el básquetbol en la EIDE, donde conseguí en la categoría 13-14 años la primera medalla de bronce en los Juegos Escolares de 1986.

-¿Para qué evento ingresó en el Equipo Nacional?

En 1988, cuando tenía 15 años, para el Campeonato Centroamericano Juvenil en México, allí fuimos campeonas.

-¿En cuántos eventos internacionales participó?

En muchos, estuve en Barcelona, 1992, y en Atlanta, 1996, para los Juegos Olímpicos. Fui a cuatro Campeonatos Mundiales y Pre Olímpicos de las Américas, dos Panamericanos, tres Centroamericanos y del Caribe. Y cuando tenía entre 14 y 16 años participé en un Campeonato Mundial Juvenil,  en un Panamericano y otro Centroamericano Juvenil.

-De todos ellos, ¿cuál fue el más grande resultado del equipo?

El bronce en el Mundial, en Malasia, en 1990, y el cuarto lugar olímpico, en Barcelona, que nos llevó a la elite, por ser los mejores logros de Cuba, a lo largo de la historia del baloncesto femenino.

-¿Podría decir alguno de los momentos más significativos a lo largo de su carrera?

Tuve varios momentos emocionantes, pero uno de los mejores fue el Campeonato Mundial de Baloncesto de Malasia, en 1990, tenía 17 años y pude subirme al podio para recibir la medalla de bronce. ¡Ah! En Barcelona, en 1992, que fueron mis primeras olimpiadas. Anoté 32 puntos, en cinco partidos jugados, terminamos en el cuarto lugar y fuimos finalistas olímpicas.

Cuatro años antes, en Seúl, Corea del Sur, Judith pudo haber tenido la posibilidad de participar en sus primeras Olimpiadas, pero la delegación cubana, no asistió a la cita en solidaridad con la República Popular Democrática de Corea. Fueron condecoradas con la Medalla del Honor Deportivo, de la mano del Comandante en Jefe Fidel Castro.

-A los 33 años decidió retirarse, ¿fue una determinación propia o había algo que le impedía continuar?

Me retiré en el 2006 por decisión mía porque ya quería hacer una familia.

-¿Cuántos partidos jugó?

Exactamente no sabría decirte, sé que fueron muchos. Imagínate que estuve en las canchas como jugadora activa desde 1987 hasta el 2004.

-¿A qué se ha dedicado después de su retiro?

Los primeros años comencé a trabajar como profesora de mi deporte en la Escuela Comunitaria Salvador Allende, de Alamar. En el 2008, colaboré en la Comisión Nacional de Baloncesto, donde tuve nueve meses de Preparación Metodológica, y en ese mismo pasé a la jefatura del Departamento de Juegos con Pelotas en el Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER). Hasta hace poco tiempo fui Reserva de Cuadro del Sub Director Técnico de la Escuela Superior de Atletas de Alto Rendimiento (ESFAAR) en el Cerro Pelado.

-Actualmente  ¿qué función cumple?

Ahora atiendo el Departamento de Colaboración Nacional en la Ciudad Deportiva, en el INDER. Ahí soy la encargada de realizar todos los trámites necesarios a los atletas, entrenadores, jueces y dirigentes del deporte para su salida a competencias, congresos, asambleas u otros eventos de corte internacional.

-¿Cómo ve el baloncesto actual?

Considero que debería haber jugadoras más altas para el pívot e incrementar el trabajo individual y por posición, para ver si de esta manera podrían aspirar nuevamente a estar dentro de la élite mundial.

-¿Además de carrera deportiva…?

Cuido a mis hijos, tengo dos, una niña de cuatro años que aún es muy pequeña para escoger lo que quiere ser, y un varón de diez, que juega el mismo deporte que yo y quisiera encaminarlo, aunque ya es un talento en su categoría. También me preparo para comenzar los estudios y hacerme Doctora en Ciencias y continuar aportando todo mi conocimiento.

-¿Si no hubiera sido deportista, qué más le gustaría ser?

Bailarina o  dedicarme al modelaje.

-¿Qué es lo que más extraña de la cancha?

En verdad no extraño mucho, porque me mantengo jugando, aún compito en categoría Master, que es para las deportistas que sobrepasamos la edad de 40. El año pasado, en el 2015, participé en el Primer Torneo Internacional de Maxi-básquet, en México, donde terminamos en segundo lugar.

Colombia será el próximo en acoger el Segundo Torneo.  Será del 14 al 16 de febrero del 2017, y nuevamente Judith y sus compañeras del equipo de baloncesto femenino cubano estarán presentes para poner, una vez más en lo alto, a Cuba.

Pie de foto: “Aún compito en categoría Master que es para las deportistas que sobrepasamos la edad de 40”, dijo Judith Águila Hernández (Foto: Colaboración de la entrevistada)

Ficha técnica

Objetivo central: Dar a conocer la historia de esta gloria del deporte cubano y de su desempeño profesional.

Objetivos colaterales: Saber en qué emplea su tiempo, después de su retiro.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: Individual.

Por su forma: De preguntas y respuestas.  

Por su contenido: De Personalidad.

Por el canal que se obtuvo: Directo.

Tipo de título: Genérico.

Tipo de entrada: De ambiente.

Tipo de cuerpo: De preguntas y respuestas.  

Tipo de preguntas: 1-¿A qué edad se motiva a escoger el deporte? (Directa e Informativa); 2-¿Para qué evento ingresó al Equipo Nacional? (Directa e Informativa); 3-¿En cuántos eventos internacionales participó? (Directa e Informativa); 4-De todos ellos, ¿cuál fue el más grande resultado del equipo? (Directa e Informativa); 5-¿Podría decir alguno de los momentos más significativos a lo largo de su carrera? (Directa e Informativa); 6-A los 33 años decidió retirarse, ¿fue una determinación propia o había algo que le impedía continuar? (Directa e Informativa); 7-¿Cuántos partidos jugó? (Directa); 8-¿A qué se ha dedicado después de su retiro? (Directa); 9- Actualmente, ¿qué función cumple? (Directa e Informativa); 10-¿Cómo ve el baloncesto actual? (Directa y Opinión); 11-¿Además de su carrera deportiva…? (Directa, abierta); 12-¿Si no hubiera sido deportista, qué más le gustaría ser? (Directa); 13-¿Qué es lo que más extraña de estar en la cancha? (Directa)

Tipo de conclusión: Informativo.

Fuentes consultadas:

Documentales: Libro Famosos y Desconocidos Cubanos en los Juegos Olímpicos. Autores: Juan Velázquez Videaux, Ana M. Luján O´Farril, Irene Forbes Pérez. Pág. 129 y 163.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris