Facebook Twitter Google +1     Admin

CONTENIDOS PRÁCTICOS DE LA LENGUA ESPAÑOLA (I)

20090617060237-tabo.jpg

Para el trabajo cotidiano de redactores, locutores y periodistas. Trabajo Destacado en el I Fórum de Ciencia y Técnica de Periodismo radial y escrito. Avalado por la Cátedra de Español y Redacción del Instituto Pedagógico “Conrado Benítez García”.

OCTAVIO PÉREZ VALLADARES,
periodista de Radio Ciudad del Mar, Cienfuegos,
cortesía para Isla al Sur.

“El lenguaje es obra del hombre y 
el hombre ha de ser esclavo 
del lenguaje”.
José Martí

La Historia nos dice que sociedad y lenguaje surgieron al mismo tiempo. El hombre necesitó ayudarse mutuamente y, a la vez, comunicarse mediante sonidos guturales que, con el paso del tiempo, dieron lugar a los idiomas.

Existe el hecho comprobado de que hace 35 000 años el hombre prehistórico trazó los primeros dibujos en las paredes de las cavernas. Mucho más tarde aparecieron en Mesopotamia y Egipto los primeros signos escritos que se conocen. Precisamente, la escritura aparece junto con la necesidad de llevar cuentas, registros, de realizar la crónica de los grandes acontecimientos.

De ello surge  un conjunto de reglas, que son hoy -más que nunca- herramientas de los periodistas y para todo el que, hablar y escribir correctamente, constituyan el centro de su actividad profesional. En el caso de la Gramática Española, pueden haber cambiado las nomenclaturas, pero sus partes, son: ANALOGÍA, que contiene a la PROSODIA y la ORTOGRAFÍA; y la SINTAXIS, que enseña a ordenar bien las palabras en la oración y de una oración con otra.

La ANALOGÍA da a conocer el valor de las palabras, con todos sus accidentes: artículo, sustantivo, adjetivo, pronombre, verbo, adverbio, preposición, conjunción.

La PROSODIA vela por la pronunciación y acentuación de las letras, sílabas y palabras. La ORTOGRAFÍA enseña a usar correctamente las letras y los signos de la escritura.

De acuerdo con la intención del hablante, el idioma se adecua a una y otra circunstancias. Cierto, pero lo rigen reglas que hay que cumplir para que no se pierda en el caos. La lengua la hacen los pueblos, pero siempre bajo determinado orden.

Conviene saber que nuestro léxico ha sido receptor de una gran cantidad de voces de otras procedencias. Tenemos a vocablos técnicos tomados del griego: kilómetro, neurálgico, acéfalo, biografía, fonética, hidroterapia, termodinámica, oncología, telescopio, teléfono, fotografía, etc; del japonés: nipón, quimono, karate, etc; del inglés: basquetbol, filmar, esmoquin, estándar, gángster, taxi, récord, clóset, esmog, suéter, etc; del ruso: cosaco, vodka, espútnik, soviético, Kremlin, bolchevique, etc.

Datos estadísticos de gran confiabilidad señalan que el 73% del léxico del español actual, está constituido por el caudal proveniente del latín (léxico patrimonial) y el 17% procede del árabe, el 5% del griego y también 5% de otras lenguas. Téngase en cuenta que estos porcentajes están sujetos a sufrir transformaciones, a veces considerables, en las zonas de fuertes contactos lingüísticos.

El idioma Español cuenta con 250 millones de palabras y eso incluyendo los llamados arcaísmos, préstamos, americanismos, etc. El hablante promedio usa cada día alrededor de 5 000 vocablos para comunicarse.

Para dominar completamente el uso de nuestro idioma Español sería necesario dedicar toda una vida, pero les aseguro que para usar bien sus herramientas, sólo resulta indispensable el dominio de tres momentos:

-Conocer y aplicar la regla de LAS VOCALES FUERTES y DÉBILES.

-Saber dividir en sílabas.

-Apreciar de inmediato cuándo estamos ante una palabra AGUDA, LLANA o ESDRÚJULA.

Las vocales fuertes, son: O-E-A y hacia aquí siempre irá la fuerza de pronunciación. Ejemplo: dio, monosílabo que no lleva acento ortográfico porque termina en vocal fuerte, como es también el caso de vio y fue. Está, además, el ejemplo de maíz; si no le ponemos acento y rompemos el diptongo, diría maiz.

Las vocales fuertes constituyen, cada una, determinada sílaba. Ejemplo: línea, palabra esdrújula. Lí-ne-a; como es el caso de con-tem-po-rá-ne-o, lác-te-o, fé-rre-o y otras. En los apellidos también está presente esta regla: Sáez, es decir, Sá-ez, palabra llana que no termina ni en N, S o vocal, por lo cual lleva acento ortográfico en la penúltima sílaba. Caído, lleva acento porque de lo contrario diría caido, la fuerza iría hacia la vocal fuerte. Pero, ¡ojo!, cuando son débiles no hace falta el acento ortográfico: disminuido, etc. Puede confundir el caso de farmacéutico, pero ésta es esdrújula: far-ma-céu-ti-co, el mismo caso de hidráulico. Si dominamos esta regla de vocales fuertes y débiles, tendremos gran parte de la batalla ganada.

Dividir en sílabas es práctica de tercer grado, pero que hemos olvidado. Les recuerdo que nuestro idioma lo escribimos de izquierda a derecha, pero en el caso de dividir en sílabas las palabras, lo hacemos de derecha a izquierda.

Ejemplo:

Má---qui---na

Las palabras, cuya fuerza de pronunciación caiga en la última sílaba, serán AGUDAS y llevarán acento ortográfico cuando terminen en N, S o vocal (camión) y será prosódico cuando no sea así (papel).

Las palabras, cuya fuerza de pronunciación caiga en la penúltima sílaba, serán LLANAS y NO llevarán acento ortográfico cuando terminen en N, S o vocal (mesa) y será ortográfico cuando no sea así (lápiz).

Las palabras, cuya fuerza de pronunciación caiga en la antepenúltima sílaba, serán ESDRÚJULAS y siempre llevarán acento ortográfico.

Si combinamos la regla de LAS VOCALES FUERTES con la de palabras AGUDAS, LLANAS y ESDRÚJULAS, podremos dividir en sílabas rápidamente sin ninguna dificultad y, de hecho, saber dónde colocamos el acento ortográfico o va el acento prosódico.

Ahora, los invito a seguir conmigo, con lo más esencial que debemos saber para nuestro trabajo.

En los casos que siguen, ¿cuándo colocamos el acento ortográfico?

Me lo dijo él y yo le creo.                       
Me diste el lápiz y lo conservo.

Tu vestido es realmente bello.              
Tú lo expresaste en tono de burla.

Me lo dijo a mí, cara a cara.                  
Mi pasión mayor es la pesca.

Enseguida preparo el té.                       
Te dije que no fueras a ese lugar.

Sé muy bien lo que dices.                     
Se acostó para recuperar fuerzas.

Quiere que le dé lo que no puedo.        
El batido es de guayaba.
 
Sí, ya estoy listo.                                   
Si quieres coco, sube a la mata.

Quiere más de lo debido.                      
No importa, mas yo lo quiero.

El aún no lo sabe.                                  
Ni aun José puede saberlo.

Las terminaciones CITA, CITO, CILLA, CICA, CICO, de las diminutivas, se escriben, generalmente, con C. Si las anteriores terminaciones de palabras que tienen S en la sílaba final, conservan esa S en la forma diminutiva, las escribiremos de la siguiente forma:

Besito, de beso.               Cosita, de cosa.            Huesito, de hueso.
Bolsillo, de bolso.             Pasillo, de paso.           Risita, de risa.
Sabrosito, de sabroso.   Vasito, de vaso.            Osito, de oso.
Francesito, de francés.

¿Cómo se escriben los números?

Números               Cardinales               Ordinales
 
      1                       Uno                         Primero
      2                       Dos                         Segundo
      3                       Tres                        Tercero
      4                       Cuatro                     Cuarto
      5                       Cinco                       Quinto
      6                       Seis                          Sexto
      7                       Siete                        Séptimo
      8                       Ocho                        Octavo
      9                      Nueve                      Noveno
  

    10                     Diez                         Décimo
     11                     Once                        Undécimo
     12                     Doce                        Duodécimo
     13                     Trece                        Decimotercero
     14                     Catorce                     Decimocuarto
     15                     Quince                      Decimoquinto
     16                     Dieciséis                  Decimosexto
     17                     Diecisiete                 Decimoséptimo
     18                     Dieciocho                 Decimoctavo
     19                     Diecinueve               Decimonoveno
   

       20                     Veinte                       Vigésimo
       21                     Veintiuno                  Vigésimo primero
       22                     Veintidós                  Vigésimo segundo
       23                     Veintitrés                  Vigésimo tercero
       24                     Veinticuatro              Vigésimo cuarto
       25                     Veinticinco                Vigésimo quinto
       26                     Veintiséis                  Vigésimo sexto
       27                     Veintisiete                 Vigésimo séptimo
       28                     Veintiocho                 Vigésimo octavo
       29                     Veintinueve               Vigésimo nove

       30                     Treinta                       Trigésimo
       31                     Treinta y uno              Trigésimo primero
       32                     Treinta y dos              Trigésimo segundo
       33                     Treinta y tres              Trigésimo tercero
       34                     Treinta y cuatro          Trigésimo cuarto
       35                     Treinta y cinco            Trigésimo quinto
       36                     Treinta y seis              Trigésimo sexto
       37                     Treinta y siete             Trigésimo séptimo
       38                     Treinta y ocho             Trigésimo octavo
       39                     Treinta y nueve           Trigésimo noveno
       

       40                     Cuarenta                     Cuadragésimo
       50                     Cincuenta                    Quincuagésimo
       60                     Sesenta                       Sexagésimo
       70                     Setenta                        Septuagésimo
       80                     Ochenta                       Octogésimo
       90                     Noventa                       Nonagésimo
     

      100                    Cien                            Centésimo o Centenario
      101                    Ciento uno                  Centésimo primero
      150                    Ciento cincuenta         Sesquicentenario
      200                    Doscientos                  Ducentésimo
      300                    Trescientos                 Tricentésimo
      400                    Cuatrocientos             Cuadringentésimo
      500                    Quinientos                  Quingentésimo
      600                    Seiscientos                 Sexcentésimo
      700                    Setecientos                Septingentésimo
      800                    Ochocientos               Octingentésimo
      900                    Novecientos               Noningentésimo


     1 000                  Mil                              Milésimo
     2 000                  Dos mil                      Dosmilésimo


 100 000                 Cien mil                      Cienmilésimo


 1 000 000                Millón                          Millonésimo

NOTA: En el caso del sustantivo ANIVERSARIO, el número ordinal escrito irá delante y de ser cardinal después. Ejemplos:  "Vigésimo Aniversario" y "Aniversario Veinte".


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris