Facebook Twitter Google +1     Admin

DALILA SONRÍE A LA VIDA

20120422170355-alejandro.jpg

Equipo interdisciplinario de médicos cubanos asiste a madre con insuficiencia renal terminal.

ALEJANDRO MADORRÁN DURÁN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de L Habana.

A pesar de tener insuficiencia renal terminal -pérdida total de la función de los riñones-, Doris David Herrera, de 40 años de edad, mantuvo su embarazo y dio a luz, por cesárea,  a una niña en el hospital Hermanos Amejeiras ,en el capitalino municipio de Centro Habana, el pasado miércoles 26 de octubre (2011).

“La bebé se encuentra bien de salud. Nació con bajo peso, propio de los partos prematuros, pero no ha presentado otras complicaciones, como posibles malformaciones congénitas. Este logro es el primero de su tipo que se registra en Cuba, según la literatura médica”, comentó Francisco Sosa, ginecólogo del hospital Arturo Aballí, uno de los especialistas que atendió a Doris desde las 22 semanas de gestación.

“El parto se realizó con el apoyo del Programa Materno Infantil de la provincia, luego la mamá fue trasladada hacia el Aballí, a Cuidados Perinatales. Para ella continúa la lucha contra su enfermedad”, agregó Sosa.

“En 2008, a Doris se le diagnosticó insuficiencia renal terminal, provocada por la hipertensión arterial, desde entonces se le realiza hemodiálisis, método artificial que realiza la función del órgano,  y está pendiente para trasplante de riñón”, informó Lester Hernández, nefrólogo del hospital docente Julio Trigo López, ubicado en Arroyo Naranjo, centro donde  se inició  la atención a  la paciente.

Esa enfermedad provoca esterilidad o bajos niveles hormonales. Es poco probable que las mujeres salgan embarazadas, y en caso de que suceda optan por el aborto debido a las complicaciones para ella y su hijo, pero esta paciente decidió continuar la gestación. El equipo interdisciplinario de ginecólogos y nefrólogos comenzó con ella un tratamiento de hemodiálisis diaria y regulación nutricional, explicó el doctor Hernández.

“Los trabajadores del hospital también apoyaron a Doris materialmente. Le regalaban ropas para su futuro bebé y para ella. Esta fue una forma de alentarla a seguir con el difícil reto que se había propuesto”, declaró Norka Reloba, jefa del cuerpo de enfermería en diálisis del Julio Trigo.

“Agradezco el cuidado que me han dado a mí y mi hija Dalila, desde el médico de familia hasta los doctores, enfermeros y demás trabajadores”, manifestó la paciente.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris