Facebook Twitter Google +1     Admin

CERRADO POR REPARACIÓN

20120823184022-yenia.jpg

YENIA MATOS HENRÍQUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Cerrado por reparación es un libro de once cuentos de la autora cubana Nancy Alonso, que después de Tirar la primera piedra -obra inicial-, nos presenta esta otra, más acabada y sugerente que la anterior.

Los cubanos vivimos un día a día que puede resultar fatigoso en ocasiones, y divertido en otras. Lo cierto es que todos hemos sabido siempre cómo hacer de lo malo, más que experiencia, momentos de diversión. Nos caracteriza ese sentido del humor en el que son centro las cuestiones diarias. Creo que si no fuera por eso, quizás no seríamos tan alegres, tan suspicaces. Los cubanos necesitamos divertirnos con lo que pudo ser y no fue, con lo que pasó y nos hirió, pero que después nos pareció que no tenía sentido. Es eso, a mi parecer, lo que pretende la escritora y autora del libro: que todos logremos reflexionar sobre las diversas situaciones que han desalentado o cambiado en cierto sentido nuestras vidas.

Nancy Alonso nació en La Habana en 1949. Graduada en Ciencias Biológicas, decidió seguir el camino de la narración y publicó en 1997 Tirar la primera piedra, por la Editorial Letras Cubana, libro de cuentos que obtuvo una mención en el Concurso David. Algunos de sus textos figuran en antologías como Estatuas de sal, de Ediciones UNIÓN, 1996, Rumba senza palme né carezze, Besa, Italia, 1996, y Cubana, Beacon Press, Boston, 1998.

Cerrado por reparación redescubre y critica de manera amena las circunstancias diarias del cubano corriente y actual: el problema de la comida presente en César donde la protagonista es una familia que decide criar un puerquito para comer y después no puede matarlo por lástima; La prueba, en el que una mujer fuma y toma café para empeorar su úlcera estomacal y entonces continuar recibiendo una dieta alimenticia; las quejas referidas a los asuntos de viviendas y reparaciones de avenidas presentes en Nunca se acaba, donde un matrimonio de ancianos se empeña en mantener una casa que se les viene encima; Historia de un bache en el que su nombre indica la trama; los dilemas del transporte tampoco escaparon de la pluma de la autora: Motín a bordo narra las peripecias de un grupo de personas para poder montarse en una guagua.

En fin, una variedad de conflictos por los que atraviesan cada día muchos de los que viven en el país: Una visita informal, En la viña del Señor, El viaje, Yo te voy a explicar y el que le da nombre al libro, Cerrado por reparación.

El tono trágico-cómico de la narración y las soluciones inusuales de los protagonistas son las que hacen de esas situaciones de entorno cotidiano, motivos de literatura. Además, los relatos resultan claros, comprensibles, familiares y confiables. El lenguaje es sencillo, pero a su vez tiene una carga de significado y emotividad muy profunda. El sentido del humor con que la autora ha logrado asentar los relatos hace de estas realidades sociales y actuales una lectura fácil y, sobre todo, refrescante, a pesar de llegar a ser muy duras. Un buen libro para reflexionar.

 

23/08/2012 11:40 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris