Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ÚLTIMA CRUZ

20130329214718-anh.jpg

 

 

Los símbolos de la región entre los siglos XVIII y XIX poco a poco desaparecen, pero en el Museo del Chocolate todavía pervive la única y última indicación del Santo Vía Crucis en Cuba.

 

Texto y foto:
ANH NGUYEN HAI,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La cruz que pervive desde el siglo XVIII al presente, empotrada en el muro de la fachada del Museo del Chocolate, es la única y última del Santo Vía Crucis en Cuba.

La Casa de la Cruz Verde es el otro nombre del Museo del Chocolate y data de los siglos XVIII-XIX. No es hasta principios del siglo XXI que se recupera con la restauración del inmueble y convertirlo en un museo asociado con una corporación Belga, en 2003.

En el año 1740, la Cruz Verde fue colocada en esta casa. Su material es de madera de cedro, pintada de verde y con un soporte en piedra tallada. El símbolo se relaciona con las celebraciones del Santo Vía Crucis que representa el martirio de Jesús y después se propagaron en Europa y América, de ahí que las más antiguas villas y ciudades cubanas guarden el recuerdo de una calle de la Amargura o de la Cruz.

Cada viernes de Cuaresma, el acto del Santo Vía Crucis partía desde la Capilla de la Santa Veracruz (o de la Orden Tercera de San Francisco de Asís) y por toda la Calle Amargura hasta el Humilladero o Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje.

A esta tradición religiosa se añade que, durante los días previos a la Semana Santa, los devotos imploraban de rodillas o rezaban sus plegarias al Señor frente a las cruces, en especial por las noches, después de cerradas las iglesias.

Con esos eventos religiosos, las distintas cruces se colocaron en Villegas, Compostela y otros lugares de la Habana Vieja, los cuales suman más de 50.

Sin embargo, en el año 1808, el Obispo don Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa dictó la prohibición del desarrollo de este acto religioso, entonces, se retiraron las distintas cruces y por eso, actualmente, solo queda la Cruz Verde en el Museo del Chocolate.

La costumbre de persignarse al pasar frente a la Cruz Verde en la intersección de las calles Amargura y Mercaderes continuó para algunas personas hasta bien entrado el siglo XX.

La arquitecta de la oficina del historiador, Loreta Espinosa, informó que la Cruz Verde, original reliquia del cristianismo y que forma parte de la historia de San Cristóbal de La Habana, posee también semejanza con la Cruz de Lorena, enarbolada por los franceses libres como símbolo de libertad, y en algunas regiones americanas, como Brasil, ella está asociada al ritual de Santa Catalina, patrona de los ganaderos.

En 1996, la Cruz Verde fue restaurada y se le incluyó el cambio de una parte de la madera de cedro, pues se encontraba en mal estado. También se le incorporó una capa de barniz intemperie o marino con polvo verde, aplicándose nuevamente en 2003. La Cruz Verde es el símbolo de la esperanza, la iniciación espiritual y el triunfo de la vida sobre la muerte.

Mayasi Álvarez Domingos, fundadora del museo, manifestó que en la actualidad, el Museo del Chocolate posee una triple función cultural, histórica y gastronómica.

Pie de Foto: La esquina donde se encuentra la última Cruz Verde, ahora es el Museo del Chocolate.

Ficha técnica:

Tipo de Título: Llamativo.
Tipo de Lead: Sumario de Qué.
Tipo de Cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato Adicional.
Fuentes: Documental, no documental, directa.
Valor noticias: Curiosidad.

29/03/2013 14:47 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris