Facebook Twitter Google +1     Admin

EN BUSCA DEL YOGUR DE SOYA

20130625121353-david.jpg

En La Habana, a 161 866 niños entre siete y trece años de edad les corresponde este derivado de la leche. Su producción y abastecimiento presentan problemas debido a roturas en la industria y dificultades con la refrigeración.

DAVID GALLO SÁNCHEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Lo tenemos durante los primeros 13 años de vida. Es aclamado y a veces reprochado. Al regresar de la escuela  nos espera en su refugio, frío, como le gusta ser. Matiza el desayuno o simplemente acompaña cada merienda. Ahí aparece, año tras año, aunque ya no corresponda, en la página 14 de nuestra libreta preferida, la de abastecimiento, compartiendo su lugar con dos colegas inseparables, el huevo y el pescado: es el yogur de soya.

Este producto de la canasta básica familiar desde finales de 2012 hasta hoy presenta irregularidades en su elaboración. Debido a roturas en las calderas del Complejo Lácteo del Cotorro, se dejan de producir diariamente alrededor de 50 toneladas, 50 000 bolsas, de las cien toneladas que deben entregarse. De la suma, corresponden 2,5 toneladas al Sistema de Atención a la Familia y unas 87,5 para los niños entre siete y 13 años.

Yulietsy Mariño, jefa de distribución en el Complejo, informó que por la antigüedad de la industria, construida en 1974, presenta averías con  frecuencia. La más reciente fue en la caldera, al romperse y perjudicar la producción.

Los consumidores del alimento en la capital notan desde el último año inestabilidad en su entrada a los centros de distribución y surgen interrogantes por la escasez. En el punto de leche de la calle San Lázaro falta con frecuencia, asegura Susana Arocha, afectada. Igual situación ocurre en el mercado de Ayestarán, asevera su dependiente, Raúl Mora.

En La Habana, 161 866 niños menores de trece años reciben yogur. Lázaro Sánchez Valdés, director económico del Complejo Lácteo, señaló que cada mes deben realizarse 12 entregas en los establecimientos de venta y las estadísticas indican que durante el pasado año se cumplieron casi todas. Solo en junio, julio y octubre hubo dificultades y en respuesta se vendió mezcla para batido.

Roberto Gómez, bodeguero del mercado La Salsa, en La Cabaña, Habana del Este, explica que cuando falta en repetidas ocasiones sí venden una mezcla para batido, pero que no es muy aceptada en los hogares, pues  necesita leche para su preparación y ni siquiera él sabe cómo hacerlo.

Caridad Brito, técnica de productos alimenticios de la Empresa Provincial de Comercio Minorista, explicó cómo a inicios del presente año las entregas correspondientes se efectuaron sin problemas; sin embargo, roturas en el complejo impidieron continuar con las proyecciones que pronto retomarán. Por ello, los municipios de la capital recibieron nueve envíos, destacando como los más perjudicados Arroyo Naranjo y Lisa, pero fueron abastecidos posteriormente.

Para solucionar tan lamentable situación se están realizando trabajos de cementación en la caldera, al mismo tiempo se espera del exterior un quemador, pieza imprescindible en el  equipo, y cuando sea instalado será reiniciada la producción, dijo Eliseo Álvarez, elaborador en la industria.

Anterior al desperfecto en la caldera, el sistema de refrigeración, indispensable para la conservación del producto final y el proceso de elaboración, también sufrió averías. “La falta de amoníaco, empleado en este sistema, fue la causa principal del  problema ya solucionado”, dijo Mariño.

Sin embargo, sostiene que análisis de laboratorio realizados demuestran cómo a pesar de los contratiempos, el yogur reúne los parámetros requeridos, aunque la falta de refrigeración y de vapor para la higienización de las líneas acelera los procesos de fermentación.

El problema del desperdicio de yogur por el calor,  al no ser conservado de dos a ocho grados Celsius, parece ser generalizado y no exclusivo de la industria. Carmen Hurtado, de la Villa Panamericana, comenta que en algunas ocasiones lo compra por la tarde y se va muy disgustada, pues las bolsas están infladas y a punto de explotar.

Para que cada día guste más

Ariadna Alonso, asesora de la merienda escolar en la Unión Láctea, informó que el yogur tiene tres grupos de destinatarios. Unas 10 toneladas, alrededor de 10 mil bolsas, son para garantizar la merienda escolar, principalmente a las secundarias, las 90 toneladas restantes se dividen entre el Sistema de Atención a la Familia y los niños entre siete y 13 años.

En Centro Habana, Carlos Mesa, de 12 años, dice que le gusta el sabor del yogur, pero que lo prefiere en la casa y no en la escuela porque lo sirven caliente; mientras que a Cristian Jiménez, del Vedado, no le agrada en su secundaria ni en las meriendas hogareñas, pues le sabe mal: “Si existiera una mayor variedad de sabores, tal vez lo tomaría”.

Ingredientes como leche de soya, cultivos lácteos, vitamina A, carbonato de calcio, aromatizantes y colorantes autorizados permiten a la industria  cubana ofrecer los sabores de fresa, frambuesa, naranja piña, tutti-fruti y plátano, destacando los dos últimos como los preferidos, según estadísticas de marzo de 2013 de la Unión Láctea.

El yogur de soya como alimento aprovecha las propiedades nutricionales de la soya con las ventajas para la salud del yogur. Aporta proteínas y energía para el cuerpo y es por ello que su consumo aumenta en variadas formas incorporándose cada vez más en diferentes latitudes, asegura a nutricionista Alejandra Artiaga, del Hospital Naval.

En la secundaria Otto Barroso de la Cruz, Olga Carrasco, trabajadora del comedor, plantea que de las 100 bolsas de yogur que le asignan para los estudiantes, al final, solo son realmente consumidas alrededor de 50, la otra mitad se queda servida en los vasos o si no, repartida entre los trabajadores y algunos estudiantes que lo quieran.

Como si fuera poco…

Mientras que unos sufren la carencia de yogur en mayor medida que otros, indolentes llevan a cabo su comercialización de forma ilegal revendiendo las bolsas a un precio superior al normado en las bodegas y lecherías.

Alina González, residente de Guanabacoa, no concibe  cómo cuando falta el de los niños se venda en otros establecimientos, generalmente cercanos al área de distribución: “Mis hijos adoran el yogur de soya y cuando no lo tienen debo inventar de mil maneras para hacer que merienden, incluso lo he conseguido por la “izquierda” a un valor de tres pesos, cuando cuesta uno.

Caridad Brito plantea sobre esta situación que la culpa de que el normado para la población sea revendido a un mayor precio, es de los bodegueros. Estos, aprovechando el desconocimiento de la población y sus necesidades, dicen que solo hay por la libre porque faltó el de la bodega, enmascarando la verdad.

Una encuesta realizada a alrededor de 150 personas para esta investigación, destacó como una de las mayores preocupaciones de la población que mientras en la canasta básica el yogur tiene irregularidades, en el mercado de divisas sí está presente el alimento.

Es importante aclarar que la Empresa de Productos Lácteos Coppelia es la encargada  de producir el de las Tiendas Recaudadoras de Divisa, para lo que destinan solo 83 toneladas al mes, cifra inferior a la necesaria para solventar la demanda de los infantes entre siete y trece años, elaborada por el Complejo Lácteo.

En el caso de la merienda escolar, las 10 toneladas destinadas para las secundarias básicas y otros centros, están cubiertas con importaciones desde la provincia Mayabeque, con el propósito de evitar cualquier perjuicio a los consumidores. 

“La población está a la espera del yogur y los esfuerzos por retomar la elaboración continuarán hasta que sean erradicadas todas las trabas. Está previsto que dentro de una semana sea retomada sin ningún problema la producción y, por tanto, la llegada a tiempo y con calidad de este lácteo, fundamental en la dieta de muchas personas en la capital”, aseguró Lázaro Sánchez.

Recuadro:

CUANTO MÁS, MEJOR

El yogur es un alimento completo para niños en ciclo de crecimiento, mujeres embarazadas y lactantes, adultos y ancianos. Por su escaso contenido de grasa no hay riesgo de colesterol, facilita la digestión y presenta sustancias que previenen el cáncer y la osteoporosis. Además, su alto contenido nutricional ayuda a mantener sano el cuerpo.

“Se produce a partir de  leche fermentada debido al crecimiento de bacterias en la leche tibia, que al reproducirse conforman ácido láctico, a partir de la lactosa (azúcar de la leche)”, explicó Carmen Osorio, laboratorista de la industria del Cotorro.

Agregó que en el proceso de fermentación, proteínas y grasas se convierten en sustancias más digeribles y por ello es considerado un producto de fácil digestión y de alto valor nutritivo, recomendado en períodos posteriores a procesos diarreicos, aplicación de antibióticos y para personas con dificultades en la digestión.

Por todo ello, el yogur es incluido dentro del grupo de los alimentos funcionales, además de que contribuye a estabilizar la flora intestinal por la presencia de bacterias vivas inofensivas potenciadoras del sistema inmune contra infecciones y otras enfermedades. Restablece también las funciones hepáticas y su contenido minúsculo de lactosa  le permite el consumo por quienes son intolerantes a la leche.

La doctora del Hospital Naval, Natalia Jiménez, explicó que en los niños es recomendable para el desarrollo de los huesos y los dientes al garantizar los nutrientes necesarios para el crecimiento psíquico y motor, así como las cantidades necesarias de energía.

Pero se debe tener cuidado con los  menores de dos  años de edad. “A ellos es preferible incorporarles otros productos lácteos fortificados con calcio, que aporten la energía necesaria y balanceen la dieta de forma adecuada, ya que en esa etapa de la vida el organismo está en proceso de formación, desarrollo y crecimiento”, añadió la doctora.

Por otra parte, en la adolescencia la alimentación y la nutrición tienen características especiales. Al producirse un rápido proceso de crecimiento y desarrollo sexual, aumentando la actividad física y surgiendo nuevas preferencias alimentarias, es necesario consumir alimentos variados y nutritivos.

La nutricionista Alejandra Artiaga, del Hospital Naval, aunque es consciente de la realidad económica en que vivimos, dice que lo recomendable sería consumir al menos tres tazas de yogur de soya al  día, capaces de garantizar proteínas, hierro y calorías, así como otras vitaminas y minerales que forman parte de su composición y son de gran ayuda.

Recuadro 2:

EL INGREDIENTE MÁGICO

Referirse al yogur de soya es mencionar inevitablemente sus dos términos, yogur y soya, pues cada uno de ellos permite apreciar el valor de este alimento y hacer un uso más consciente de sus beneficios. Por ello, es imperativo conocer sobre el segundo, ingrediente básico en la producción del primero.

Jorge Félix Sánchez, agricultor de la cooperativa Camilo Cienfuegos y apasionado de la botánica, explicó que la cantidad de proteínas en un kilogramo de soya es equivalente a dos kilogramos de carne vacuna, cinco de arroz, tres  de  ensaladas, cinco docenas de huevos y 11 litros de leche.

Debido a su alto provecho nutricional, la Organización Mundial de la Salud ha otorgado a la soya el mayor  valor que puede llegar a tener un alimento proteico. “Los asiáticos la consideran como un alimento sagrado”, enfatizó Lam Nguyen Thanh, vietnamita estudiante en Cuba. Igualmente, en Latinoamérica se han popularizado cada vez más otros alimentos derivados como la salsa y leche de soya.

Pie de fotos: 1-El yogur es un alimento completo para niños en ciclo de crecimiento, mujeres embarazadas y lactantes, adultos y ancianos. 2-El yogur aprovecha las ventajas nutricionales de la soya. 

Ficha técnica:

Tema: El yogur de soya.

Objetivo principal: Conocer las causas por las cuales el yogur está llegando a las bodegas y lecherías retardado y en ocasiones no llega.

Objetivos colaterales: Soluciones ante las dificultades de proveer el yogur. Conocer si es aceptado por la población este producto. Beneficios del yogur. Impacto de su escases. Criterios frente a los revendedores de yogur. Conocer sus ingredientes y hacer énfasis en la soya por ser el principal.

Estrategia de fuentes y juicios:

Documentales:

Encuesta realizada sobre las interrogantes de la población respecto al yogur de soya. Estadísticas de marzo de 2013 de la Unión Láctea. Datos del sitio web “saludestelar.com”.

No documentales:

Susana Arocha, Alina González, residentes de Guanabacoa; Carmen Hurtado, de la Villa Panamericana; y Raúl Mora, dependiente del mercado de Ayestarán. Todos implicados dan un juicio analítico sobre los problemas en la distribución del yogur.

Lam Nguyen Thanh, estudiante vietnamita, fuente no oficial, aporta un juicio afirmativo sobre lo que representa la soya en su continente.

Carlos Mesa, de 12 años, y Cristian Jiménez, del Vedado, ambos testigos e implicados dan un juicio hipotético sobre como pudiera tener mejor sabor el lácteo.

Roberto Gómez, bodeguero del mercado La Salsa, e implicado en el tema, da un juicio sintético de lo que se hace cuando falta en repetidas ocasiones el producto.

El elaborador Eliseo Álvarez da un juicio predictivo sobre los trabajos de mantenimiento en la caldera y que en cuanto concluyan volverá a funcionar.

Lázaro Sánchez Valdés, director económico del Complejo Lácteo, y Caridad Brito, técnica de productos alimenticios de la Empresa Provincial de Comercio Minorista, ambos fuentes especialistas, brindan juicios analíticos sobre el cumplimiento de las entregas.

Ariadna Alonso, encargada de atender la merienda escolar en la Unión Láctea, Yulietsy Mariño, jefa de distribución,Carmen Osorio, laboratorista de la industria y la doctora Natalia Jiménez son fuentes especialistas i expertas que brindan juicios de valor.

Jorge Félix Sánchez, fuente neutra, agricultor da un juicio de valor.

La nutricionista Alejandra Artiaga, especialista, ofrece un juicio hipotético sobre la cantidad de yogur de soya que debería ser consumida.

Olga Carrasco, trabajadora del comedor de la secundaria Otto Barroso de la Cruz es implicada y testigo que da un juicio analítico.

Además, el juicio analítico está presente en todo el trabajo.

Hecho: Problemas con la elaboración del yogur de soya y su llegada tardía a los centros de distribución.

Antecedentes: Roturas anteriores en la refrigeración de la industria. Informaciones de que  durante el pasado año se cumplieron casi todas las entregas a los establecimientos. Solo en junio, julio y octubre hubo afectaciones y en respuesta se vendió mezcla para batido.

Contexto: Problemas en la capital con el abastecimiento del yogur de soya a los distintos puntos de distribución. Aún faltando el de los niños se vende en otros establecimientos ocasionalmente cercanos al área de distribución.  Unas 10 toneladas, alrededor de 10 mil bolsas, son para garantizar la merienda escolar, principalmente a las secundarias. Al Sistema de Atención a la Familia se destinan 2,5 toneladas y el resto, unas 87,5 para los niños entre siete y 13 años, para un total de 161 000 866 niños.

Proyecciones: Con la finalización  de los trabajos en la caldera se retomará la producción de yogur y continuará su venta sin dificultades.

Tipo de Título: Llamativo.
Tipo de entrada: De  suspenso.
Tipo  de cuerpo: De bloque temático.
Tipo de transiciones: Mediante subtítulos, se repiten en el párrafo siguiente algunas palabras clave empleadas en el anterior y se retoman las ideas, pero con una argumentación diferente.
Tipo de cierre: De resumen-proyectivo.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris