Facebook Twitter Google +1     Admin

¿ENCRUCIJADA ENTRE ZANJA Y RÍO?

20130718153852-beatriz.jpg

El Almendares, red fluvial más importante de la capital, es blanco de indisciplinas sociales, a pesar del esfuerzo de las instituciones por atenuar la contaminación de sus aguas.

BEATRIZ LOBAINA VALDÉS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Las aguas del Almendares, antes de que el hombre moderno ocupara su cuenca, eran puras y cristalinas. Hoy grandes trechos de su curso son verdaderas cloacas, sucias, pestilentes y altamente contaminadas”, así describió, en 1996, el cauce del río más importante de La Habana, el doctor Antonio Núñez Jiménez. ¿Por qué ese año?: como en otras tantas esferas de la vida del país, los efectos del Periodo Especial dejaron su huella.

Después de 17 años, esa situación deplorable cambió, pero a pesar del esfuerzo de las instituciones, aún persiste la indolencia de la población. Virginia Bermúdez, habitante por más de dos décadas del barrio El Fanguito, lo constata: “Fue un momento crítico, las indisciplinas afloraron. Convivíamos con olores y hedores, con carencias,  falta de tanques colectores y demás. Ahora aprecio una ligera mejoría, veo biajacas y clarias, pero se puede hacer más”.

En esa coyuntura se creó el Gran Parque Metropolitano de La Habana (GPMH) y como acción paralela ante la alarmante contaminación del estuario capitalino, el Grupo de Trabajo Estatal Bahía de La Habana (GTE-BH), dos de las instituciones que batallan desde sus inicios por preservar el entorno del río que baña, en 402 kilómetros cuadrados, los municipios de  Guanabacoa, San Miguel, Cotorro, Boyeros, Arroyo Naranjo, Marianao, Playa y Plaza.

“Actualmente el río tiene vida y hay 12 especies de animales y plantas, pero entre un 60 y 70 por ciento de la contaminación es causada por los residuales sociales, no solo del alcantarillado, también de la basura que la gente tira a la corriente”, afirma Beatriz Bianchi Calera, especialista de GPMH.

Su colega Aixa López sostiene que en los últimos dos años se ha retrocedido en la recuperación debido a la sequía: “Si el río no recibe precipitaciones y sí desechos, su cauce se daña y disminuye la corriente limpia”. Cuestión preocupante, pues según reportaje del periodista de Granma, Orfilio Peláez, las aguas subterráneas de la cuenca soportan casi el 47  por ciento del consumo potable.

“Los niveles de oxígeno antes eran muy bajos, se registraban índices considerables de amonio, nitrito, níquel y plomo. Ahora es todo lo contrario: el diagnóstico de enero reveló una concentración de 4,8 miligramos por litro de dioxígeno disuelto. Es un avance, a partir de 4 miligramos existe vida”, puntualiza el ingeniero químico Miguel Díaz Marrero.

“La población no es siempre la oveja negra, hay que reconocer que industrias aledañas como Planta de Gas Manufacturado y la cervecera La Polar y La Tropical, también inciden negativamente”, denuncia Bianchi Calera. Por tal motivo, esas empresas  trasladaron sus instalaciones generadoras de desechos e invirtieron recursos en tecnologías más limpias. Otras, como la papelera La Cubana, que hoy es una farmacia, fueron reubicadas.

Nadizhda González, jefa técnica de la Empresa de Gas Mario Fortuny, de Marianao, acotó: “El centro puso en práctica una trampa que contiene el paso de los hidrocarburos. Esto garantiza que los aceites desprendidos en el lavado de los medios de transporte no lleguen al afluente del río.”

El GPMH también tiene sus estrategias: ideó aparatos de tratamiento local para higienizar remanentes domésticos. Así, la basura pasa por dos estanques con una vegetación interna encargada de degradar sustancias contaminadas. Esas y otras acciones se sustentaron en una inversión ascendente a 32,7 millones de pesos. “No es la solución definitiva, pero ayuda a mitigar las dificultades de la capital en este sentido”, apunta Aian Torres, especialista del GTE-BH.

Esfuerzo con dividendos. Por ejemplo, la Oficina Nacional de Estadística mostró que la carga contaminante disminuyó un 0,8 por ciento, menor cifra que el 1,4 inicial en el lustro 2007 -2011.

“Cuando paseo por el parque, respiro aire puro, me siento en un sitio limpio y ornamentado”, dice la visitante Niurka Rodríguez. Sin embargo, no todo es así… Para Torres, la contaminación sigue porque los 500 mil vecinos de los alrededores no concientizan y Emilio Colón, habitante de su rivera, destaca: “Esta tragedia se mantiene porque no hay tanques colectores cerca”.

El doctor Roberto Castellanos Pérez, especialista del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, expone que el saneamiento del Almendares es un tema difícil, se trata de un problema antiguo: “Antes no teníamos claro qué era dimensión ambiental, ahora lo entendemos, pero todavía faltan años para que la cuenca esté totalmente limpia”.

Lapso en el cual el trabajo y la creación de una cultura ambiental en las nuevas generaciones, devendrán elementos cruciales. Talleres y círculos de interés infantiles, además de “la creación de plantas de residuales en el sector industrial, se cuentan entre las acciones dirigidas a que el Almendares, lejos de ser esa ‘zanja’ que popularizó el dúo Buena Fe en su álbum Déjame entrar, se convierta en una fuente perdurable de vida”, destacó Castellanos.
 
Pie de foto: La contaminación del río Almendares es uno de los puntos principales de la agenda de trabajo del Parque Metropolitano de La Habana.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial de Cita directa.

Tema: Contaminación del río Almendares.

Objetivo principal: Los constantes esfuerzos de las instituciones por atenuar las indisciplinas sociales respecto a la contaminación acuífera del río Almendares contra la indolencia creciente de la población acerca de dicho fenómeno.

Objetivos colaterales: Indagar sobre el estado actual del fenómeno de la contaminación del río Almendares. Conocer cuáles son los principales agentes contaminantes. Investigar cómo se han comportado los índices de contaminación en los últimos cinco años. Precisar  el número de pobladores que habitan cerca de la cuenca y en qué medida sus acciones negligentes inciden en la contaminación del río. Conocer cuáles son los mecanismos de control o acciones que se ejercen actualmente para disminuir este fenómeno. Saber si se realizan talleres o círculos de interés en aras de fomentar una adecuada cultura ambiental en la población.  Conocer cuáles son las estrategias que implementan las industrias aledañas para disminuir la carga contaminante.

Estrategia de fuentes:

Documentales:
Oficina Nacional de Estadística (ONE).
Periódico Granma (reportajes de investigación que hayan abordado el tema).

No documentales:
Beatriz Bianchi y Aixa López, especialistas del Gran Parque Metropolitano de La Habana (fuentes implicadas y expertas): Para ver cuál es el estado actual de la contaminación, los principales agentes contaminantes.

Miguel Díaz Marrero, ingeniero químico (fuente implicada y experta): Para precisar cuáles son las sustancias que más inciden en la contaminación de las aguas del río.

Ain Torres, especialista del  GTE-BH (fuente implicada y experta): Para explicar el porqué del fenómeno y si las estrategias implementadas son solución definitiva de la contaminación.

Emilio Colón, habitante de sus márgenes: Para conocer,  desde su óptica, por qué se mantiene este fenómeno.

Virginia Bermúdez, persona mayor que ha residido cerca del río la mayor parte de su vida: Para saber cómo era el estado de la contaminación del río en el Período Especial.

Roberto Castellano Pérez, especialista del CITMA: Para saber cuándo tendremos un Almendares totalmente limpio.

Niurka Rodríguez, persona que visitó el parque solo como paseo: Para ver cuál era su apreciación del área.

Nadizha González, directiva de la Empresa de Gas aledaña: Para saber qué estrategias implementa la institución en pos de disminuir su carga contaminante.

Tipos de juicios:

Valor: Las dos especialistas del Parque Metropolitano, el especialista del CITMA y el ingeniero químico.

Opinión: Los dos pobladores y la visitante.

Analíticos: Expuesto por las fuentes a lo largo de toda la nota interpretativa refiriéndose al conflicto.

Proyectivo: Especialista del CITMA.

Disyuntivo: Entre poblador y especialista, y entre los especialistas propiamente.

Soportes a emplear:

Hecho: La indolencia de la población es uno de los factores que influyen en la contaminación del río Almendares, a pesar del esfuerzo de las instituciones.

Contexto: El estado actual de la contaminación del río Almendares, los agentes contaminantes y las acciones que se despliegan para disminuir este fenómeno.

Antecedentes: La contaminación del río alcanzó su punto crítico en la década de los 90 del pasado siglo, fecha en que proliferó el vertido de desechos, a causa del Período Especial. La creación del Grupo de Trabajo Estatal para el Saneamiento, Conservación y Desarrollo de la Bahía de La Habana (GTE- BH) en 1998.

Proyecciones: Creación de plantas de tratamiento de residuales en el sector industrial que permitirá que el Almendares se convierta de una vez y por todas en una fuente acuífera perdurable.

18/07/2013 08:38 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris