Facebook Twitter Google +1     Admin

EL MÁS BUSCADO DE LOS REPTILES

20130727042956-ana-laura.jpg

El cocodrilo cubano es una de las especies más amenazadas de nuestro país por la caza y comercialización ilegal de su carne, acciones que han disminuido su población.

ANA LAURA PALOMINO GARCÍA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Presa de la caza y la comercialización ilegal, la población del cocodrilo cubano disminuyó en un 13 por ciento desde el año 1996 al 2012, según informa el último censo poblacional sobre el reptil realizado por el Centro Nacional de Estadísticas.

Es una de las especies de la flora y fauna mundial más amenazadas por el hombre, a tal punto que de una población de 600 individuos solo queda la mitad, hecho que se recrudeció en 1993 al utilizarlo para sustituir la escasez de alimentos, indica un reporte anual del Centro de Inspección y Control Ambiental (CICA) de esa fecha.

Julia*, habitante de la Ciénaga de Zapata, confirma cómo en su condición de ama de casa compró varias veces y a altos precios la carne del cocodrilo, porque era más accesible en esa zona que otro tipo de alimentos.

Como parte de las acciones para detener tal persecución se implantó la Resolución 160, instrumento legal que protege las especies. La misma clasifica los individuos según el grado de riesgo el en que se encuentren dentro del medio ambiente, como por ejemplo, peligro de extinción, raras y de alto valor económico y ecológico.

«Multamos con cifras de 200 a 500 pesos a los infractores de la Ley como medida para detener la caza indiscriminada. La verdad es que no es una cantidad significativa en comparación con lo que ganan los cazadores con cada pesca, pero es lo que está establecido», comenta Alejandro López, especialista de regulación y control del (CICA).

En el año 2012 se impusieron más de 757 multas, pero eso no impidió que se corriera la voz en la Ciénaga de Zapata de que las infracciones se pagan con centavos y no con miles de pesos, precisa una investigación de maestría del biólogo y profesor de la Facultad de Biología, Yoamel Milián García.

«A veces me dan risa las leyes de este país, 200 pesos, con eso nos multan. Yo creo que los dirigentes viven en otro planeta, es imposible que no se sepa que eso lo hacemos nosotros en un ratico. En ocasiones recaudamos con una venta 6 000 pesos, imagínate», expresó Carlos*, cazador furtivo.

La caza se realiza con el propósito de extraer la carne del cocodrilo y utilizarla como vía de alimento ya sea para consumo personal, o como mercancía comercial para las paladares de la localidad. En otras ocasiones se vende a los extranjeros que hacen estancia en la Ciénaga.

Raúl*, trampero de la zona, explica cómo se cree en los poderes milagrosos del rey de los reptiles. «Desde pequeño escuchaba a mi abuelo, quien también fue cazador, hablar de los prodigios de la carne de cocodrilo. Cuando viraba de las expediciones me traía los huevos que encontraban cerca de algún nido y me los hacía comer», recuerda.

No se conoce de muchos casos de salida del territorio nacional del reptil, lo que no significa que no haya ocurrido en alguna oportunidad, comenta José Alberto Álvarez, especialista principal del (CICA).

«Es muy difícil pasar por los registros de la Aduana un animal tan poco dócil, aunque se encuentre en las primeras etapas de desarrollo. No es igual que las aves, las cuales burlan los registros aduaneros por su pequeño tamaño o porque viajan en pomos de medicamentos», precisó Álvarez.

Eliades*, aduanero del Aeropuerto Internacional José Martí, explica que en una ocasión lo intentaron sobornar para que se hiciera de la “vista gorda” y dejase pasar unas cuantas cotorras y pájaros carpinteros recién nacidos, en una caja a lo que respondió que no. Dice que esos son hechos indignos.

Sin embargo, en el año 2012 se recuperó un cocodrilo  de más de tres metros que se encontraba en el zoológico de Mallorca. Uno de los investigadores a cargo de la institución reconoció la familia de cocodrilos a la que pertenecía y lo regresó a Cuba. La vía por la que llegó a ese lugar se desconoce, pero es una muestra de que la especie ha salido del país. 

Los pobladores de la Ciénaga de Zapata no ven la desaparición del cocodrilo como un problema real a tratar, a pesar de los talleres que imparten los biólogos para concientizarlos del problema.

Carmen*, vecina del lugar, explicó su punto de vista: «Desde que nací estoy adaptada a convivir con esos animales, son tantos los que veo a diario que cuando alguien viene y me dice que están en peligro lo único que se me ocurre responderle es que si no ve que estamos rodeados».

El biólogo Yoamel Milián García expresa su preocupación sobre la falta de perspectiva acerca del tema: «Nosotros, que deberíamos ser los responsables de detener el problema de la caza y la comercialización ilegal,  no tenemos ni un plan a corto o largo plazo para acabar con este fenómeno. El futuro es demasiado incierto, lo más probable es que mis hijos no conozcan al cocodrilo cubano».

*A petición de las fuentes los nombres fueron cambiados.

Pie de foto: Cocodrilos cubanos en la Reserva de la Ciénaga de Zapata.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Cómo.

Tema: La caza y comercialización ilegal del cocodrilo cubano en el territorio nacional.

Objetivo principal: La disminución del cocodrilo cubano por su caza y comercialización  ilegal.

Objetivos colaterales: Causas de la disminución de la población. Leyes que los protegen. Mitos sobre la carne del cocodrilo. Salida  o no de esta especie del país. Concientización o no del problema.

Estrategia de fuentes.

Documentales:

Informe anual del CITMA del año 1993.

Resolución 160 para el cuidado y protección de las especies.

Tesis de Maestría del biólogo Yoamel Milián García.

Documentos del Centro Nacional de Estadísticas.

No documentales:

Julia*, habitante de la Ciénaga de Zapata, para saber cómo era utilizada la carne de cocodrilo en el periodo especial.

Alejandro López, especialista de regulación y control del Centro de Inspección y Control Ambiental (CICA), para conocer sobre la Regulación 160 del Medio Ambiente para la protección de las especies.

Carlos*, cazador furtivo, para conocer su opinión sobre las multas que se le imponen a los infractores de la Regulación 160.

Raúl*, trampero de la Ciénaga de Zapata, para saber sobre las creencias religiosas de la carne de cocodrilo.

José Alberto Álvarez, especialista principal del (CICA), para saber sobre la salida del cocodrilo cubano del país.

Eliades*, aduanero del Aeropuerto Internacional José Martí, para saber su experiencia sobre la salida ilegal del cocodrilo cubano.

Carmen*, vecina de la Ciénaga de Zapata, para conocer qué pensaba de la desaparición del cocodrilo cubano.

Yoamel Milián García, biólogo, para conocer sobre los planes que se tiene para detener  la disminución de la población del cocodrilo cubano.

Juicios:

Valorativos: Yoamel Milián García, biólogo

Opinativos: Eliades*, aduanero del Aeropuerto Internacional José Martí; Raúl*, trampero de la Ciénaga de Zapata; Carlos*, cazador furtivo; Julia*, habitante de la Ciénaga de Zapata

Disyuntivos: Carmen*, vecina de la Ciénaga de Zapata

Lógicos: José Alberto Álvarez, especialista principal del  (CICA)

Tipo de fuente:

Especialistas: Yoamel Milián García, biólogo; Alejandro López, especialista de regulación y control del Centro de Inspección y Control Ambiental; José Alberto Álvarez, especialista principal del  (CICA).

Implicados: Raúl*, trampero de la Ciénaga de Zapata; Carlos*, cazador furtivo; Julia*, habitante de la Ciénaga de Zapata.

No implicados: Carmen*, vecina de la Ciénaga de Zapata.

Técnicos: Eliades*, aduanero del Aeropuerto Internacional José Martí.

Hecho: La disminución de la población del cocodrilo cubano en los últimos  seis años.

Antecedentes: La caza del cocodrilo cubano siempre ha existido, pero a partir del año 1993 se recrudeció con el derrumbe del Campo Socialista y el comienzo en Cuba del llamado Período Especial, lo que llevó a los habitantes de la Ciénaga de Zapata a utilizarlo como fuente alimenticia fácil de obtener y muy lucrativa.

Contexto: Las autoridades, a pesar de estar al tanto del problema, no hacen más que imponer leyes que no obtienen el resultado esperado por ser demasiado flexibles con el infractor. La población de la zona tampoco es consciente de la situación y lo ven como algo cotidiano.

Proyecciones: A pesar de ser un tema que debería tener una estrategia para su solución, no existe un plan concreto que impida la desaparición de la especie.

26/07/2013 21:29 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris