Facebook Twitter Google +1     Admin

TÉ VIETNAMITA: ¿TOMAR O DISFRUTAR?

20150227015838-olivia.jpg

PHUONG VU LAN (OLIVIA),
estudiante primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

En Vietnam, el cultivo y consumo del té es una arte. La manera de disfrutar esta bebida en ese país es sencilla, pero muy fina, a diferencia del Té Ceremonial de los japoneses, la cultura china o La Tarde del Té en Reino Unido, ha constituido una parte importante en la diversidad de la gastronomía del mundo.

Esta es una de las principales tradiciones de Vietnam y necesitamos preservarla para que no se pierda, pues forma parte la identidad de su país.

Según la artesana Hoang Anh Suong en el artículo El arte de té: uso y significado, disfrutar una taza de té al estilo vietnamita es un hecho que tiene muchos sentidos: el líquido verde condimentado con flores simboliza un país de naturaleza exuberante. Al tomar un sorbo de té, la dulzura que queda en la garganta se compara al alma de los vietnamitas cariñosos.

“El sabor acre nos recuerda el trabajo duro de las personas dedicadas a la confección de esta bebida tradicional por muchos años”, explicó ella. Por lo tanto, la bebida representa a un Vietnam rico y hermoso culturalmente.

El arte de tomar té refleja la conducta de ese pueblo. Para empezar un día nuevo los hombres disfrutan una infusión de hierbas y piensan en silencio armonizando con el entorno. En la familia convencional, los jóvenes o las mujeres tienen que hacer té para los mayores. La manera exquisita de preparar té se transmite de abuelos a nietos como forma de preservar la identidad nacional.

Ofrecer té

“En los primeros días de año nuevo, ofrecer té es una acción meticulosa y acogedora. Por eso, dar a los invitados una tetera fría en tazas manchadas del líquido viejos es considerado un agravio por los amantes de la infusión”, comentó la artesana en gastronomía vietnamita Anh Tuyet en el programa sobre las cocineras en el Canal VTV4 de Viet Nam.

Los huéspedes no pueden rehusar una tacita de té caliente con delicioso olor a loto cuando una anfitriona convida con las dos manos”, agregó la especialista.

De acuerdo con Wikipedia, té no es solo una bebida tradicional que tiene valor cultural, sino también ayuda a la circulación de la sangre, en la regulación de la presión sanguínea. Es diurético y previene el cáncer.

El arte en hacer

“Primero: agua; segundo: té; tercero: hacer; cuarto: tetera” es una frase muy familiar sobre los elementos para llegar a la excelencia de este arte.

El historiador vietnamita, Duong Trung Quoc, explicó que en los antiguos palacios imperiales la servidumbre tenía que atrapar cada gota de rocío en capullos de loto, antes de la salida del sol, para preparar la tisana con ese líquido. Hoy en día, los ancianos usan el agua de la lluvia para aumentar el sabor dulce del té.

Cada año, los artesanos y las personas con experiencia de la capital vietnamita, Hanói, trabajan esmeradamente para perfumar el té con loto. Ellos eligen las yemas nuevas, verdes; las limpian con agua y las cuecen al vapor en una olla de estofar. Después de dejarlas secar, ponen las hierbas en un tarro que se tapa con una capa de hoja de plátano y las guardan de tres a cuatro años para quitarles la amargura. Esta técnica hace que las hojas del té pierdan su textura esponjosa, pero el sabor se mantiene inalterable.

La artesana Anh Tuyet también enseñó: “El procedimiento  descrito es muy complejo, porque para producir un kilogramo de hierba se usan de mil a dos mil lotos para sacar la parte superior del estambre de la flor (anteras). Se necesitan las flores más grandes y aromáticas de El Lago Occidental, recolectadas con rapidez y delicadeza durante las mañanas”.

“Las hojas verdes se interponen entre las anteras y en la parte de arriba los artesanos ponen un papel grande. El tiempo de duración de este método normalmente está entre dieciocho y veinticuatro horas, pero esto depende también de la humedad de los pétalos. Al final, quitan los lotos, secan la mezcla y repiten estas acciones seis veces para crear té de calidad superior”, señaló Anh Tuyet.

Sin embargo, la revista Gastronomía vietnamita indicó que existe otra manera de perfumar té en Vietnam que es exclusiva de esa nación. Al atardecer, las jovencitas reman en barquillas de cuero y escogen los lotos que acaban de abrir sus pétalos, luego, ponen una pizca del té con ternura en los estambres. Al día siguiente, antes del amanecer, ellas recogen esas chispas de hierba y el rocío que se estanca en las hojas fragantes, para preparar una tetera.

El té del loto con su olor natural es la combinación perfecta del cielo y la tierra. Por lo tanto, también se considera como la  bebida de “la eternidad”. En la actualidad solo treinta familias en Hanói se dedican a la confección de este producto tan precioso.

Un juego de té incluye una tetera, un tazón para decantar y cuatro tacitas. El lugar perfecto para este noble arte es en una cama de madera, abajo de los aleros en el patio. Primero, hay que limpiar la tetera con agua caliente, luego se ponen las hierbas, se enjuagan con agua hervida dos veces y se desecha el líquido.

El último paso es verter agua, previamente hervida a cien grados Celsius, y esperar diez minutos para reposar el té. Durante ese tiempo, tradicionalmente los vietnamitas disfrutan de la luna, las flores y recitan una poesía. Al servir té, hay que organizar las tacitas para formar un círculo y echar en todos los recipientes la misma cantidad.

“No podemos tomar el té directamente, hay que oler primero y beber a sorbos con calma. Las acciones deben ser lentas y suaves, flexibles y hábiles. Este ritual marca la diferencia entre “tomar té” y “disfrutarlo”, agregó el especialista Nguyen Van Hoang, una persona que tiene muchas experiencias en este arte.

El arte de esta bebida es uno de los deleites más elegante en el estilo de vida de las personas que nacen y crecen en Hanói. No necesita ninguna rutina o fórmula para ello. El té se puede perfumar con varias flores como la gente en el campo del norte, beber con hielos como el sur o hacer otras bebidas a partir de él como las personas de la ciudad Hue.

La artesana Hoang An Suong expresó: “Otrora, disfrutar té era un placer de los mayores, pero ahora, muchos jóvenes quieren ir a mi casa para aprender sobre el arte en hacer y tomar esta bebida tradicional como una forma de descansarse después del trabajo o la escuela”.

Aunque diversos en  tipos y maneras de prepararse, una buena tetera de ese líquido es una especialidad espiritual de Vietnam, que se usa para mostrar y popularizar la cultura vietnamita al mundo.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris