Facebook Twitter Google +1     Admin

¿ARTE EN LA PIEL?

20150804162607-laura.jpg

La práctica del tatuador puede considerarse como una expresión artística y alejarse de la marginalidad y la moda.

Texto y fotos:
LAURA ALONSO HERNÁNDEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de la Comunicación,
Universidad de La Habana.

Más de 50 obras de artistas de la plástica y diseñadores cubanos integran el catálogo de La Marca, primer estudio-galería de arte corporal en el país, proyecto liderado por Leo Canosa, tatuador con 30 años de experiencia y reconocido por la estética de su trabajo.

Abierto el 30 de enero de este año (2015) y ubicado en Obrapía entre Oficios y Mercaderes, la Habana Vieja, La Marca registra obras de Nelson Ponce, Claudio Sotolongo, Dubier Delgado, entre otros, lo cual supone un ascenso cultural en el mundo del tatuaje.

“En este espacio nos reuniremos con artistas de la plástica que sean diseñadores, escultores o pintores para continuar la convención de sus obras a flashes de tatuajes, propuestos por ellos mismos, cada pieza es exclusiva y no repetida”, manifestó Leo Canosa.

Entre estos diseños se encuentran los del Premio Nacional de Diseño, Nelson Ponce, José Alberto Menéndez, Claudio Sotolongo y los de los artistas de la plástica Dubier Delgado y Carlos Rodríguez Cárdenas, precisó.

Entre los diseños creados para los habituales y tan repetidos catálogos llenos de extranjerismos y aquellos que pueden ser considerados obras de arte, hay diferencias.

“Cuando se hace un tatuaje de catálogo popular puede quedar muy bien, pero en verdad es copiar a alguien más, es igual que plagiar una obra de arte. El tatuador, como el artista, también debe crearse su propia marca o estilo”, expresó Alejandro Cruz Pérez (Cruzpe), tatuador y artista de la plástica, graduado de San Alejandro y el anterior vicepresidente de la AHS en Matanzas.

Una opinión distinta ofrece Rubén del Valle, presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, quien enfatizó que solo en determinados casos el tatuaje se podría considerar como obra artística y no un acto de lucro: “El arte es más complejo que el hecho de dibujar en cualquier soporte. Se podría vincular con el body art y el body painting, pues también utilizan la piel como lienzo”.

En cambio, esta galería no es el único lugar en el que el tatuaje puede encontrar un espacio como arte. La Asociación Hermanos Saíz (AHS) desde la década de los 90 agrupa a los tatuadores que tengan una obra propia como artistas. La misma procura espacios de intercambio y concursos donde demuestran sus habilidades.

Samuel Hernández, especialista de las Artes Plásticas en la AHS, acotó que la asociación, más que reconocer todas las expresiones artísticas, mira el arte donde esté. No ve el tatuaje como una manifestación, no obstante, si hay un artista que se reproduce a través del él, es tratado como tal.

Sin embargo, existen advertencias médicas que no permiten que esta práctica sea más extendida. El doctor Israel Alfonso Trujillo, Especialista en Segundo Grado de Dermatología, del capitalino Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, manifestó que paralelamente al incremento de estas decoraciones corporales, aumentaron las complicaciones médicas asociadas al tatuaje, el cual puede provocar enfermedades infecciosas como la osteomielitis (inflamación de los huesos y en la médula espinal), celulitis, linfangitis, las hepatitis B,C y D y el VIH-Sida, entre otras.

Pero las consecuencias no quedan solo en este grupo de trastornos. El doctor Alfonso agregó que otras derivan en manifestaciones no infecciosas como dermatitis por contacto, dispersión del pigmento por introducción profunda de la aguja, disminución de su calidad por causas de índole personal, reacción liquenoide (queloides), melanoma maligno, etc.

David Delgado Seco, estudiante de Periodismo de la Universidad de La Habana, se hizo un tatuaje hace unos meses y afirma que tras no seguir las indicaciones posteriores para su cuidado, este perdió la calidad que tenía. Ahora tiene que afrontar el proceso de eliminación que es más doloroso incluso que el mismo tatuaje.

La doctora Esther María Gatell, especialista de Dermatología en el Policlínico Albarrán del Consejo de Cayo Hueso, en Centro Habana, La Habana, alegó que entre los efectos que pueden traer la eliminación del tatuaje por láser existen la hiperpigmentación (abundancia de color o colores en la piel en la zona en la que se aplicó el tratamiento) y la hipopigmentación (la pérdida del color normal de la piel en el mismo lugar).

"Puede ser muy doloroso para algunas personas, pero siempre depende de su tipo de piel, hasta ahora no hay un diagnóstico exacto que generalice el efecto inmediato mientras se aplica el tratamiento con láser", añadió.

Cruzpe reconoce que el tatuaje puede provocar peligros por insalubridad en las áreas de trabajo y afirma que muchas veces el que se expone al tatuaje no exige estas medidas. “De aquí que el compromiso que se tiene con esa persona que brinda algo que puede ser tan privado como su piel es altísimo, es el soporte más preciado y vulnerable”, comentó.

El origen en Cuba del tatuaje lo sitúa Margarita Mateo Palmer, profesora de la Universidad Vocacional de las Artes, en su ensayo La poética del cuerpo: tatuaje y escritura. En este expresa que se remonta a las primitivas cauterizaciones teñida con la tinta de los culíes chinos de los esclavos africanos traídos a la Isla.

Acerca de su desarrollo en Cuba, Cruz Pérez, en su labor de investigador y licenciado en Historia del Arte, expresó que en los años 60 y 70 era exclusivo de los presidiarios. Para los ochenta se convirtió en un distintivo atributo de los grupos llamados frikis. Con el paso de los años hasta hoy se diversificó como moda de manera que ya no es un símbolo de un grupo u otro ni identitario de marginalidad.

Pie de fotos: 1-Robertiko Ramos, Mauro Coca y Dionne, parte del equipo de trabajo de La Marca; 2- Entre los riesgos del tatuaje está la formación de queloides; 3-Los procesos de eliminación del tatuaje pueden ser largos y por varias sesiones; 4-Leo Canosa, líder del proyecto, tatuando la imagen de La Marca.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Clásico de Qué.
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.

Tema: La apertura de espacios que abren nuevas posibilidades al tatuaje para que se desarrolle como una expresión artística.

Situación problémica: El tatuaje, más allá de los prejuicios devenidos del pasado, visto como una manifestación artística.

Propósito: Demostrar a través de entrevistas a tatuadores y otros miembros de la AHS y del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, que el tatuaje se puede alejar de la marginalidad con la apertura de espacios como estos.

Objetivos colaterales: Consultar opiniones especializadas que den solución a la problemática planteada. Explicar los pros y los contras de utilizar la piel como soporte de impresión. Demostrar las diferencias entre el catálogo utilizado popularmente y estas propuestas artísticas.

Fuentes:

No documentales:

Leo Canosa, líder del proyecto La Marca y tatuador artístico. Protagonista, implicado.

Alejandro Cruz Pérez, tatuador, artista plástico, investigador y Licenciado en Historia del Arte. Implicado, testigo.

Rubén del Valle, Presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas. Oficial, no implicado.

Samuel Hernández, especialista de las Artes Plásticas de la AHS. Oficial, no implicado.

Doctor Israel Alfonso Trujillo, especialista en Segundo Grado en Dermatología, del capitalino Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras. Especialista, no implicado.

David Delgado Seco, tatuado. Testigo, implicado.


Documental:

Margarita Mateo Palmer, profesora de la Universidad Vocacional de las Artes, ensayo La poética del cuerpo: tatuaje y escritura.

Tipos de juicios:

Está presente el juicio de valor en la opinión de Alejandro Cruz Pérez, referente al desarrollo del tatuaje en Cuba y el del doctor Alfonso por los trastornos provocados por el tatuaje en la piel. También está el hipotético porque utilizo varias hipótesis planteadas para la problemática del trabajo, esbozado por Leo Canosa, Rubén del Valle, Samuel Hernández y Alejandro Cruz Pérez.

Soportes:

Hecho: El tatuaje puede considerarse como una manifestación artística y alejarse de la marginalidad y la moda.

Contexto: Hay varios artistas que usan este medio y tatuadores que han creado su propia obra.

Antecedentes: Los prejuicios históricos que existen sobre la práctica del tatuaje. Los trastornos de la salud que provocan. La utilización de catálogos llenos de extranjerismos, repeticiones y modas.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris