Facebook Twitter Google +1     Admin

EN ESCENARIOS DIFERENTES, LA MAGIA DE LA DANZA

20161011032220-nailey.jpg

El fotógrafo y periodista Gabriel Dávalos Hidalgo propone en su libro de fotos Habana Sensual, una mirada distinta de los bailarines de ballet, en el contexto de las calles habaneras.

NAILEY VECINO PÉREZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Foto: Tomada de cubaxdentro.worpress.com

Una zapatilla en un estadio de béisbol, en las líneas del ferrocarril, en paradas de ómnibus o frente al Malecón habanero, constituye la propuesta atrevida de acercamiento a los bailarines de ballet que ofrece el periodista y fotógrafo Gabriel Dávalos Hidalgo, en 60 imágenes en blanco y negro que conforman el libro Habana Sensual, publicado por el sello Ediciones Cubanas, de ARTEX, el pasado 2014.

Dávalos utiliza en la mayoría de las representaciones solo uno o dos bailarines, enfocándolos de modo que se convierten en el centro de interés. La profundidad que destaca en las poses estilísticas, propias de esta danza, trazan a la vez el ritmo y las líneas a seguir en la composición.

Aun cuando la toma no sea perfecta en una foto, los colores siempre impregnan viveza, espíritu…, pero en Habana Sensual, el movimiento, el porte, y la expresión de los protagonistas son quienes ponen colorido a la imagen.

En cada toma, la fotografía de un arte técnico se convierte en uno de dos. El primero lo ocupa el Ballet y este se complementa con un segundo que podría ser el paisaje urbano, arquitectónico o vacío, en una contrastante relación figura-fondo.

He aquí donde la creatividad alcanza una mayor dimensión artística, o diría una dimensión diferente: tener la capacidad de romper estereotipos y captar a las grandes figuras del Ballet Nacional de Cuba (BNC), desprovistas de sus maquillajes extravagantes, de sus cabellos perfectamente alisados, o de la compañía de los aplausos del público.

Viengsay Valdés, Grettel Morejón, Serafín Castro y otros bailarines de la Escuela Nacional de Ballet, del American Ballet Theatre y el Ballet Nacional Inglés son algunos de los presentes en la muestra.

Ramón Cabrales Rosabal, crítico, conferencista e historiador de la fotografía, considera que “los jóvenes surgen ya con ideas muy novedosas desde el punto de vista creativo, otros redimensionan su obra buscando nuevas aristas que permiten mantenerse en el mundo moderno de este arte”. Por eso, Gabriel Dávalos y sus “bailarines de poses extravagantes” están considerados como un ejemplo de la reproducción artística contemporánea de la Isla.

Pareciera que cada vez que él asistía a alguna de las funciones del BNC, guardara en su lente memorístico la escena para, más tarde, proyectarla ante el objetivo de una cámara con una modificación del escenario.

De las luces escénicas prefirió las naturales, lo mismo el espíritu claro y caliente de un verano, que el tono triste y opaco de un día lluvioso. Como en el periodismo, donde lo esencial es decir más con menos palabras, en fotografía, la sencillez a veces resulta la clave de la elegancia.

El autor pudo utilizar las líneas diagonales, que reflejan movimiento y dinamismo, como ocurre en una rutina de ballet, pero eligió un encuadre horizontal, quizás para dar mayor amplitud a la extensión de las piernas.

Así mismo, llama la atención su preferencia por la captura de imágenes en el aire, pericia que requiere profesionalismo y gran destreza por parte del fotógrafo.

Otro detalle lo constituye la utilización de la llamada técnica del low-key (donde se emplean los tonos bajos y oscuros), para dar un aspecto más dramático y de misterio, rompiendo con la secuencia serena del resto de las instantáneas, como si no quisiera dejar fuera a Odile, representante del pasaje sombrío en el Lago de los cisnes

“No hay fotos buenas ni malas, solo aquellas que satisfacen los criterios artísticos y estéticos”, estima Ramón Cabrales. Y Gabriel Dávalos, quien también ha inmortalizado cada presentación del dúo Buena Fe, decidió experimentar esa sensación de ternura que encontró en la “danza de las zapatillas”.

No es el primero en hacer fotografía de este tipo, pero quizás sí el único en arriesgarse a modificar un mundo que parece algún cuento de hadas, convertido en soufflés, splees, pas de deux, semipliés…

Pie de foto: Una de las 60 imágenes que componen el libro Habana Sensual, del fotógrafo y periodista Gabriel Dávalos.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris