Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA PIEDRA EN EL CAMINO…

20170103164038-dung.jpg

Los accidentes de tránsito en Cuba se incrementaron en 2015 por factores como la distracción, las violaciones de las señales y el exceso de velocidad. Pocas veces se hace referencia a las causas relacionadas con las roturas y falta de mantenimiento de calles, avenidas y carreteras.

DUNG TRAN THUY,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

En La Habana de hoy no es difícil que ocurra un accidente. El estado de las vías “manda” a los conductores de vehículos a realizar peligrosas maniobras para esquivar baches, como cruzar las líneas de prohibición sobre el pavimento, que pueden condicionar posibles colisiones por rotura del medio de transporte.

Según explica Javier Fernández Marrero, residente en la calle Santa Emilia, del municipio de San Miguel del Padrón, muchas veces las rupturas y el mal estado técnico de las vías provocan los desperfectos en los vehículos y contribuyen, entre muchas otras causas no menos importantes, a inducir a accidentes de tránsito. Es por eso que abogamos por una reparación consciente y lo más perfeccionada de las calles por donde transitamos.

“Durante el año 2015 se reportaron 498 accidentes, lo que representa una disminución de 142 con relación con el 2014, siendo responsables nuestros choferes en 186 de estos hechos (el 37 por ciento del total). La gravedad de los mismos disminuye, no reportándose ningún fallecido y 12 lesionados menos en comparación con el año anterior”, expresa el Informe de Balance 2015, de la Empresa Provincial de Transporte de La Habana.

Aunque siempre se asocian como causas esenciales de los accidentes el problema del exceso de velocidad, el irrespeto al derecho de vía, los desperfectos técnicos y la colisión de vehículos en marcha.

“El deterioro progresivo de las calles y avenidas es una muestra de la falta de conciencia de las entidades responsables en relación con uno de los problemas más acuciantes entre los capitalinos”, aseguró Raúl Ponce Guerra, chofer que puso de ejemplo la avenida 19 de Mayo, hasta el cruce de la Calzada del Cerro y las intercepciones de esta arteria siempre concurrida.

Para otros, como Ignacio Rojas, conductor de más de 40 años de experiencia, “con los huecos en la vía desaparecen las señales sobre el pavimento. Es casi imposible observar lo que hace el resto de los choferes para evadir cada obstáculo por lo que se producen accidentes”.

A pesar de los intentos por conocer la opinión de las autoridades competentes del Ministerio del Transporte (MITRANS), con el propósito de obtener datos de interés público relacionado con las roturas y mantenimiento de las vías, recibimos la evasiva y otras justificaciones que impidieron conocer noticias estadísticas, ejemplos o proyecciones para encontrar solución a este problema.

La Comisión Nacional de Seguridad Vial (CNSV) anunció que evaluará los excesos regulados de velocidad en las vías urbanas de Cuba, con el objetivo de asegurar la circulación de los peatones, por ser los más vulnerables a los accidentes de tránsito en las calles del país, señaló Ricardo Alonso, director de Seguridad e Inspección Automotor del MITRANS.

Muchas calles importantes de la ciudad están degradadas, ejemplo de ello es la Calzada de San Miguel del Padrón, la cual presenta un bache, que pone en peligro la circulación y seguridad vial; también la carretera 128, del municipio de Marianao, posee un agujero grande, el cual permanece lleno de agua y dificulta el paso de los pasajeros y conductores.

Al decir de Yanelis Gil Leal, miembro del Departamento de Comunicación Institucional de la Empresa Aguas de La Habana, dicha empresa invierte en reparaciones para solucionar las afectaciones directas en las vías capitalinas, pero el paso continuo de camiones de grandes dimensiones genera nuevos daños.

“La crítica situación de las aceras nos obliga a los transeúntes a bajar a la calle para evadir huecos y obstáculos, lo cual constituye un peligro. Después de hacer trabajos de reparaciones eléctricas, sanitarias o hidráulicas no arreglan el espacio por donde caminamos”, comentó Lidia Esther Suárez, vecina del municipio La Lisa.

“La mayoría de los autos que circulan en Cuba son antiguos, por lo que la reparación y mantenimiento de las vías es vital para el correcto funcionamiento del vehículo. Aunque claro, la habilidad del chofer influye mucho”, explicó Juan Jaredo, chofer del Instituto Cubano del Libro.

Desde el 2015 se trabaja en coordinación con  la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) el  Ministerio del Interior (MININT) y otros organismos para lograr un mayor control  de los vehículos con riesgos de accidentes y un levantamiento sobre las principales arterias afectadas, añadió Ricardo Alonso.

Según informó Oscar del Toro Quesada, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Seguridad Vial, al periódico Trabajadores, destacan como nuevas tareas a ejecutar la creación de depósitos para vehículos ocupados por violaciones de las normas de seguridad en la vía y la reorganización del tránsito de camiones y equipos de tracción animal, en capitales provinciales y polos turísticos.

Todavía existen muchas dificultades y no se obtienen los resultados esperados en la ejecución de proyectos que erradiquen las afectaciones y los accidentes en las vías de la capital. ¿La falta de suministros y presupuestos es el único factor que puede provocar daños y pérdidas irreversibles? o ¿las irresponsabilidades y las dificultades organizativas también influyen?

Pies de fotos: Hoy en las calles de la capital existen muchas dificultades para los conductores y pasajeros, como los baches, que son una causa fundamental de los accidentes de tránsito (Tomadas de Internet).



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris