Facebook Twitter Google +1     Admin

FÁCIL Y PELIGROSA

20170208130312-andres.jpg

El desarrollo de la ciencia ha hecho más cómoda la vida humana, pero también podría ser la causa de la desaparición del hombre, pues una parte de ella afecta negativamente al medio ambiente.

ANDRÉS LUIS HERRERO PÉREZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Nuestra huella ecológica supera la capacidad del planeta para regenerar lo que se consume. Hoy, con más urgencia que nunca, la protección medioambiental se torna una cuestión de prioridad. ¿La humanidad conoce las consecuencias de emplear las tecnologías de forma descontrolada? 

Desde finales del siglo XVIII y mediados del XX, una serie de descubrimientos como las máquinas de vapor, las líneas de producción y la electricidad fomentaron las bases de la Revolución Industrial. Esta gran industrialización es causante en gran medida de los problemas ambientales que hoy padece la Tierra.

El estilo consumista actual demuestra el abuso por parte de los seres humanos sobre las posibilidades de reposición del planeta. Las sociedades capitalistas y la globalización en los procesos productivos demandan cada vez más capacidades energéticas basadas en combustibles fósiles con un efecto negativo en el medio ambiente.

Los humanos son la raza más inteligente, su poder de razonamiento y tecnología los hacen los guardianes de la vida que los rodea. Sin embargo, no son eficientes en la realización de esta importante labor.

Entre 1961 y 2011 el planeta ha perdido 183.8 millones de hectáreas de bosques, de acuerdo con investigaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Durante las últimas dos décadas, grandes errores técnicos y humanos desencadenaron 25 importantes derrames petroleros en sitios como el Golfo Pérsico, el Mar Caribe, el Golfo de Omán y el de México, como refleja el sitio www.swissinfo.ch.

Entre China, Estados Unidos, India, Rusia, Japón y Chile, emiten a la atmósfera más de 29 000 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono, que representan el 57.23 por ciento de todas las emisiones a nivel mundial dentro de los 215 países y regiones que conforman la lista de emisores del contaminante, apunta el portal power.sitios.ing.uc.cl.

La acción del hombre ha hecho desaparecer cientos de especies en los últimos años, por ello es válido cuestionarse si la inteligencia humana y sus adelantos tecnológicos son realmente aliados a la hora de cuidar la vida en el planeta.

Sin embargo, también hay lados buenos. La misma capacidad tecnológica que tiene al mundo al borde de una catástrofe medioambiental parece ser la clave de la salvación. Todavía estamos a tiempo de tomar las medidas oportunas para construir un futuro basado en el consumo sostenible de los recursos naturales y tecnologías pensadas para mejorar la calidad de vida de todas las especies terrestres.    

Ya se han dado los primeros pasos en materia de sostenibilidad. Partan Thapa, licenciado en Ciencias de la Universidad Técnica de Delft (Países Bajos), diseñó una bomba de agua en conjunto con la empresa holandesa aQysta que sobresale por prescindir de combustibles fósiles para su funcionamiento.

“Este dispositivo puede regar entre tres y cinco hectáreas con 45 000 litros diarios, cifras variables dependiendo de la potencia del caudal del río y la altura de bombeo”, declaró Jaime Michavila, ingeniero mecánico de aQysta.

Adelantos como estos también inciden en la medicina. Un ejemplo es el joven James Young, quien recibió por parte de las compañías The Alternative Limb Project y Konami una prótesis de brazo biónico que se conecta a los nervios y músculos de hombro y le permite realizar casi todas las actividades que hacía con su miembro real, el cual había perdido en un accidente.

Aun es un prototipo y será necesaria gran cantidad de mantenimiento para que Young pueda continuar usándolo, pero es solo el comienzo, lo aprendido hasta ahora será material para fabricar modelos futuros más completos, agregó Michavila.

La agricultura y la minería también son blanco de estos descubrimientos con la introducción de robots en las tareas de producción. En la primera ha sido más difícil porque un androide es incapaz de distinguir entre una fruta madura y otra que no lo está, sin embargo, sí hay algunos que se encargan de regar, plantar y quitar de los sembrados las hierbas no deseadas.

En la minería, el trabajo de estas máquinas se aleja de la extracción y se enfoca hacia el control de daños, perfilados fundamentalmente a labores de rescate. Un ejemplo de ello es Recover Bot, un robot de 68 kilogramos con dos brazos maniobrables y pinzas montadas sobre cuatro ruedas. La coraza protectora le permite descender a los lugares de difícil acceso para realizar tareas de salvamento.

El mundo tecnológico está en una constante renovación. Desde las grandísimas computadoras basadas en tubos al vacío hasta los núcleos cortex de sexta generación, la humanidad ha dado grandes pasos hacia la era de la computación y las telecomunicaciones. Creaciones que llegan para quedarse y hacen la vida más fácil, o más peligrosa.

Ficha técnica:

Asunto a tratar: Influencias de las tecnologías en el medio ambiente.

Tipo de título: Llamativo.

Tipo de entrada: Afirmación precisa y argumentada.

Tipo de conclusiones: Afirmación.

Tipo de fuentes: Documentales: Sitios web: www.vivosano.org, www.swissinfo.ch, www.power.sitios.ing.uc.cl; Indirectas: Documental “BBC Bodyhack: Metal Gear Man”.

Recursos empleados:

Ejemplificación:

Adelantos como estos también inciden en la medicina. Un ejemplo es el joven James Young, quien recibió por parte de las compañías The Alternative Limb Project y Konami una prótesis de brazo biónico que se conecta a los nervios y músculos de hombro y le permite realizar casi todas las actividades que hacía con su miembro real, el cual había perdido en un accidente.

Pormenorización:

Entre China, Estados Unidos, India, Rusia, Japón y Chile, emiten a la atmósfera más de 29 mil millones de toneladas anuales de dióxido de carbono, que representan el 57.23 por ciento de todas las emisiones a nivel mundial dentro de los 215 países y regiones que conforman la lista de emisores del contaminante, apunta el portal power.sitios.ing.uc.cl.

Reiteración:

La misma capacidad tecnológica que tiene al mundo al borde de una catástrofe medioambiental parece ser la clave de la salvación.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris