Facebook Twitter Google +1     Admin

EL REFLEJO DE MI REALIDAD

20120915152959-penin.jpg

Adrián Berazaín es un joven de su tiempo dispuesto a proyectar en el arte sus dos pasiones: la música y el diseño.

LISBET PENÍN MATOS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana. 

Los que han pasado por el IPVCE Vladimir Ilich Lenin cuentan cuán  usual era ver a este muchacho con una guitarra -en los pasillos o las escaleras-, cantando la música de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Buena Fe o Moneda Dura. Algunos pensaron que era solo un hobby; otros sabían que de manera mágica el arte estaba atado eternamente a la vida del joven músico, hoy diseñador, Adrián Berazaín. 

“Cuando entré en la Lenin tenía planes de estudiar una carrera universitaria y quería ser diseñador. Allí aprendí a tocar guitarra y comencé a cantar en los matutinos; desde entonces, la música se quedó para siempre”.

-¿Cómo fusionas la profesión de

diseñador con tus proyectos musicales?

Durante la carrera de Diseño fui haciendo música y tocando con Frank Delgado, verdaderamente era una locura cumplir con los trabajos de la escuela y asistir a las presentaciones. Luego de graduado, pasé el servicio social e inicié los diseños basados en el arte, los vinculé a las canciones que componía. Ahora esos conocimientos los aplico en la realización de mis videos clips, hice la portada de mi disco, las promociones y el afiche. Además, ¿con qué crees que me compro las cuerdas? Con la música no, es con el diseño.    

-¿Todas tus canciones son

experiencias personales?

Sí, algunas más reales, otras con más de fantasía, pero salidas de mis experiencias. No existe físicamente un Club de los corazones rotos, sin embargo, idealmente sí, porque todos hemos pasado por la etapa de un desencanto o despecho amoroso.

Me considero un modificador de la sociedad por las canciones que compongo. Me gusta echar a volar la imaginación y la de las personas que escuchan mi música para crear un momento reflexivo sin pensar tanto las cosas, no por componer de forma facilista o simplista, sino llegando a un punto medio, para hacer la canción  más amena.

Quiero que el público me diga dónde ir a tocar; no los fans, sino las personas que se sienten identificadas con la letra de mis canciones, pues son el reflejo de mi realidad.

-¿Cómo eres en familia?

En casa soy un integrante más, ayudo en lo que se necesita y trato de mantener la armonía. Como es natural, hay discrepancias, pero al final llegamos a un consenso. En mi familia me siento bien, es un modo de esquivar el mundo exterior, me sirve de refugio. 

-¿Y la amistad con los integrantes

del grupo Buena Fe?

Además de un excelente grupo musical, son grandes personas. Me enseñaron valores que hoy están perdidos y eso lo agradeceré eternamente. Es difícil encontrar, en este mundo complejo, personas tan nobles como Israel y Joel.   

En una amistad lo primordial es la sinceridad y la comprensión. Para ser mi amigo, hay que aceptarme con mis dosis de plomo y mis buenos momentos. Aprecio a todas las personas, no hay abismo que me separe del resto, salvo ese espacio entre escenario y público en los conciertos; por mí, cantara en medio de la multitud, me gusta estar en la marea con sus altas y sus bajas, pues así es la vida. 

-¿Qué piensas del auge de la nueva

trova en la juventud cubana actual?

Va por buen camino, me gusta que los adolescentes se interesen por tomar una guitarra y lanzarse a componer y cantar, para no perder ese espíritu de creatividad. Lo más importante es darle continuidad a la música cubana, no solo en la nueva trova, sino en cualquier género, en una salsa, una balada, un rock and roll o un reggaetón, manteniendo la filosofía de decir cosas inteligentes, interesantes y diferentes.  

Mi mensaje para los jóvenes es que no sean inseguros, no sientan miedos y enfrenten los retos de la vida. La guitarra, es un escudo para combatir mis dudas, mis temores; es una forma de buscar reconocimiento en las personas. Les deseo que todos sus sueños se hagan realidad.  

Ficha Técnica:

Objetivo central: Dar a conocer aspectos de la vida del entrevistado.

Objetivos colaterales: Opiniones del entrevistado sobre su profesión y su personalidad.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: Individual.

Por su forma: Clásica de preguntas y respuestas.

Por su contenido: De personalidad.

Por el canal que se obtuvo: Cara a cara. 

Tipo de título: De cita directa.

Tipo de entrada: Anecdótica.

Tipo de cuerpo: Clásico.

Tipo de preguntas: #1 abierta, #2 directa, #3 abierta, #4 directa, #5 abierta.

Tipo de conclusión: De comentario del entrevistado.

Tipo de fuente: No documental, primaria, directa.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris