Facebook Twitter Google +1     Admin

EL DRAMA DE ANA

20140302201154-alejandror.jpg

En el país los jóvenes inexpertos ponen en peligro su vida cada día al tener sexo desprotegido, a pesar de la intensa preocupación de las instituciones de salud por disminuir los casos por Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

ALEJANDRO ROJAS ESPINOSA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Ana* es una joven de 22 años que siempre soñó con graduarse en la Universidad de La Habana, más la vida no le dio esa oportunidad, o tal vez ella no se la dio, pues las decisiones que una vez tomó, se convirtieron en su peor error.

Su madre Irma*, cuando ella cursaba el duodécimo grado, enfermó de los nervios; su padre, Rafael* las había abandonado desde que tenía cinco años. Con esta nueva situación, Ana debía sostener la casa pero no sabía hacer nada útil y en conversaciones con un amigo, éste la convenció para que estuviera con un “yuma” que venía, y a lo mejor se interesaba en ella.

“Ante la posibilidad, me ilusioné. Mi amigo decía que yo no era fea y que muchos jóvenes hacían esto para vivir, en la casa necesitábamos comida y eso fue lo único que apareció, al final acepté”, comentó.

Cuando conoció a Carlos* le pareció un hombre maravilloso, “los primeros días salíamos y a la hora del sexo usábamos condones, luego los dejamos porque él me dijo que se enamoró y que me iba a llevar, así yo podría mantener a mi mamá”, dijo.

Luego de unos meses sin saber de Carlos, Ana supo que la había utilizado para pasar un tiempo en Cuba. De la depresión no salió nunca, pues a raíz de un fuerte catarro le hicieron los análisis rutinarios y le informaron que tenía el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

“Enseguida pensé que mi vida se había acabado, no sé cómo pude ser tan tonta, me dejé embaucar por un hombre mayor que me hizo ilusiones, los jóvenes no sabemos lo que hacemos y no pensamos en el futuro ni las posibilidades de contraer enfermedades venéreas”, recordó.  

Como Ana, muchas son las personas que no se protegen a la hora de tener relaciones sexuales, y aunque en el país hay una gran campaña para evitar las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y particularmente el SIDA, no hacen conciencia. “Los golpes de la vida enseñan, pero estos son muy duros, casi nadie se recupera moralmente”, comentó Raquel Pérez, colaboradora de Línea Ayuda, donde reciben mas de 500 llamadas al día en todo el país.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), alrededor de 11 208 habitantes de la Isla han sido diagnosticados con el VIH y 4 528 han enfermado de SIDA desde 1985, año en que llegó al país el primer enfermo cubano desde Maputo, la capital de Mozambique.

Otras informaciones revelan que actualmente cerca del 80 por ciento de los infectados son hombres y de ellos casi el 86 por ciento, homosexuales.

Dinero fácil. Problemas difíciles

Algunos jóvenes buscan una forma de subsistir, aunque la vía elegida no sea correcta. Tener sexo por dinero o bienes es una actividad tan vieja como la humanidad y a pesar de los problemas que trae para todas las sociedades, las personas recaen en ese acto por la facilidad con que ganan ¿el  capital?

“La sociedad actual califica mucho a las personas por su estatus social, los jóvenes principalmente, por eso algunos de ellos crean mecanismos para obtener dinero y no piensan mucho en las consecuencias de algunas decisiones como, por ejemplo, vender su cuerpo”, explicó Victoria León, psicóloga del Centro de Prevención del municipio Diez de Octubre.

Se sienten satisfechos durante un tiempo porque andan con dinero, pero al final del día casi todos se cuestionan si vale la pena o no, es un riesgo que pone en peligro su inserción en la sociedad, pues no tener bienes es cuestionable, pero prostituirse ya es otra cosa, agregó la psicóloga.

“En la edad cercana a los 18 años, los jóvenes quieren salir a conocer y explorar más allá de sus posibilidades, casi nunca están satisfechos con lo que pueden hacer, el dinero es un móvil muy fuerte, la creencia actual es que quien más tenga, mejor persona es, aunque en algunos casos sea lo contrario”, comentó Sandra González, también psicóloga del centro.

Entre los peligros más destacados por “vender el cuerpo”, en la enciclopedia colaborativa cubana EcuRed están registrados la posibilidad de abuso sexual, riesgo de violencia física, problemas con las autoridades, estigma social, explotación y abusos, y tal vez al que son más propensos son las ITS y en muchos de los casos al VIH/SIDA. 

Sexo ¿sin protección?

Denise*, una joven de 16 años del municipio capitalino Habana Vieja, comenta que ella tiene relaciones sin condón con su novio, “se que esto no es correcto, pero nos amamos y él no sería capaz de engañarme”.

Las muchachas cuando comienzan a tener sexo a edades muy tempranas suelen creer conceptos que no son los más correctos, en ese tiempo piensan en el amor verdadero por sobre todas las cosas y no evalúan posibilidades; hay casos reportados de personas como Denise que confían plenamente en su pareja y luego aparecen enfermas, incluso con padecimientos que no son el VIH, aclaró la psicóloga González.

“Las noches de fiesta son impredecibles, sales de la casa con una idea, pero imagínese, hay mil cosas que pueden pasar, si una muchacha se pone para mi, entonces tengo que responder, si no hay condón me preocupo, pero nunca pienso en la posibilidad de contraer una ITS”, ilustró Alexander*.

Laura* explicó que ella exige la protección, “las descargas son lo mío, es una diversión sin compromiso, pero me cuido, jamás tengo sexo sin preservativo, a veces hasta pido que se pongan dos, la calle está mala y hay una pila de enfermedades por ahí”.

Las descargas casuales en la sociedad cada vez son más comunes, no solo de los jóvenes, algunos adultos también buscan placer en este tipo de relaciones. “Cuando ofrecemos charlas educativas explicamos los riesgos de mantener relaciones ocasionales, no las criticamos, ni las condenamos, solo llamamos al uso consiente del preservativo”, aclaró Eduardo Sánchez, colaborador del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX).

Los hombres homosexuales son los más vulnerables al SIDA, pues una vez penetrados, algunas partes pueden dañarse y esto permite el contacto con la sangre durante la eyaculación, de ahí que sean los más afectados en el país, explicó Ricardo Beltrán, doctor del Centro de Prevención del municipio Diez de Octubre.

“Los gays somos más propicios para contagiarnos, pues muchos de nosotros no podemos aparecernos en la casa con una pareja, nuestros padres y la sociedad no acaba de aceptarnos aunque digan que sí, entonces todas las relaciones son ocasionales y las que duran no es por mucho tiempo”, explicó Roberto*, un joven homosexual de la capital, portador del VIH.

No es solo SIDA

Aún cuando las personas temen por el VIH, esta no es la única enfermedad a la que están expuestos. Gonorrea, sífilis, hepatitis, clamidia y papiloma humano figuran en la larga lista de las infecciones que pueden afectarlos en la actualidad.

Zulema Espino, doctora del policlínico Raúl Gómez, en el municipio Diez de Octubre, explica que los individuos no entienden la necesidad de usar el condón, pues más allá del SIDA existen posibilidades de contraer otras enfermedades que ponen en peligro su vida y  su capacidad de reproducción.

“Un ejemplo de esto es la gonorrea, que entre otras cosas puede dejar estéril a ambos sexos, produce secreciones en el pene y la vagina, ardor al orinar y defecar y pérdida de sangre en las mujeres entre menstruaciones”, agregó la doctora. 

Mauricio* tiene 40 años y manifiesta que una vez tuvo sífilis, al principio no lo sabía y las llagas se hacían cada vez más extensas, “mis amigos me decían que eran por el sol, que mi piel era débil, pero cuando comencé a verlas en la palma de las manos y la planta de los pies, fui al médico. Gracias al tratamiento intensivo me curé y evité llegar a la parte más peligrosa”, dice.

Si un paciente no es tratado a tiempo y llega a la etapa terciaria de la sífilis, pone su vida en peligro, la enfermedad puede ocasionarle trastornos mentales y neurológicos, ceguera, anomalías cardiacas. En esa etapa no puede transmitir la bacteria, pero cae en una fase de deterioro que termina con la muerte, explicó la doctora Espino.

Otra bacteria que las personas no conocen suficientemente es el papiloma humano, transmitida principalmente por vía sexual, aunque en piscinas y baños los pacientes pueden adquirirla también; entre los principales síntomas está el ardor en la vagina que produce una sensación de quemadura durante el sexo, así como pequeñas verrugas en la zona ano-genital tanto en hombres como mujeres, puntualizó Espino.

La cura, educación sexual

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuándo habrá una cura, se estudia a cada hora la posibilidad de detener el SIDA. Aún cuando se notan grandes avances hasta ahora lo más correcto y certero es conocer la enfermedad y cómo prevenirla.

Encuestas de la Oficina Nacional de Estadísticas revelan que en el país más del 99 por ciento de los habitantes han oído hablar del VIH, en igual porcentaje están los que conocen al menos una manera de protegerse y más del 50 por ciento conoce tres vías para evitarlo, aunque las investigaciones demuestran un crecimiento sostenido de casos.

Yudelkis Oliva, estudiante de Telecomunicaciones en el Instituto Politécnico José Antonio Echeverría, manifiesta que cada vez que puede va a las charlas sobre educación sexual, gracias a eso sabe a lo que se enfrenta y cómo protegerse, un preservativo nunca falta en su cartera, “las mujeres también debemos tomar  la iniciativa, el condón no es cosas solo de hombres, la protección es para ambos”.

En el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin, las charlas educativas no son muy comunes, “cada vez que sale el tema es por precauciones que tenemos nosotros, no porque nadie nos hable de ello, creo que es un tema tan importante como las clases en esta etapa de nuestra vida y deberían atenderlo más”, dijo Heather Hidalgo-Gato, estudiante del duodécimo grado.

Manifestó, además, que esto no solo sucede en su preuniversitario, pues sus amigos le comentan preocupaciones que no saben cómo evacuar: “Solo una cosa tenemos claro, el condón es lo más seguro para la protección de nuestras existencias”.

Ana ahora vive con el VIH, lejos de estar deprimida como al principio, aceptó su condición gracias a los psicólogos y doctores que la atienden, participa en los proyectos de prevención y quiere comenzar la Universidad, que al fin no es un sueño del todo perdido, ya no se lamenta de “por qué a ella”, más bien cree que su destino es ayudar a los demás, a través de sus experiencias.

Pie de fotos: Folletines informativos sobre los riesgos de contraer enfermedades venéreas y las ventajas del sexo seguro y muestra de condón en forma de folleto para explicar su uso correcto.

*Los nombres fueron cambiados a petición de las fuentes.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: Por bloques temáticos.
Tipo de conclusiones: De cierre del tema.

Tema: Las ITS en el país y su estado actual.

Objetivo Principal: Demostrar que las ITS en el país siguen afectando a los jóvenes por falta de experiencia e información.

Objetivos Colaterales: 1) Exponer la incertidumbre de los jóvenes que se enfrentan al sexo. 2) Mostrar que algunos buscan vías no convencionales para ganar dinero. 3) Aclarar desde el punto de vista clínico, psicológico y epidemiológico cuál es la situación de las ITS en el país.

Estrategia de fuentes.

Documentales:

Páginas de Internet las ITS, en busca de datos que demuestren los avances y riesgos en este sector médico.

Informaciones de la Oficina Nacional de Estadísticas, que aporten datos concretos sobre la situación en el país.

No documentales:

Los nombres de los implicados no aparecen reflejados para proteger su identidad, ellos son el hilo conductor, pues a través de sus historias introducen los temas.

Yudelkis Oliva, estudiante del ISPJE, comparte su forma de pensar para demostrar una posición.

Raquel Pérez, colaboradora de Línea Ayuda, explica si la situación de Ana es común y cuántas llamadas en busca de ayuda reciben al día.

Ricardo Beltrán y Zulema Espino, doctores, explican los daños de las enfermedades.

Victoria León y Sandra González, exponen psicológicamente qué podría suceder en los casos propuestos.

Juicios:

Valorativos: Especialistas en la materia.

Opináticos: Los implicados y Yudelkis Oliva.

Tipo de fuentes:

Especialistas: Ricardo Beltrán, Zulema Espino, Sandra González y Victoria León.

Implicados: Ana, David, María, Patricia, Mauricio, etc., Yudelkis Oliva.

Hecho: Jóvenes que se contagian de las ITS diariamente en el país.

Antecedentes: Aumento de los casos de VIH en el país desde el primer caso.

Contexto: En Cuba y el mundo se estudian las posibilidades de encontrar la cura para el VIH/SIDA, pero todavía la vía mas efectiva es la protección.

Proyecciones: Extender los proyectos con más propaganda visual en todas las provincias. Aumentar las charlas educativas en los centros docentes.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris