Facebook Twitter Google +1     Admin

A CAMISA QUITADA Y PUÑO CERRADO

20140302202432-rosalia.jpg

Hasta el cierre de marzo se impusieron 41 991 multas en la capital por una cuantía de 7 500 000 pesos, en el enfrentamiento a delitos, indisciplinas sociales y hechos de corrupción.

ROSALIA CARMONA LEDDESMA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

-¡Fíjese!, mire a ver dónde se va a meter, porque me voy a bajar del asiento. Estas fueron las palabras de un anciano, que en apariencia rebasa fácilmente los setenta años, en medio de la ruta recorrida por el P1 un viernes como otro cualquiera. A la guagua no le cabía un pasajero más y el calor incomodaba a todo el personal.

Estaba ubicada frente a él, sin espacio, por lo que respondí a su reclamo: -Señor, no tengo lugar para donde moverme, intente bajarse cuidadosamente. En fracciones de segundo sentí que mi pierna estaba siendo raspada violentamente por las botas del señor. No obstante, me gritó: -¡Y no me empujes!

Resulta frecuente encontrarse estos fenómenos en la calle. Eso, sin contar que en el ómnibus la mayoría de las personas ya no paga, tiran basura por la ventanilla, en reiteradas ocasiones no dan el asiento que corresponde a las embarazadas y niños, colocan cerca de cualquiera una bocina con música extremadamente alta…

Aparejadas con otras infracciones y violaciones al código ético, tales indisciplinas escapan diariamente de las puertas de la guagua para deambular por todas partes.

Xiomara Castro, funcionaria de la Comisión Permanente de Trabajo de Legalidad, Defensa y Orden Interior del órgano de gobierno en La Habana, informó que en el enfrentamiento a las ilegalidades, las indisciplinas sociales y los hechos de corrupción, hasta el cierre de marzo (2013) se impusieron 41 991 multas por una cuantía de 7 500 000 pesos, cifras superiores a las de años anteriores.

Maray Mederos Robaina, funcionaria provincial en La Habana de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), declaró que durante la última sesión ordinaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la capital, fueron analizados por los delegados como problemas esenciales las ilegalidades de las viviendas y las regulaciones urbanísticas, las vinculadas a la comercialización de productos, prestación de servicios y el trabajo por cuenta propia.

“Señalaron, además, las insuficiencias en la aplicación de la Resolución 60 sobre el Control Interno dictado por la Contraloría General de la República (CGR) y las conductas que atentan contra las normas de convivencia, tranquilidad y bienestar de la población”, agregó Mederos.

Un informe detallado de los resultados de la última sesión ordinaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la capital, evidenció que fueron impuestas ya más de 57 600 multas con una cuantía de 11 000 000 de pesos, dirigidas al enfrentamiento a la indisciplina social en sector estatal y privado, hechos vandálicos contra el ornato público y la higiene comunal.

INCURRIENDO EN LOS DELITOS

Sobre las ilegalidades en la vivienda y las regulaciones urbanísticas, Armando González, inspector del Instituto Provincial de la Vivienda en la ciudad de La Habana, expresó que detectaron más de 2 300 ilegalidades, siendo las más significativas la ocupación de suelo estatal por personas naturales y jurídicas, modificación de fachadas y el uso indebido de portal y franja de jardín para el ejercicio del trabajo por cuenta propia.

En cuanto a la comercialización de productos y prestación de servicios, la funcionaria Castro explicó que las principales deficiencias están relacionadas con las violaciones de precios, ausencia de los administradores, falta de higiene, introducción de mercancías, establecimientos sin ofertas de comestibles, inexistencia de tarjetas de estiba y normas técnicas, productos vencidos, medios de medición no certificados, entre otros.

Jesús Otamendiz, jefe del departamento de la Dirección de empleo en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, puntualizó que hasta marzo pasado se habían otorgado en la capital 221 402 licencias para el trabajo por cuenta propia, de ellas 190 860 por su propia entidad, 15 471 por el Ministerio del Transporte y 11 737 por el Instituto Nacional de la Vivienda.

“Dentro de las principales ilegalidades en esta modalidad están realizar la actividad sin licencia, el origen desconocido de materias primas y materiales, comercialización de productos no autorizados, contratación de trabajadores sin licencia y evasión del impuesto que le corresponde”, comentó Castro.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, producto de violaciones en el ejercicio del trabajo por cuenta propia se han impuesto algo más de 15 000 multas, por violaciones del transporte privado unas 7 000 y otras 2 000 a boteros y bicitaxis ilegales, así como se ha solicitado el retiro de 1 435 licencias.

HURGAR EN LAS CAUSAS 

Como refiriera El General de Ejército Raúl Castro Ruz, en el más reciente período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los difíciles años del Período Especial, conjuntamente con las limitaciones económicas, trajeron aparejado un resentimiento lamentable de los valores. Una intensa acometida por la supervivencia, que dio riendas sueltas al desentendimiento, al proceder que, aunque ilícito o mal visto, ayudaba a subsistir; al gesto que, aunque incorrecto, resultaba “la salvación para cumplir mi fin casi primario, mi objetivo”.

“Hemos percibido con dolor, a lo largo de los más de 20 años de Período Especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás”, destacó Raúl.

En este sentido, Mayra Ordaz Hernández, licenciada en Psicología y profesora asistente de la Universidad Hermanos Saíz, de Pinar del Río, comentó que esta pérdida de valores en los ciudadanos viene acrecentándose desde hace varios años: “La concentración de los esfuerzos personales, mientras se acuna como algo natural lo mal hecho, desarrolla un sentido justificatorio en los individuos, al punto de que se cometen indisciplinas sociales. Asimismo, se genera un modo de reflexión individualista del ser humano”.

Para María*, de 45 años, los valores no son lo más importante. Ella discurre que “la vida está muy dura, por eso hay que pensar así: si no me marcho temprano del trabajo, no resuelvo mis asuntos; no llego a tiempo si no me cuelo en la guagua; como no veo un cesto, voto la basura aquí mismo; tengo que comprar más de 20 jabones ahora porque después no hay, ¿el que no alcance? No me interesa”.

Laura* tiene 26 años y considera que está en manos de las nuevas generaciones apoyar a la educación del pueblo cubano y rescatar así muchos de los valores olvidados: “Para ello es fundamental el apoyo que nos brinde la sociedad a los jóvenes y la familia en particular, para impulsar una correcta formación desde pequeños”.

Por otra parte, Cándida*, de 67 años, sostiene que ya es demasiado tarde para corregir tanta desfachatez. “En mi época existía mucho respeto y educación formal. Hoy los jóvenes no saben hablar, si no dicen al menos una mala palabra no se sienten a la moda. Esto ya no lo arregla nadie”, comenta.

“Últimamente, culpan solo a los jóvenes de ser maleducados. He tenido problemas, casi siempre innecesarios, con muchas personas mayores que olvidan por completo su postura y educación. Quizás no seamos los únicos “perdidos”, afirmó Marien*, de 19 años.

“La esquina de mi casa es particular, como dice el dicho. La han tomado de basurero sin necesidad. El mal olor es insoportable y quien sabrá de cuantas infecciones pudiera contagiarme. Se ha perdido el respeto”, sentenció Maribel*, ciudadana de 32 años. 

“QUIEN NO LA DEBE…”

Xiomara Castro, al referirse a los hechos de corrupción, informó que se reportaron de enero a abril de 2013 la ocurrencia de 220 sucesos delictivos en 17 entidades, con un perjuicio económico de 2 000 000 de pesos y 28 600 CUC. Los organismos afectados fueron Comercio, Salud, Educación, Gastronomía, Transportes, la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria, el Consejo de la Administración municipal de La Lisa y el Mercado Agropecuario.

Ismaris Peinado, funcionaria de la Oficina Nacional de Arrendación Tributaria (ONAT), planteó que aunque la entidad perfecciona su accionar, no cuenta aún con la fuerza y la tecnología necesarias para enfrentar algunos de estos problemas. De ahí que se mantienen más de 49 300 deudas, por un monto de millones de pesos de personas naturales que están en proceso de conciliación y depuración para definir su situación.

Según la especialista Castro, la Comisión Permanente de Trabajo valoró de positiva la aplicación de las regulaciones establecidas hasta ahora para prevenir las ilegalidades. Sin embargo, aunque fue reconocido un nivel de enfrentamiento, los resultados alcanzados distan de lo que necesita la ciudad en este instante.

Las principales vulnerabilidades del control económico que propician delitos y hechos de corrupción han sido identificadas en la no certificación de la contabilidad, el incumplimiento de las normas de control interno y administrativo, la falta de personal en las áreas contables, una selección inadecuada de ese personal y malas condiciones para su trabajo.

Juan Alberto* fue contador durante 12 años de uno de los Bancos de Crédito y Comercio con que cuenta el país. Hace apenas dos años que fue expulsado de su puesto por desvío de recursos y extracción de efectivo de la entidad. “Me arrepiento de lo que hice, pero en aquellas circunstancias solo pensé en mejorar la situación económica de mi familia”, subrayó. 

En el caso de Enriqueta*, antigua cajera de una oficina de Correos de Cuba, confesó mantener un negocio con sus clientes, relacionado con la extracción ilegal de dinero de las tarjetas pertenecientes a los médicos y deportistas que se encontraban en misiones internacionalistas. Al respecto, alegó que las ganancias que obtuvo fueron a costa de su sacrificio y no considera que robó al estado, sino que fue un simple acuerdo entre ella y esas personas.

Si de víctimas se trata, Yamirys*, madre soltera, reclamó haber sido estafada muchas veces por determinados empleados de algunas empresas estatales: “La gente es muy inconsciente, ya no le preocupa el bienestar ajeno, solo el propio”.

SIN CONTEMPLACIÓN CON LOS ERRORES

En aras de contrarrestar estos daños, la funcionaria Castro propuso analizar en profundidad las faltas cometidas, tomar rigurosidad y agilidad en las medidas aplicadas a los infractores, incrementar el control de la efectividad de los trabajadores en los consejos de dirección, así como fortalecer la auditoria en todos los niveles, hacerlas sistemáticas y de carácter preventivo, no de autopsias como está sucediendo donde ya no hay nada que hacer.

No solo es importante trabajar con agilidad en la solución de los casos y exigir que las direcciones provinciales ejerzan sus funciones metodológicas y de control a las entidades subordinadas, también es necesario fortalecer la educación de las generaciones presentes y asegurar la de las futuras. Combatir contra la pérdida de valores, tan extendida hoy en la sociedad, es una tarea que requiere de la paciencia y el empeño de todos. Eso sí, debe hacerse, si es preciso, a camisa abierta y puños cerrados. Hay errores que no permiten contemplaciones.

*Los nombres fueron cambiados a petición de las fuentes.

Pie de fotos: La pérdida de valores en el pueblo cubano influye poderosamente en la proliferación de indisciplinas sociales.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos. También de contrapunto, pues en el trabajo hay una continuidad de opiniones diversas y estas se suceden en un determinado tema o idea que tiene su origen en el conflicto abordado.
Transiciones: Se utilizan los subtítulos, así como las conjunciones adversativas para lograr el contraste como: pero, sin embargo, aunque… De manera general fueron empleadas para dar sentido de continuidad durante todo el reportaje.
Tipo de cierre: Proyectivo y de instancia a la acción. 

Tema: La pérdida de valores y su influencia en las indisciplinas sociales, la corrupción y las ilegalidades.

Objetivo principal: Demostrar cómo la pérdida de valores en la sociedad cubana acrecienta el potencial de las indisciplinas sociales, la corrupción, las ilegalidades y otros males sociales. 

Objetivos Colaterales:  1) Intentar ofrecer una explicación acerca de la conducta inadecuada que asumen las personas que han incursionado en hechos ilícitos, a partir de las experiencias de algunas. 2) Exponer la reacción y las opiniones del pueblo ante la extensión y el aumento considerable de los males sociales y la pérdida de valores. 3) Ofrecer los posibles antecedentes en Cuba que provocaron el incremento de la pérdida de valores. 4) Exponer las causas fundamentales que generan el deterioro de valores en la población cubana y con ello, el aumento de las ilegalidades e indisciplinas sociales. 5) Conocer las experiencias de personas perjudicadas por tales infracciones. 6) Determinar la repercusión del fenómeno en el contexto de la capital. 7) Presentar las valoraciones de los especialistas en aras de contrarrestar el deterioro de los valores y las indisciplinas sociales. 

Estrategia de fuentes: 

Documentales:

Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Consulta del informe con los resultados de la última sesión ordinaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la capital.

Consulta del discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, en el más reciente período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

No Documentales:

Xiomara Castro, funcionaria de la Comisión Permanente de Trabajo de Legalidad, Defensa y Orden Interior del órgano de gobierno en La Habana.

Jesús Otamendiz, jefe del departamento de la Dirección de empleo en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Mayra Ordaz Hernández, licenciada en Psicología y Profesora Asistente de la Universidad Hermanos Saíz, de Pinar del Río.

Los expertos fueron consultados para  conocer la cifra de multas impuestas en el enfrentamiento a las indisciplinas sociales; las principales deficiencias en cuanto a la comercialización de productos y prestación de servicios; las licencias otorgadas para el trabajo por cuenta propia; las principales ilegalidades en esta modalidad; para determinar las causas fundamentales de la pérdida de valores en los ciudadanos; el comportamiento de los hechos de corrupción; posibles soluciones ante los estos maleficios. Ellos ofrecieron juicios analíticos, valorativos y proyectivos.

Maray Mederos Robaina, funcionaria provincial en Ciudad de La Habana de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR).

Armando González, inspector del Instituto Provincial de la Vivienda en Ciudad de La Habana.

Ismaris Peinado, funcionaria de la Oficina Nacional de Arrendación Tributaria (ONAT).

Los especialistas se consultaron para conocer sobre las ilegalidades en la vivienda y las regulaciones urbanísticas; el funcionamiento de la Oficina Nacional de Arrendación Tributaria (ONAT) y las ilegalidades más reiteradas. Ellos aportaron juicios analíticos y valorativos.

María*, de 45 años; Enriqueta*, extrabajadora de una Oficina de Correos de Cuba; Juan Alberto*, extrabajador de BANDEC.

Los protagonistas fueron interrogados para conocer, a través de sus experiencias personales, los motivos que impulsaron a estas personas a asumir las indisciplinas sociales. Ellos ofrecieron juicios analíticos y valorativos.

Marien*, de 19 años; Maribel*, ciudadana de 32 años; Yamirys*, madre soltera.

Los implicados permitieron conocer sus experiencias personales y las razones por las que fueron perjudicados. Ellos emitieron juicios analíticos y valorativos.

Laura, joven de 26 años; Cándida*, señora de 67 años.

Los no implicados posibilitaron conocer la reacción de las personas ante el fenómeno de las indisciplinas sociales y la pérdida de valores en la sociedad, desde diferentes puntos de vista. Ellos dieron juicios disyuntivos y valorativos. 

Soportes:

Hecho: Hasta el cierre de marzo se impusieron 41 991 multas en la capital por una cuantía de 7 500 000 pesos, en el enfrentamiento a delitos, indisciplinas sociales y hechos de corrupción.

Antecedentes: Los difíciles años del Período Especial, conjuntamente con las limitaciones económicas, trajeron aparejado un resentimiento lamentable de los valores. Una intensa acometida por la supervivencia, que dio riendas sueltas al desentendimiento, al proceder que, aunque ilícito o mal visto, ayudaba a subsistir; al gesto que, aunque incorrecto, resultaba la salvación para cumplir fines casi primarios. A lo largo de los más de 20 años de Período Especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad se han perdido ante los problemas de los demás. La pérdida de valores en los ciudadanos viene acrecentándose desde hace varios años.

Contexto: El incremento considerable de la pérdida de valores en la sociedad y con ella, de las ilegalidades, hechos de corrupción e indisciplinas sociales. La repercusión del fenómeno en el contexto de la capital. El aumento considerable de las multas por las ilegalidades en los distintos sectores. 

Proyecciones: El empleo de nuevos métodos y el reforzamiento de los ya elaborados, a fin de contrarrestar este fenómeno en la sociedad. 
 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris