Facebook Twitter Google +1     Admin

EL IMPERIO DE LAS ALBAÑALES

20140622040511-irelys.jpg

La populosa barriada del Ceferino Fernández, en  la capital provincial de Pinar del Río, afronta desde el año 2012 una crítica situación en su red de alcantarillados.

Texto y fotos:
IRELYS SERRANO ACOSTA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Para una vida consistente y saludable es necesario el confort del hogar, pero, ¿qué pasaría si al llegar a casa encuentra un salidero de aguas albañales que inundan la entrada y abundantes insectos que esperan para ofrecerle la acogida?

Los desechos colman las calles 8, 12, 14 y 16 del reparto Ceferino Fernández, en la ciudad de Pinar del Río. Al igual que  tres veranos atrás, sus habitantes esperan una solución que ponga punto final a la  pesadilla.

Mari Monterrey, representante del Partido, perteneciente a la zona 34, explica: “El reparto fue construido hace años con una capacidad mínima de viviendas. Actualmente existen más de 3 000. Las personas han  edificado sobre las tuberías, y este es uno de los motivos por los que hoy atravesamos semejante situación”.

Muchas de las viviendas exhiben severas tupiciones en las tuberías,  propiciadas por el desborde de aguas residuales en el interior de los hogares, algo que causa gran desesperación entre los vecinos de la zona.

De Acueducto al MICONS

Con anterioridad, la Unidad Empresarial de Base de Acueducto y Alcantarillados (UEB) y la brigada Integral de Viales sustituyeron algunos metros de tuberías en zonas de la calle 8 y 16 y en el vertimiento  del río Guamá.

Para ello emplearon tuberías de ciomex (comprimidos de áridos de 16 pulgadas) y asbesto cemento (12 pulgadas). Sin embargo, esto no constituyó una solución definitiva porque el deterioro general de la red exigía más acciones.

Roberto Capote Amador, especialista en mantenimiento de la UEB de Acueducto y Alcantarillados, plantea: “Nosotros nos hicimos cargo al principio, pero no teníamos las condiciones necesarias para llevarlo a cabo y entonces decidimos contratar al Ministerio de la Construcción (MICONS) para acometer la obra”.

Promesa “futurista”

A los vecinos de la calle 8 les preocupa la información ofrecida en una de las asambleas de rendición de cuenta, realizada en septiembre de 2012, en la que les aseguraron que entre los recursos solicitados estaban comprendidas las tuberías para el agua hasta el punto necesario en sus viviendas, en estos momentos, no hay definición sobre el tema y más allá  del costo les interesa saber cómo, cuándo y en qué lugar adquirirlas.

Esther Acosta, residente en el lugar, alega que hace tres años vive con la dificultad del alcantarillado, “cuando llega el agua potable si no pongo rápido la bomba para los tanques se une la pura con la infectada por los desechos caseros y todo es un caos, pero hasta ahora no se ha resuelto nada porque dicen que no hay presupuesto”.

Gardenia López, vecina de la propia calle, señala que su nieto de dos años de edad vive en medio de toda esa inmundicia, “en mi casa no se puede comer ni dormir en paz, además, abundan las moscas y los mosquitos; la vida se nos hace imposible también por  la fetidez de los drenajes pluviales”.

Por su parte, María Magdalena Marín Hernández, otra de las lugareñas, señala  que hace diez años  construyó una zanja frente a su casa para que el agua infestada no se esparciera, pero actualmente  cubre todo el costado de la vivienda y aún no se encuentra solución, pues las tuberías que necesitan  al parecer no las hay y lo único que queda es esperar.

A su vez, Roberto Pérez Hernández, vecino de la calle 8, refiere que  el “Capó”, como se le conoce a esta zona residencial, es un caso aparte en la provincia, Salud Pública no admite tan siquiera la solicitud de permiso para el trabajo por cuenta propia, “aquí no  existen condiciones provechosas para ello.  Y para mí tienen toda la razón en hacerlo, porque el reparto está en ruinas y si no lo rescatan dentro de poco, se hunde”.

La vida sigue igual

Después de tres años de espera y gracias al apoyo de un trabajo investigativo del periódico Guerrillero titulado “Reinician alcantarillado en Ceferino Fernández”, en el mes de marzo los pobladores del Capó recibieron la ayuda que tanto anhelaban por parte de la brigada número uno, perteneciente a la Empresa de Construcciones Industriales (ECOAI).

Gabriel Venereo Ramos, coordinador del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) en la zona 34, señala que anteriormente no había fondos para realizar la obra, pero  en estos momentos  la provincia aprobó un presupuesto de 1 300 000 pesos en moneda nacional para llevar a cabo la restauración de las tuberías y alcantarillados del reparto Ceferino Fernández.

Raymundo Vasante, vecino de la calle 14, recuerda que al principio existía una grave situación con los trabajadores de Acueducto, pues llegaban tarde y carecían de muchos instrumentos,  no se notaba el menor avance. Agrega estar muy conforme con la labor desempeñada hasta el momento por la brigada del MICONS.

Rey Palacio, presidente del CDR número uno, en el reparto, asegura que la primera calle reparada por  la brigada de Acueducto  en  2012  se encuentra en estos momentos en las mismas condiciones que al principio, “pero hoy, gracias al MICONS, poco  a poco todo se está resolviendo”.

Los constructores comenzaron las labores, pero  la magnitud de las acciones les dificulta el avance. Emplean tuberías plásticas de ocho pulgadas de diámetro en la red madre y de 16 en las acometidas de cada casa, esperan con ello que no se repita la situación, gracias a la calidad del producto utilizado.

Pero, desgraciadamente, todo lo que concierne a la brigada del Ministerio de la Construcción no es color de rosa. Comienzan los inconvenientes y las desavenencias, los instrumentos se deterioran, las obras pierden calidad y los vecinos permanecen desinformados en cuanto a los motivos de tales percances.

Varias acometidas de la red hidráulica han sido dañadas durante las excavaciones y carecen de los recursos idóneos para su reparación, pues empalmes hechos con ligas u otras  “innovaciones” no ofrecen la seguridad y durabilidad que esperan de ese mantenimiento. Las improvisaciones no son la solución que  requiere un problema de tal dimensión.

Luis Roig, director del ECOAI, alega que tenían previsto finalizar en 2014, pero desafortunadamente, puede que tomen también gran parte del próximo año, dadas las dificultades: “En estos momentos estamos parados porque necesitamos una tubería de alta densidad y no la hay en el país, se han presentado también otras necesidades en disímiles ocasiones que han atentado contra la calidad y rapidez de la fragua”.

Resulta difícil  entender el por qué no implementan un sistema para el acarreo de materiales y su protección cerca de la obra, así  limitarían  interrupciones para buscar recursos.

Inmunes… ¿por  cuánto tiempo?

Raúl Hidalgo, médico del consultorio que da atención a los pobladores, manifiesta que existen personas mayores con diabetes, “ello es preocupante, pues por cualquier incidente estarían en riesgo sus vidas”. Añade que los niños pueden contraer cualquier infección debido al ambiente en el que habitan: “Hay un caso muy alarmante en la calle Ocho, se trata de una mujer de 38 años con cáncer terminal, cuya casa es una de las más  perjudicadas en cuanto a  salideros y  tupiciones”.

Según el doctor Hidalgo, el problema no ha trascendido a daños mayores y hasta el momento no hay ningún caso de dengue, ni leptospirosis u otra amenaza de gran repercusión, pero si no se soluciona el problema solo es cuestión de tiempo para que algo semejante suceda.

“No hay desastre que no arregle cualquier sastre”

El reinicio del trabajo con toda la seriedad y disposición posible alberga la solución para los residentes de esta comunidad que durante años han aguardado por una salida para sus problemas. La extensa espera sin aún un avance palpable hace comprensible las muestras de escepticismo ante  irregularidades con el avance de la obra o falta de información sobre ella.

Es cierto que el proyecto necesita de un gran presupuesto para su terminación, pero si los constructores  ponen un poco más de su parte los inconvenientes disminuirían, las paradas innecesarias y molestas cesarían y las jornadas de trabajo serían mejor aprovechadas.

Hasta el momento, ninguna de las empresas a cargo ha mostrado el profesionalismo requerido para una construcción de tal naturaleza. Es preciso  tomar conciencia de la importancia que posee para un inmenso número de personas la conclusión de cada tarea con resultados satisfactorios.

Ahora es tiempo de trabajar con precisión y aprovechar al máximo cada jornada, mejorar el nivel de acarreo de materiales y demás  aspectos que ponen en riesgo la eficacia de la reconstrucción de la red de alcantarillados en el reparto Ceferino Fernández.

Pie de fotos: El reparto Ceferino Fernández afronta una dramática situación en cuanto a su alcantarillado.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo
Tipo de entrada: De presentación.
Tipo de cuerpo: Bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Muletillas.
Tipo de cierre: De instancia a la acción.

Tema: Situación en el alcantarillado del reparto Ceferino Fernández, en la ciudad de Pinar del Río.

Situación problémica: Hace años el reparto carece de una red de alcantarillados. En  2012 la Unidad Empresarial de Base  de Acueducto y Alcantarillados del municipio de Pinar del Río asumió las labores de reparación y mejoramiento. Varios fueron los inconvenientes y se decide entregar al MICONS este proyecto que,  después de tres años, se retoma  y no con la mejor calidad.

Objetivos colaterales: Dar  a conocer la situación que afronta el reparto Ceferino Fernández, después de tres años de espera por una solución. Mostrar la necesidad y las carencias con que viven los residentes del Capó a través de una contrastación de fuentes.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Reinician alcantarillado en “Ceferino Fernández”, publicado en el periódico Guerrillero, el día 22 de noviembre de 2013.

Activas:

Mari Monterrey, delegada de la zona 34. Testigo. Emitió un juicio analítico.

Roberto Capote Amador, especialista en mantenimiento de la UEB de Acueducto y Alcantarillados. Especialista. Brindó un juicio sintético.

Esther Acosta, residente en el reparto. Implicada, testigo. Emitió un juicio hipotético.

Gardenia López, vecina de la propia calle. Implicada, testigo. Dio un juicio de valor.

María Magdalena Marín Hernández, otra de las lugareñas. Implicada, testigo. Emitió un juicio hipotético.

Roberto Pérez Hernández, también vecino de la calle Ocho. Implicado, testigo. Ofreció un juicio de valor.

Gabriel Venereo Ramos, coordinador de la zona 34. Oficial, testigo. Emitió un juicio analítico.

Raymundo Vasante Fernández, vecino de la calle 14. Implicado, testigo. Dio un juicio de valor.

Rey Palacio, presidente del Comité de Defensa de la Revolución número uno en el Reparto Ceferino Fernández.  Implicado. Ofreció un juicio de valor.

Luis Roig, director del ECOAI. Oficial. Brindó un juicio hipotético.

Raúl Hidalgo, médico del consultorio que da atención a los pobladores. Especialista, Testigo. Emitió un juicio de valor.

Soportes:

Hecho: Se retoma la reconstrucción del alcantarillado en el año 2014.

Antecedentes: Hace tres años que está en planes la reconstrucción del alcantarillado de este reparto.

Contexto: A pesar de las quejas por parte de la población del reparto no fue hasta ahora que se retomó la reconstrucción del alcantarillado y aún así no se resuelve el problema, pues existen inconvenientes y desacuerdos entre los encargados de la fragua y los perjudicados por la situación.

Proyecciones: Compromiso por parte de los trabajadores del MICONS para evitar las pausas innecesarias, cuidar más los instrumentos de trabajo y mantener siempre informados a los lugareños de cualquier percance que no esté en sus manos resolver y entonces sea motivo de una parada en el mantenimiento.

Tipos de Juicios: Analíticos. Hipotéticos. De valor. Sintéticos.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris