Facebook Twitter Google +1     Admin

UN DOLOR SIN PALABRAS

20141010180953-nina.jpg

NGA TRAN THU,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Vietnam es un país desarrollado en la cultura, pero en él hay muchos problemas. Existe una gran violencia en las familias. Esta situación tiene consecuencias y necesita la búsqueda de una pronta solución.

La familia es un lugar en el que aprendemos a conocernos, a relacionarnos, a comunicarnos y donde nos convertimos en hombres y mujeres. Por esta razón, la familia desempeña un rol muy importante en la formación de los niños y las niñas.

Esta debe ser un lugar en el que exista afecto, buena comunicación, comprensión, respeto y formas adecuadas de resolver nuestros conflictos. Por distintas razones, a veces nuestro hogar se transforma en un lugar en el que hay violencia y malos tratos, donde tenemos temor, intranquilidad e inseguridad

Nos relacionamos a gritos, golpes e insultos. Esto no es normal y cuando sucede es probable que estemos viviendo violencia intrafamiliar.

Es importante saber que estos actos afectan a muchas personas en Vietnam y en el mundo entero, no importando a qué clase social pertenezcan, qué religión tengan o la edad de sus integrantes. Para poner fin a los malos tratos y los abusos en la familia, es necesario pedir ayuda.

La profesora vietnamita Nguyen Huong Ly, directora del Centro de Investigación de Género y Desarrollo, expresó en su artículo Luchadora contra la violencia doméstica que enttre las principales causas cabe destacar la pobreza, el alcoholismo y un modelo de roles unilateral. Un proyecto apoyado por el grupo de apoyo de la familia,  llamado La Cosude, ofrece, a pesar de todo, resultados alentadores gracias, en primer lugar, a los grupos de trabajo con los maltratadores y con las víctimas.
Según investigaciones de centro nacional de atención a la familia, podemos encontrar tres tipos de violencia:

--El maltrato infantil se produce cuando la violencia afecta a niños, niñas y adolescentes menores de 18 años y es ejercida por los padres cuidadores.

--Según el tipo, la violencia puede ser de pareja o violencia doméstica cuando afecta a algún miembro de esta, la forma de violencia se da principalmente de los hombres hacia las mujeres.

--Otro tipo es la ejercida contra los adultos mayores cuando el maltrato afecta a los abuelos o abuelas de una familia, es decir, las personas de la tercera edad.

La violencia doméstica es un problema global que deja muchas secuelas graves en las personas, especialmente en las mujeres, y Vietnam no es una excepción.

De acuerdo con Nguyen Vi Thanh, director del Instituto de Estudios Sociales de Vietnam, el 82 por ciento de los hogares rurales del país y el 80 por ciento de los hogares de la ciudad, registran casos de violencia doméstica. La investigación destaca que de estas cifras, entre el 9 y el 10 por ciento las víctimas son hombres.

Lo que habría que destacar es que el 90 por ciento de los casos son mujeres. Sería bueno saber cuántas mujeres y hombres mueren a causa de la violencia doméstica, pero no parece haber datos oficiales en el país.

Las mujeres en Vietnam tienen una gran presencia social y muchas de ellas trabajan fuera de casa durante largas horas para conseguir sacar a la familia adelante porque con el sueldo del marido no es suficiente. Sin embargo, es fácil ver la sumisión de estas.

Hay un gran problema, ellas saben que no pueden solas con una familia, nadie les dio una solución mejor.

“La familia es el pilar en Vietnam. Lo que un familiar diga es algo casi sagrado, en un país donde gran parte de la población tiene como religión el culto a los ancestros y donde todos tienen un altar para presentar respeto a sus abuelos o familiares fallecidos”, se afirmó en la nota “La violencia en Vietnam“, de la periodista vietnamita Vu Ha Anh, publicada el martes 10 de diciembre del 1997 en el periódico Nhandan. 

Ahora necesitamos una solución sobre la violencia de las familias. Ningún ser humano merece ser maltratado ni golpeado. Es  una tarea de larga duración que tendría que situarse, sobre todo, en el plano de la conciencia, explica la periodista Vu Ha Anh. Muchos hombres siguen considerando normal golpear a sus mujeres, y muchas mujeres sufren esta violencia calladas y sin protestar porque creen que esa es su función en la sociedad.

Vietnam seguirá trabajando para eliminar este mal social. Un proyecto del Instituto de Estudios Sociales comentó que se reforzarán en especial las actividades en los centros de salud locales y en las escuelas.

Un artículo en un periódico vietnamita que también se escribe en inglés para su proyección internacional, llamado Thanh Nien News, abordaba precisamente este tema, planteando el hecho de la violencia doméstica como síntoma de la ruptura de las familias.

La familia es el pilar en Vietnam. En ella es muy normal vivir bajo el control de parientes aunque sean lejanos. Ellos dicen que es que se cuidan unos a otros, pero desde la perspectiva europea, parece más control que cuidado, en muchos casos.

Todo esfuerzo es poco, porque hace mucho tiempo se está haciendo y todavía no se tienen los resultados esperados, así que mientras más trabajemos para esto, será mejor.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris