Facebook Twitter Google +1     Admin

ENTRE VENENOS E INTRIGAS

20170205140811-tahis.jpg

El misterioso caso de Styles fue el primer libro de la escritora británica Agatha Christie.

THAÍS HERNÁNDEZ  LOMBAO,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,  

Universidad de La Habana.

No se podría hablar de la novela policíaca sin hacer referencia a la Reina del Crimen, Agatha Christie, conocida por obras como Las Manzanas, Intriga en Bagdad o Muerte en el Nilo;  pero pocos saben que ella, junto al meticuloso belga Hércules Poirot, descifraron su primer asesinato en 1920 con El misterioso caso de Styles. 

Este libro vio la luz gracias la editorial británica Dodd Mead & Company  Inc. y fue traído a Cuba bajo el sello de Arte y Literatura en 1978.

Valiéndose de una profunda descripción como principal acompañante de la fluida narración, además del uso de mapas, logra transportar a los  lectores a la de escena del crimen.

En esta ocasión, tomando como retablo el poblado de Essex, Poirot desarrolla su espectacular show detectivesco que mantiene en tensión hasta la última línea, e incita a reflexionar sobre la psiquis de cada uno de los sospechosos de la súbita muerte de la millonaria Emily Cavendish, propietaria de la mansión Styles.

Luego de que el doctor especula sobre un posible envenenamiento por estricnina, las intrigas entre los propios miembros de la familia van creciendo, ya que tanto los hijos de la difunta, John y Lawrence, su nuevo esposo Alfred Ingelthorp, las sirvientas y su nuera Mary, deseaban apropiarse de su dinero y propiedades.

Todos tenían cuartadas dudosas, pero el pequeño inspector belga deberá hacer uso de sus habilidades para discernir quién de todos es el asesino.

La historia está contada en la voz de Mr. Hastings, amigo común de los Cavendish y Hércules, quien posee gran fascinación por los  casos de misterio y ha sido fiel espectador de cada acontecimiento.

Según las pistas que se van develando, el texto conduce al lector por disímiles caminos y  como investigador en 200 páginas, presupone asesino a este o aquel, pero contrario a predicciones, el final siempre se envuelve en sorpresa inesperada.

Debido a este singular clásico,  Christie se insertó exitosamente en el mundo de la literatura policial, marcando su estilo propio, y convirtiendo a Poirot en uno de los detectives más famosos del mundo.

Ella no se redujo a relatar sobre malhechores, inspectores e intrigas, lo que muchos no conocen es que también dedicó parte de su tiempo al género romántico, mudando la piel de mitigadora de acertijos para convertirse en la enamoradiza  Mary Westmacott.

A diferencia de sus demás escritos, en este se aprecia una parte más humana del ingenioso policía, que demuestra ser capaz de cometer errores y sacar conclusiones apresuradas, detalles que va perdiendo con el transitar del tiempo hasta convertirse en la figura perfecta,  analítica y calculadora.

Más allá del ingenio del asesino, de la cuidadosa planificación de las conspiraciones, los rencores, las envidias e intentos por ocultar los hechos y las pistas, en El misterioso caso de Styles se demuestra una vez más que no existe crimen perfecto.

Pie de foto: Aunque la portada no hace honor al contenido, al abrirla se devela un excelente texto que logra captar la atención desde el inicio (Foto tomada del sitio ecured.cu).

05/02/2017 07:08 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris