Facebook Twitter Google +1     Admin

ROBO NO, RESCATE

20170421172206-patricia.jpg

Así afirmó José María García, protagonista del hecho que involucra los restos de  Antonio Guiteras y Carlos Aponte, asesinados en El Morrillo hace 82 años.

PATRICIA HERNÁNDEZ ACEVEDO,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

A 80 años de ser robados del Cementerio de Matanzas los restos de los combatientes revolucionarios Antonio Guiteras Holmes y Carlos Aponte, este peculiar pasaje de la historia de Cuba, es poco conocido y no se aborda en la mayoría de los textos históricos.

José María García, más conocido como El Viejo García, fue guardaespaldas de Guiteras y miembro de la dirección de la Joven Cuba desde su fundación. En 1937 robó los restos de su jefe y del venezolano Aponte, del lugar donde estaban enterrados desde 1935, El Morrillo, Matanzas, cuando fueron baleados por los hombres del entonces jefe de Ejército Fulgencio Batista, al intentar salir hacia México para desde allí organizar un movimiento que derrocara el régimen existente en la Isla.

Este hecho fue recogido por el periodista y hoy profesor de la Universidad de La Habana, Enrique Román, en su reportaje Doy a la Revolución a mis compañeros de 32 años, publicado por la revista Moncada en marzo de 1970. Según el escrito, un informe enviado al gobierno en 1968 indicaba que García guardaba los restos de ambos combatientes.

Ante tal denuncia, de inmediato comenzó la investigación. Se suponía que los restos aún descansaban en el Cementerio de Matanzas, ya que los osarios permanecían intactos. El Departamento de Seguridad del Estado, a cargo del caso, demostró la veracidad de la información y tras una larga búsqueda encontraron al Viejo, cuya única petición a cambio de devolverlos fue que se erigiera un monumento en honor a Guiteras.

Román explica que García aseguró haberse llevado los restos de Guiteras para “evitar toda especulación con la memoria del líder, o una posible profanación por sus asesinos y traidores”. Para él, la palabra no era robo, sino rescate.

Guiteras había significado mucho para el pueblo durante la Revolución de los años 30, por su posición en el Gobierno de los Cien Días, ya que representó el único momento de dirección revolucionaria en el país. Un hombre no solo de pensamiento, sino también de acción, pues se alzó en la Sierra e intentó bombardear el cuartel Moncada.

Al momento de morir, se dirigía a México con el propósito de preparar una insurrección armada y volver a Cuba para liberarla del régimen imperante. Esto, apoyado por el venezolano Carlos Aponte, ex coronel sandinista, que vivió durante mucho tiempo en la Isla, escapando de la represión desatada por las dictaduras en América Latina, según explicó el historiador René González Barrios al escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II, en el documental Los nuestros en TeleSUR.

En el documental, una vecina del Viejo cuenta a Paco Taibo que García había guardado los despojos de ambos en una caja de zinc galvanizada, separados, cubiertos por una bandera cubana y una venezolana. La caja permaneció muy bien escondida, tras una falsa pared en un pequeño cuarto abandonado de la casa que fuera su residencia en los años 30 del pasado siglo, cerca del barrio Pogolotti, en Marianao.

Actualmente, los restos de Guiteras y Aponte descansan en El Morrillo, desde el 8 de mayo de 1975. Allí también colocaron bustos en homenaje a ambos y una tarja en memoria de Guiteras, señaló Damarys Sánchez, trabajadora del lugar, ahora Monumento Nacional.

Curiosamente, en el Cementerio de Colón, en La Habana, un panteón tiene grabado el nombre de Guiteras, aunque realmente sus restos nunca estuvieron allí. De acuerdo con los registros del lugar, su tumba permanece como memorial en el cuartel N.O, Cuadro 12, Campo Común.

Esta historia no figura en la mayoría de los registros sobre la vida de Guiteras. Jorge Ibarra Vitar y Servando Valdés Sánchez, investigadores del Instituto de Historia, así como su vicepresidente Yoel Condovi Doñas, afirman que existe escasa información respecto al tema.

Según el historiador Valdés Sánchez, la única bibliografía que aborda el acontecimiento es el libro Antonio Guiteras, de José A. Tabares del Real, quien estuvo estrechamente vinculado con este suceso. Los libros de texto de historia destinados a la enseñanza regular no lo recogen.

Francisca López Civeiria, profesora de la Facultad de Historia de la Universidad de La Habana, Premio Nacional de Historia y coautora del libro de texto de preuniversitario, lo atribuye a la falta de espacio y el apretado programa de estudios para la asignatura de Historia de Cuba.

Para el momento en que entregó los restos, García ya tenía ochenta y tantos años y yacía en una cama de hospital. Después de salir de la clínica Cira García, nunca más se supo de él. Pero como expresara Román en su reportaje, su singular devoción tuvo un final justo: “Guiteras y Aponte regresaban a la revolución por la que habían dado su vida”.

Pie de fotos: 1-Antonio Guiteras Holmes es para algunos historiadores la figura más relevante de la década del 30 del pasado siglo; 2-José María García, más conocido como El Viejo García, fue el hombre que robó-rescató los restos de Guiteras y Aponte.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.

Tipo de lead: Especial de Contraste.

Tipo de nota: Interpretativa retrospectiva explicativa.

Tema: Robo de los restos de Antonio Guiteras y Carlos Aponte por José María García.

Situación problémica: Desconocimiento y falta de documentación acerca del robo de los restos de Guiteras y Aponte.

Objetivo: Dar a conocer la historia del robo de los restos y demostrar la escasa documentación y conocimiento sobre el tema.

Hecho que lo sostiene: Historiadores del Instituto de Historia no tienen muchas referencias de este hecho. La única bibliografía que lo aborda es el libro Antonio Guiteras, de José A. Tabares del Real.

Contexto: Se cumplen 80 años de haber sido robados los restos.

Antecedentes: Estrecha relación entre el Viejo García y Antonio Guiteras durante la revolución del 30. Reportaje de Enrique Román donde se da a conocer la historia del robo de los restos.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Revista Moncada No.46 Año IV Marzo 1970.

Documental Los Nuestros en Telesur.

Registros del Cementerio de Colón.

Directas:

Enrique Román, periodista y profesor adjunto de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana. Fuente testigo. Emite juicio valorativo.

Francisca López Civeiria, Doctora en Ciencias Históricas, Profesora de Historia de la Universidad de La Habana y Premio Nacional de Historia. Fuente especializada. Emite juicio analítico.

Damarys Sánchez, trabajadora del Morrillo. Fuente no implicada. Emite juicio valorativo.

Servando Valdés Sánchez y Jorge Ibarra Vitar, historiadores del Instituto de Historia. Fuentes especializadas. Emiten juicios lógicos.

Yoel Condovi Doñas, Doctor en Ciencias Históricas y vicepresidente del Instituto de Historia. Fuente especializada. Emite juicio lógico.

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris