Blogia
Isla al Sur
Chollo del día - Gorra Adidas 9,99 € 15 € -33%

ADOQUINES DE MADERA CUENTAN SU HISTORIA

ADOQUINES DE MADERA CUENTAN SU HISTORIA

Diferentes versiones explican la utilización de los empiedres maderados en la calle Tacón, en el Habana Vieja.      

ROSALIA CARMONA LEDESMA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La calle Tacón, ubicada en el tramo que constituye la travesía frontal del Palacio de los Capitanes Generales, en la Plaza de Armas capitalina, sobresale por ser la única con adoquines de madera en Latinoamérica y por llevar misterios impregnados en la historia de su fundación.

Según declaró Yilian Armas Concepción, subdirectora del Museo,  la calle recibió su nombre en memoria de Don Miguel Tacón y Rosique, Capitán General de la Isla de 1834 a 1838, quien ordenó esa construcción al ingeniero Don Manuel Pastor, en 1834, para transformar la portada principal de la antigua Casa de Gobierno.

Ángela Pedroso Sánchez, museóloga del Palacio, precisó que en sus inicios la manzana estuvo rodeada por cuatro correderas de adoquines de madera: Mercaderes, Tacón, O’Reilly y Obispo.

El artículo “La calle Tacón: antes y después”, precisa  que en 1841 el ingeniero Evaristo Carrillo ensayó  el  adoquinamiento de madera frente al actual Museo de la Ciudad, producto a la pésima pavimentación que tenían las calles habaneras del siglo XIX.

Añade además: “Cinco meses después, una comisión determinó que el enmaderamiento resultó costoso y de poca duración. Desde entonces solo se conserva de madera la calle Tacón”.

El origen de los adoquines maderados en esa calle es motivo de diferentes versiones, el libro Los monumentos nacionales de La República de Cuba expresa al respecto que los tarugos de madera surgieron para otorgar respetuosidad y gravedad al piso de Obispo, por su “carácter notable de gravedad jurídica” en el siglo XIX.

“Cuentan que se empleó la madera para amortiguar el ruido de los carruajes en el horario de la siesta del gobernador”, aseguró Marlene Lescaijlle Hamilton, museóloga. 

Por otra parte, Ángela Pedroso corroboró este enigma al comentar: “Miguel Tacón intentaba con esta obra cuidar el sueño de su hermosa esposa, interrumpido a menudo por el sonido de los coches, evitando así su interés por conocer los alrededores”.

Yilian Armas expresó que bajo la dirección del Proyecto de Inversionistas de la Oficina del Historiador, la rehabilitación de la vía se realiza de forma periódica desde 1980, ante la humedad y otros factores dañinos para mantener su apariencia, fiel exponente de la época colonial.

“Hoy, para quienes aventuran deleitarse con la arquitectura colonial  cubana, la calle Tacón devuelve el placer concurrido del sol en el día, el rocío perfumado en la noche y se torna entoldada en su conjunto por adoquines de madera que cuentan su historia al visitante, por sí solos, una y otra vez”, añadió la subdirectora.

En 1840 varios lugares del Campo de ejercicios militares Marte, de La Habana, recibieron el nombre de Tacón en honor a Don Miguel: la puerta, calle, paseo, teatro, mercado, pescadería y cárcel.

Pie de foto: Calle Tacón, única de su tipo en Latinoamérica. 

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.

Tipo de Lead: Sumario de Quién. 

Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide Invertida + Dato adicional.

Primer valor noticia: Singularidad.

Otros dos valores noticias: Interés colectivo, Proximidad o cercanía.

Tipo de fuentes declaradas: Documental, No documental, No tradicional, Complementarias, Primarias.

Tipo de noticia: Ligera, Principio de placer.

0 comentarios