Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS ENCANTOS DEL DIABLILLO

20130401172110-2.jpg

JOSÉ AURELIO NO SE CONFORMA CON LO QUE EXPRESAN LAS PALABRAS

ANA LAURA PALOMINO GARCÍA,
estudiante de primer año de
Periodismo, Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Los encantos del diablillo es una selección de 30 entrevistas, principalmente a figuras del ámbito cultural, compiladas por Migdalia Utrera, directora del periódico Invasor.

José Aurelio Paz Jiménez -periodista-filólogo, ganador dos veces del premio Juan Gualberto Gómez- es el diablillo culpable de las travesuras y creador de las entrevistas a personalidades como Verónica Lynn, Polo Montañés, Amaury Pérez, Frank Fernández, Adalberto Álvarez, Enrique Pineda Barnet, entre otros. 

En Los encantos del diablillo, la originalidad, los finales atractivos y poco convencionales, las preguntas relacionadas con pasajes de las figuras entrevistadas, son la sazón de esta salsa de buenas ideas. A quemarropa y con el corazón, Quijote ante el espejo, Verónica ya no es Verónica, son algunos de los títulos que demuestran que desde la presentación hay cosas buenas por ofrecer.

¿Hijo de Obatalá? ¿Hombre feo y viejo? ¿Ingeniero que dejó la regla de cálculo para abrirle diques al humor? ¿Amante de Josephine Baker? ¿Vaca sagrada? Así de caprichosos se muestran los sumarios de las entrevistas; más de un lector se sorprenderá con la manera de hilvanar las ideas y de poner a pensar a los lectores.

José Aurelio Paz Jiménez no se conforma con lo que expresan las palabras, busca, desentraña cada gesto, cada nueva información que le puede aportar los gustos y la vida de estas “víctimas voluntarias”.

En todo el texto solo hay una entrevista múltiple, la realizada a seis  hombres prácticamente desconocidos, integrantes de la guerrilla del Che en el Congo y cuyo título es Los seis besos del silencio.

El tema de la muerte es muy utilizado por el entrevistador en sus preguntas, aún en las no formuladas abiertamente se demuestra.

Incursiona en la vida de personajes que tienen mucho que aportar por lo increíble de su historia como profesionales. Más de uno se alegrará encontrando las respuestas que tantas veces se formulan acerca de esos seres con el don de ser grandes.

Una de las entrevistas más significativas  por su contenido humano es la del actor cubano Enrique Molina. Siete cirugías guarda su cuerpo como muestra de lo es capaz de hacer alguien convencido de un personaje. El silencio para no perjudicar a su país es otro de los valores demostrados.  

Es evidente la buena preparación de Aurelio Paz, la exhaustiva búsqueda de los detalles más importantes de sus entrevistados y la unión perfecta para lograr la mezcla ideal.        

UN VOLUMEN DE ENTREVISTAS A GRANDES

DANIEL CHANIVECKY KOKUIN

Los encantos del diablillo es un libro compuesto por treinta entrevistas del galardonado periodista José Aurelio Paz Jiménez, natural de Ciego de Ávila, publicadas entre octubre de 1989 y enero de 2006, las cuales fueron hechas a diferentes personalidades de la cultura cubana y también a otras que fueron noticia en esos años por diferentes motivos. La compiladora de dichas entrevistas es la periodista Migdalia Utrera Peña, directora del periódico Invasor de Ciego de Ávila, donde trabaja Paz, un profesional capaz de acercar al lector al ser humano que le presenta.

Son varios los diálogos que Paz sostuviera con cantantes y músicos. Dentro de ellos, se destaca el que tuvo lugar con Juana Bacallao. Ella cuenta el intento de los yanquis de “comprarle los ojos” y los dos días que estuvo enferma por el beso que le dio Michael Jackson, el hoy difunto rey del pop, en un viaje de ella a Estados Unidos donde fue doblemente galardonada. También es particularmente interesante otro con Fito Páez, artista argentino defensor de la Revolución, quien declaró que no quería la caída a pedazos de Cuba y sí aspiraba a ayudar a reconstruirla pues la isla caribeña había sido condenada por ser diferente.

Entre las entrevistas con actores tenemos la de Enrique Molina, donde este afirma haberse sometido a siete cirugías estéticas para asumir una propuesta artística frustrada, las cuales refieren el sacrificio personal por el respeto a la profesión; la hecha a Verónica Lynn, quien refiere haber tenido que luchar contra sí misma para seguir viviendo; y la charla con José Antonio Rodríguez.

La única entrevista múltiple del libro fue efectuada a seis combatientes de la guerrilla del Che en el Congo: Francisco Belén, Roberto Pérez, José Díaz, Luis Calzado, Aldo García y Virgilio Jiménez. Esta se divide en seis partes, cada una dedicada a uno de los luchadores revolucionarios, narradores de sus experiencias en el frente de batalla africano, cómo participaron también en la guerra de liberación en Cuba (1956-1959), la alegría por regresar intactos de la guerra en el lejano Congo y, en pocas palabras, describen cuáles fueron las enseñanzas que les dejó el Che durante el período en el cual compartieron episodios heroicos de combate con él a muchas millas de Cuba.

Llama la atención también la transcripción del diálogo con Ángel Alberto Arcos Bergnes, un hombre que trabajó junto al inolvidable Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara en el Ministerio de Industrias durante los años iniciales del proceso revolucionario, y relata anécdotas de su labor junto a él en dicho organismo, vinculado al desarrollo de la economía cubana. Puntualiza Arcos que el Che nunca será un mito o un Quijote como muchos han querido verlo.

No podría terminar esta reseña sin antes hacer referencia a la conversación de Paz con Adriana Pérez, esposa del valiente antiterrorista cubano Gerardo Hernández, quien relata el sufrimiento que siente a diario por la ausencia de su amado, la interacción física existente entre ambos a pesar de todo y sus deseos de volver a verlo algún día cuando sea al fin liberado de su injusta prisión en Estados Unidos.

LOS ENCANTOS DEL DIABLILLO: ENTREVISTAS PARA LA POSTERIDAD

ROBERTO M. LOPEZ DE VIVIGO

Desde Rosita Fornés hasta Modesto San Gil, el ferrocarrilero, el libro “Los Encantos del Diablillo” mediante entrevistas recorre la vida de varios personajes, principalmente vinculados con la cultura cubana.

José Aurelio Paz Jiménez es el autor de los 30 trabajos publicados entre 1989 y 2006, recogidos en la obra por la compiladora Migdalia M. Utrera Peña, directora del periódico avileño Invasor desde 1988.

El periodista y filólogo lleva más de 15 años como redactor de esa publicación de Ciego de Ávila, ha obtenido el premio Juan Gualberto Gómez en dos ocasiones, y ha sido galardonado reiteradamente en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio, entre  otras distinciones.

El libro en su presentación incluye consejos del autor a los futuros profesionales de la prensa de forma simple y simpática para su mejor entendimiento: «El entrevistador ha de ser un ente creativo. Muchos hemos repetido el ridículo de creer en la inspiración del momento y lanzar preguntas tontas sin asidero, que ponen al descubierto  nuestras manquedades intelectuales». La entrevista es como preparar un buen plato de espaguetis, afirma.

Las entrevistas son joyas pedagógicas para los estudiantes de Periodismo, quienes encontrarán inicios, desarrollos y finales excelentes y muy originales. La técnica de Paz Jiménez es tan exquisita y variada que podríamos entrar en la polémica homérica de si” Los Encantos del Diablillo” es autoría de un solo hombre.

Intencionalidad y búsqueda de datos “al precio que sea”, axiomas de la prensa a veces olvidado, forman parte de cada diálogo de la obra.

Desde lo sutil hasta lo agresivo de acuerdo con las circunstancias van las preguntas y “contrapreguntas” del periodista, para ofrecer al lector la más polémica y desconocida de las informaciones, es decir, la de mayor interés. Por ejemplo, Enrique Molina en una de las entrevistas intenta esquivar con un “jap” una interrogante y plantea: «¿No pudiéramos empezar por otra pregunta?». José Aurelio ataca con un buen gancho al estómago, y responde: no tengo otra en mi agenda.

El entrevistador indaga en lo desconocido de las personalidades. Estos profundizan y analizan la situación del país de acuerdo con sus experiencias y conocimientos. Los entrevistados proponen soluciones ante los problemas de la música, el teatro, el cine, etcétera.

“Los Encantos del Diablillo” es una obra maravillosa, pero la perfección es un concepto imposible. Sin ninguna intención de dañar el libro, coloco y no como cierre, una manchita que como futuro comunicador de la verdad absoluta me es inevitable expresar.

La postura adoptada por Paz Jiménez en el diálogo con el actor brasileño Rubens de Falco no es correcta. Trasmitirle a un entrevistado los sentimientos que tenemos hacia ellos puede conducir a entrevistas muy agresivas o demasiado complacientes.

Recomiendo la lectura de la obra, la cual es como un plato exquisito listo para degustar los matices, sentimientos, y la vida en general de grandes personalidades.  

COMO PARA CHUPARSE LOS DEDOS

JANELLE PUMARIEGA SANTANA

Los encantos del diablillo es una recopilación de entrevistas realizadas por el periodista José Aurelio Paz Jiménez a relevantes figuras de la cultura, de Cuba en su mayoría, pero también de otros países de Latinoamérica. La compiladora es Migdalia M. Utrera Peña, directora del periódico avileño Invasor.

José Aurelio Paz Jiménez trabaja hace casi veinte años para dicho periódico y ha recibido importantes galardones como el Premio Juan Gualberto Gómez, que se les otorga a periodistas muy destacados del país.

En los trabajos que aparecen en este libro descubrimos a un entrevistador osado, que muchas veces nos merece el pensamiento de “qué atrevido”, pero que indudablemente marca la diferencia. Las preguntas no son “las mismas de siempre” por lo que las respuestas son muy interesantes y abarcadoras. José Aurelio lleva a muchos de los entrevistados a confesar varios de sus secretos.

En todas las entrevistas el lector puede disfrutar de la narración, de la descripción de ambientes y de personalidades, como si estuviera leyendo un cuento. Y ese es uno de los aspectos que más atrapa. Con este recurso -tan eficaz en el periodismo si bien se domina– se logra que el lector recree en su mente todo el coloquio, “vea” a la personalidad en cuestión, penetre en su psicología, y que además, “se enganche”.

La lectura de este libro resulta agradable y fluida. Entretiene, definitivamente. José Aurelio sabe poner el toque de humor criollo a las conversaciones y, sin dudas, eso el pueblo cubano lo agradece mucho, puesto que se siente identificado.

Llama la atención también la constancia de José Aurelio para con su profesión. Muchas veces le negaron las entrevistas, muchas veces tuvo que insistir e insistir, pero finalmente cuenta con la dicha de haber sacado un pedacito de lo más profundo de grandes baluartes de la cultura de nuestro continente.

Entre las personalidades entrevistadas destacan excelentes músicos como Alberto Vera, Amaury Pérez, Fito Páez y Zenaida Castro Roméu, reconocidos actores como Verónica Lynn y Enrique Molina, y artistas de la talla de Luis Carbonell, Carlos Ruiz de la Tejera y Rosita Fornés.

Los sentimientos de estas personalidades tocan los del lector, quien descubre a seres humanos, más allá de la fama y los aplausos, quien advierte que todos ellos han tenido alguna que otra frustración, han sufrido, han tomado buenas y malas decisiones, han amado, como cualquiera.

En la presentación del libro, la compiladora hace referencia al peculiar símil que José Aurelio emplea: Hacer una entrevista es como preparar un buen plato de espaguetis. Cierra diciendo: “(…) no los demoro más, los espaguetis están listos y la mesa servida”. Podría agregársele que, con confianza, será todo un banquete, como para chuparse los dedos.

 

31/03/2013 20:02 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris